ANÁLISIS: Sekiro Shadows Die Twice

El sufrimiento llega de nuevo a nuestras vidas, acompañado de ese masoquismo que siempre ha caracterizado a los seguidores de FromSoftware, para termínanos por dar una lección de cómo afrontar crisis de ansiedad gamer, y que pese a que vamos advertidos y con experiencia, siempre termina por darnos con toda la mano en la cara con una nueva vuelta de tuerca que no nos esperábamos.

Y es que Sekiro: Shadows Die Twice, pese a tener la clara esencia y reminiscencias de todo lo que hemos conocido hasta ahora del estudio, nos ha dejado totalmente con la cabeza torcida, y con más de un mando estrellado contra la pared, no solo por su dificultad, si no por el diseño del mundo y las cualidades jugables que este posee. Siendo sin lugar a duda, y desde este momento, uno de los juegos más complicados que hemos jugado nunca.

Así que preparaos para leer las siguientes líneas sin miedo a morir, que para ello ya tendréis a este nuevo y genial Sekiro.

ANÁLISIS

.

VERSIÓN DISPONIBLE

XBOX ONES – PS4 – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

FROMSOFTWARE

DISTRIBUIDOR

ACTIVISION

.

.

.

VALORACIÓN

9’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Toca empezar como no con el concepto jugable del juego, el cual pese a que muchos os entréis con unas ideas predefinidas en la cabeza, cuando lleguéis por primera vez al juego os vais a quedar realmente inquietos. Y es que Sekiro nos propone “lo mismo” que sus hermanos, un juego de acción, esta vez con toques de sigilo, donde nos moveremos por un enorme mapa con una interconexión y un diseño la mar de coherente, que termina siendo un enorme laberinto de muerte y destrucción que seguramente quedará marcado en nuestro cerebro videojugador, pero con una cantidad de matices que lo hacen totalmente único, y que a continuación os vamos a destripar.

Lo primero que hay que dejar bien claro con esta entrega es que la parte rolera se ha dejado un poco a un lado, aquí todo se centrará en la parte de acción y sigilo, no encontrándonos con posibilidades de mejoras ni subida de niveles. Aquí podremos adquirir nuevas habilidades o incluso mejorar nuestra salud y barra de postura mediante la reunión de objetos, pero nuestro personaje potencialmente será igual de salvaje al principio que al final, la evolución la tendremos nosotros como jugadores con el aprendizaje que iremos adquiriendo tras una y mil muertes.

Y todo ello se desarrollará en un precioso mapeado, donde ya os hemos dicho que poseen un gran tamaño y un buen diseño, en el que podremos destacar además el buen trabajo que se ha realizado para que sea factible el movimiento vertical que nuestro personaje podrá realizar, por lo que el camino prefijado a un sitio desaparece, y además aumenta la cantidad de lugares que podremos alcanzar.

Y es que sin lugar a duda la movilidad de nuestro shinobi es uno de los puntos fuertes del juego, destacando esa utilización de un gancho para movernos de la forma más plataformera distinta, y a lo que se le une posibilidades de escondernos, saltar, nadar, y una gran variedad que nos permite afrontar diferentes situaciones desde muchos puntos de vista.

Pero como era de esperar, dentro de estas posibilidades jugables destaca el combate. Un combate mucho más agresivo que en otros juegos de la compañía, en el que el ataque muchas veces será la mejor defensa, y en el que se entremezcla, y será totalmente necesario de controlar las esquivas, los bloqueos, o incluso movimientos especiales que iremos aprendiendo a medida que avanzamos, haciendo con ello una mezcla de situaciones donde los reflejos y la habilidad estarán constantemente a prueba, y la velocidad de las situaciones y los pocos momentos de respiro conseguirán ponernos en un estrés constante que seguramente no esté hecho para todos los jugadores.

Por lo que respecta a los enemigos, comentaros que nos han parecido correctos en cuanto a su inteligencia artificial, y su variedad de acciones serán también destacable, siendo especialmente reseñables las que posee en los grandes jefes las que son una autentica pasada de la ingeniería del diseño de mecánicas. Por cierto, comentaros que nos ha sorprendido la cantidad de grandes y variados jefes que nos encontraremos a lo largo de la aventura, por lo que toparnos con dos potentes enemigos en pocos metros no será raro.

En lo que respecta a la dificultad… iros preparando para una autentica locura y un autentico desquicie para vuestros nervios, y es que Sekiro es una prueba para vuestra paciencia jugona, donde el morir constantemente será normal, e incluso más que en otras ocasiones, pero con ello conllevará que nuestra recompensa moral y mental será aun más satisfactoria. Pero la verdad sea dicha, no es un juego que por ello se pueda recomendar a cualquiera, así que tened muy claro a lo que os vais a enfrentar antes de haceros con él. Eso sí, también cabe deciros que sistemas como el de resurrección, la cercanía de los pequeños templetes de reposo, o la posibilidad de esquivar mediante sigilo o gancho algunas situaciones, es capaz de darnos unos momentos de tranquilidad que otros juegos del estudio no concedían, pero está claro que en algún momentos tendremos que enfrentarnos a nuestros cruel y moribundo destino.

Por cierto, el juego tiene una duración muy relativa, y es que todo va a depender de nuestra paciencia y nuestra capacidad de aprendizaje, encontradnos desde partidas que duren unas cincuenta horas a otras que se vayan a sesenta, la verdad que esto será muy relativo. Además en ellos influirán también nuestras ansias de exploración y ganas de rebuscar entre las entrañas de este Sekiro. Incluso habiéndose incluido un modo de nueva partida donde podremos ir con más tranquilidad sabiendo a lo que nos enfrentamos y con ello desbloqueando los múltiples finales alternativos que posee el juego.

Antes de pasar a la parte más técnica, deciros que en lo que se refiere a la parte de la historia, nos hemos encontrado que es un poco más clara que en otros juegos del estudio, siempre sin dejar a un lado la confusa y oculta narrativa que tanto le gusta a la gente de FromSoftware. Pero como decimos, no nos ha parecido tan compleja, incluso podemos deciros que nos ha parecido por momentos simple y algo absurda, especialmente si nos referimos al guión, donde nos encontraremos con situaciones muy surrealista que tendremos que afrontar y encajar en una historia que la verdad no nos ha terminado de enamorar, pero que os dejamos que ustedes descubráis, ya que los caminos hacía ella son una autentica locura de simbolismo y narrativa.

Entrando ya en la parte gráfica. Os tenemos que contar que como en todo los juegos de la compañía el poderío visual viene más por su diseño artístico que por el propio potencial gráfico, el cual ciertamente hay muchos momento que no está a la altura de otras producciones de la actualidad, pero es que artísticamente es tan impresionante que no nos influye casi nada en nuestra esplendida valoración de este, solo criticándole y pidiendo una posible mejora a nivel de rendimiento, el cual en ciertos momentos es especialmente acuciante en cuanto a estabilidad, cosa también habitual en los juegos de este equipo.

Pero por el resto, hay que reconocer que el diseño de escenarios y su tratamiento tanto lumínico como de textura es verdaderamente bueno,  lo que se le une unos buenos diseños de personajes con unas animaciones perfectamente concadenadas y muy bien conseguidas… siendo una autentica delicia verlo en movimiento por todo este mundo.

Por otro lado, la parte sonora es igual o más impresionante aún. Y es que la ambientación es una autentica delicia para nuestros oídos, a lo que se le suma una banda sonora de corte casi tradicional que encaja a la perfección con lo que vemos en pantalla. Por otro lado los efectos sonoros son sobresalientes, reseñando por encima de todo esos choques de espadas y demás metales, que sin lugar a duda son de lo mejor que hemos escuchado nunca.

Por último hay que decir que el juego llega tanto en voces como en texto traducido al castellano, con un correcto trabajo en ambos apartados, eso sí, el doblaje al japonés nos ha parecido una autentica delicia, y es capaz de meternos ya de lleno en este oscuro y nipón universo.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

En definitiva, y para concluir con este intenso análisis, no podemos decir otra cosa que nos encontramos ante la nueva genialidad del estudio, que lo vuelve a marcar como los amos y señores de todo un género que en los últimos años se han vuelto una autentica religión.

Si es cierto, que no es juego para todo el mundo, e incluso para los seguidores de los demás juegos del estudio puede ser un punto de inflexión, ya que pese a que nivel conceptual sigue la esencia, cuando nos metemos en la parte jugable tenemos que empezar a jugar como si de un novato se tratase, ya que nada de lo que hemos aprendido hasta ahora nos vale. Así que borrón y cuenta nueva en todo lo aprendido en otros juegos de soulianos.

Un juego tremendamente difícil, pero tremendamente satisfactorio si eres capaz de superar cada reto que te propone a cada centímetro que avanzas en el. Una de las joyas de la generación que pese a que no es para todos, como ya os decimos, es algo que hay que probar y vivir por lo menos una vez en la vida.

Facebooktwitter

Deja un comentario