ANÁLISIS: SpiritSphere

Hoy hablamos de SpiritSphere, un juego desarrollado por el estudio independiente Eendhoorn, que consta de un solo programador procedente de los Países Bajos. Se trata de un juego arcade 1v1 de air-hockey, que mezcla a su vez elementos de clásicos RPG y gráficos al estilo Zelda o Windjammers.

ANÁLISIS

SpiritSphere cab3743

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

EENDHOORN

DISTRIBUIDOR

EENDHOORN

.

.

.

VALORACIÓN

5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Pasamos a hablar directamente sobre la jugabilidad y lo que nos ofrece este juego, ya que al ser un puro arcade no tiene absolutamente nada de historia.

Cuando entramos al juego, se nos presenta un tutorial rápido y sencillo en el que nos enseñan los movimientos. Podemos golpear con un ataque rápido, hacer un ataque cargado, desplazarnos rápidamente y usar objetos. Los controles y movimientos son muy simples, pero existen algunas mecánicas que le darán algo de vidilla a este juego competitivo. Por ejemplo, al realizar un ataque cargado, si pulsamos alguna dirección, conseguiremos dar efecto a la bola para desconcertar al oponente. Además, en algunos mapas, también habrá arbustos e incluso algún enemigo, que al destruirlos soltarán objetos que podremos usar para golpear y distraer al oponente o escudos que sirvan para cubrir nuestra portería.

analisis SpiritSphere img 001

A pesar de ser un juego simple y aparentemente fácil, es muy difícil llegar a dominarlo en su totalidad, ya que tendremos que tener un gran control de las mecánicas y unos reflejos francamente rápidos. Cuando empecemos a jugar nuestras primeras partidas, nos veremos perdiendo muchas incluso en la menor dificultad. Además, cada personaje tiene diferentes formas de golpear la pelota y de moverse, por lo que tendremos que acostumbrarnos al uso de los 7 personajes jugables.

Podremos jugar varios modos en SpiritSphere: práctica, un jugador, multijugador, y squash.

En el modo práctica, podremos jugar sin límite únicamente con el fin de practicar nuestros movimientos, ya que no perderemos ni ganaremos nada por hacerlo.

En el modo un jugador, nos enfrentaremos contra diferentes oponentes en diferentes mapas y ganará el primero que marque 3 puntos. Si ganamos, nos otorgarán unas monedas que sirven para gastarlas en la “sphere fountain”, que si tenemos suerte nos dará nuevas esferas (pelotas) para jugar, que cambiarán un poco la forma de jugar y la dificultad, ya que algunas son más rápidas que otras. Si perdemos, nos quitarán algunas monedas de las que hayamos ganado.

analisis SpiritSphere img 003

El modo multijugador, tiene exactamente el mismo concepto que el modo un jugador, pero podremos jugar con un amigo en cooperativo local, ambos en el mismo teclado. Un punto negativo es que los controles son realmente incómodos para jugar los dos, ya que nos obliga a entrecruzar los brazos y hacer que nos cansemos en poco tiempo.

El modo squash, como su nombre indica, cambia un poco la forma de jugar y en vez de tener las dos porterías, tendremos que lanzar la esfera contra la pared para que rebote e intentar que ni vosotros ni vuestro oponente la golpee.

En cuanto al apartado tanto gráfico como sonoro, nos recordará muchísimo a juegos como Zelda: Link’s awakening con esa estética retro en 8 bits, algo que parece que últimamente está de moda, y que para un juego como este, no le viene nada mal.

Dentro de las especificaciones técnicas, al ser un juego en 8 bit, funciona perfectamente en cualquier ordenador hoy en día ya que los requisitos son muy bajos, y además no he experimentado ningún freeze ni crasheo.

analisis SpiritSphere img 002

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

En conclusión, SpiritSphere es un juego que resulta entretenido cuando estás aburrido con un amigo y quieres pasar un rato de “pique” entre ambos, pero que no va nada más allá en cuanto a profundidad, y cuando llevemos un tiempo jugando, escucharemos el grito de auxilio de este juego pidiendo competitivo online, ya que la carencia del mismo en un título competitivo, se nota.
-
facebooktwittermail

Deja un comentario