ANÁLISIS: Wolcen Lords of Mayhem

Está claro que no puedo dejar de declararme un fan sin sentido de los juegos de rol y acción, o como llamados todos “tipo Diablo”, y que estos marquen mi vida como videojugador. Y es que cada vez que uno se encuentra con un nuevo intento de superar al rey del género, corro como pollo sin cabeza a soltar los billetes, colocarme una armadura, y empezar a jugar horas y horas, a un concepto de juego en el que los numeritos y el querer ver que ese numerito sea más grande hace que entre en ti cual droga, y no quiera salir de ninguna manera, pidiendo siempre un poco más.

Y es esto lo que me ha pasado con este juego al que nos enfrentamos hoy. Y es que el estudio Wolcen, tras cantidad de tiempo en acceso anticipado, y con un desarrollo algo turbulento con cambios de conceptos jugable incluido, ya ha puesto en la palestra la versión final del esperado Wolcen: Lords of Mayhem, un nuevo mata Diablo que me ha dejado bastante encantado con lo que me ha propuesto, pese a que hay que reconocer que llega bastante cargado de ciertos problemas, de los cuales en las siguientes líneas, y  sin ningún tipo de fanatismo por el género, os voy a hablar.

FICHA DEL PRODUCTO

Fecha de lanzamiento:13-2-2020

Desarrolladora:Wolcen Studio

Distribuidora:Wolcen Studio

Plataformas:PC

Versión Analizada:PC

Idiomas Voces/Texto:INGLÉS/ESPAÑOL

Número de jugadores:1-2

NOTA FINAL

8

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

CONCEPTO BASE DEL JUEGO

Como ya os comento, el juego tiene una clara inspiración en el concepto jugable de diablo, es decir, nos encontramos ante un juego donde una historia nos guiará a través de mazmorras, grandes zonas abiertas, o angostos pasillos, llenos de enemigos, y en donde la acumulación de experiencia, las mejoras de nuestro personaje, y como no, la constante apariciones de objetos con los que personalizar y hacernos más mortales, son capaces de mantenernos enganchados durante horas y horas, y siempre bajo unas mecánicas simples y se fácil adaptación.

DETALLES Y CONCEPTOS JUGABLES PROPIOS

Y es que en general, Wolcen es un juego que a nivel jugable lo hace todo muy bien. Aporta en cada uno de los apartados su granito de arena al género. Consigue dar al jugador cantidad de opciones que lo mantiene enganchado totalmente a él. Y demuestra como el género sigue teniendo mucho recorrido solo puliendo ciertos detalles de la formula base.

La creación y evolución del personaje es muy interesante. Y es que Wolcen nos permite elegir entre tres tipos, es decir; guerrero, mago y arquero. Pero esto hay que cogerlo con pinzas, y es que la evolución estadística nos puede llevar hacia donde nosotros queramos, sin tener que tener los clásicos cánones de guerrero donde la fuerza lo es todo o mago donde todo gira en torno a la inteligencia. Aquí seguimos los caminos de la Agilidad, Sabiduría, Fortalecimiento o Constitución, que influyen en diferentes puntos estadísticos pero no nos encaminan a una clase cuando distribuyamos los puntos, si no a una forma de actuar con los poderes u objetos que tengamos. Súper interesante y lleno de opciones, que nos permite crear personajes únicos y variados.

Un punto siempre destacado dentro de estos juegos es su árbol de habilidades, y en este caso más que un árbol de habilidades nos encontramos con dos caminos bastante diferenciados. Por un lado está el de la evolución de nuestros propios poderes. Los cuales irán subiendo de nivel, y desbloqueando potenciadores. Y por otro lado, me he encontrado con la puerta del destino, o lo que es lo mismo, una sucesión de nodos con diferentes porcentajes y mejoras de nuestras características, insertados en tres anillos que podremos rotar, y que iremos desbloqueado mediante puntos que se nos darán cada vez que subamos de nivel. La verdad que me ha sorprendido por la cantidad de caminos que podremos tomar, y las variantes estadísticas que ellos nos dan.

Por cierto, hablando de estadísticas, me he topado con un buen repertorio de ellas, no tan amplias como en otros juegos, pero que cumple con solvencia toda la cantidad de puntos y posibilidades numéricas que un aficionado al género desea. Destacando entre ellas, lo mucho que se centra en las que se refiere a protecciones contra elementos, magias y ataques.

En lo que se refiere al armamento, armaduras, y demás complementos, hay un buen número de ellos. Con cantidad de posibilidades, tanto a nivel de ataque como de defensa, con cantidad de modificaciones estadísticas, potenciadores, y como no, con las posibilidades de engarzar joyas o variar los poderes únicos que de ellos. Ciertamente uno de los puntos que más enganchan, y que este Wolcen cumple la mar de bien.

Una de las novedades importante del juego dentro del género, es la de la posibilidad de tomar una forma mucho más bestial en poderío, llamada Apocalipsis. Y en la que podremos desbloquear cuatro formas diabólicas y angelicales, con características propias, que se podrán ejecutar cada vez que rellenemos la barra amarilla que encontraremos justo en medio del interface principal, la cual por cierto, se completa mediante el machaque de enemigos o mediante la recolección de unos orbes especiales.

Dentro de la personalización del personaje, aunque con ninguna importancia estadística, me ha parecido curiosa la posibilidad de cambiar el colorido e incluso las formas del equipo manteniendo las características, y todo mediante tintes que iremos encontrando u skins que iremos desbloqueando. Un punto curioso, que nos hace ser únicos estéticamente.

Uno de los puntos curiosos del juego es el poder ser jugado en modo online y offline, cada uno de ellos teniendo un personaje que solo podremos usar en ese modo. Un modo online en que podremos disfrutar junto a amigos de la experiencia cooperativa, y que es el sumun de la diversión en este concepto de juegos.

Por último, dentro del apartado jugable, os cuento que me he sorprendido con el endgame. Y es que tras terminar el juego se desbloquea el curioso modo campeón de Stromfall. Este se basa en la realización de misiones  con grandes recompensas, y la curiosa posibilidad de mejorar una ciudad, en la que con dichas ampliación se nos desbloquearán una gran cantidad de mejoras que aumentan tanto las capacidades potenciales, monetarias o estéticas.

CONTROL E INTERFACE

Entrando a hablaros del interface. Deciros que este me ha gustado mucho, primero porque permite llegar a casi cualquier opción con un sencillo click o pulsación de tecla, y segundo porque dentro de las cada una de las opciones que este nos da todo se fácil de gestionar. Y esto es una cosa que agradezco mucho, ya que si hay sitios donde pasaremos muchas horas dentro de este juego, es justamente vagando y haciendo cálculos por estos menús.

Especialmente visitados serán el inventario, en el que veremos nuestro equipamiento, y todos los objetos, armas, armaduras, etc que vayamos recogiendo, cada uno de ellos con una pantalla que se despliega con todas su características, y por otro lado, la parte donde vemos nuestras estadísticas a nivel numérico, y con una cantidad de parámetros que influyen en el poder de nuestro personaje muy destacables.

La verdad que poco puedo criticar de dicho interface. También dejando claro, que este se basa en los ya vistos en la gran mayoría de los juegos del género, por lo que el pulido y adaptación a él es instantánea.

En lo que se refiere al control, hay que hablar de que nos encontramos ante una manejabilidad más que conocida y bien adaptada. Donde el teclado y el ratón hacen muy bien su función tanto a nivel de acceso como de precisión. Un control muy personalizable, y con cantidad de atajos que pondremos a nuestro gusto, y que consigue dadnos mucho control con la pulsación de pocas teclas, Y justamente eso es una de las cosas que enganchan de estos juegos, que su control se absorbe con rapidez, consiguiendo que estemos prácticamente en momentos jugando a una sola mano, pero volviéndonos locos de placer entre espadazos, magias y decenas de muertes de enemigos.

Eso sí, me he topado con un pequeño error algo molesto, y es que en ciertos momentos da la sensación de que el sistema de impacto sobre los enemigos no es todo lo preciso que uno quisiera. Siendo especialmente llamativo cuando atacamos estando en movimiento, ya que fallamos y damos más golpes al aire de lo que uno espera. Así que por desgracia, y esperando que lo pulan, estaremos muchas veces teniendo que pulsar la tecla de fijar al personaje en el sitio para atacar. La verdad que no soy nada tiquismiquis pero os aseguro que se nota, y puede llegar a frustrar.

LA INTELIGENCIA QUE NOS RODEA Y SU VARIEDAD

Por lo que se refiere a la parte de los enemigos, ya os digo que me ha parecido muy interesante. Y es que Wolcen si es cierto que a nivel de enemigos comunes no innova apenas, encontrando con clásicos como; arañas, ratas o demonios, pero cuando llegamos a los grandes jefes es donde hay que quitarse el sombrero, ya que han conseguido crear épicos combates con enemigos muy potentes, con variedad de mecánicas, grandes potenciales, y momentos que nos van a hacer sudar la gota gorda.

Eso sí, como en todo juego del género, me he encontrado con hordas y hordas de enemigos que corren hacía mi cual pollo sin cabeza, y con la única opción de machacarnos sin pensar el cómo… pero es algo que gusta, que engancha, y por lo que estoy aquí, ya que decenas de enemigos en pantalla explotando o cayendo desmembrados en todo un placer para mi salud mental.

¿QUE NO ME HA GUSTADO?

Es uno de los puntos que más me va a costar hablar, y es que como concepto este Wolcen es un gran juego, pero es cierto que llega cargado con un número de bugs y demás problemas verdaderamente por momentos muy dramáticos. Y es que desde bloqueos en zonas del escenarios, que los menús se queden fijados en pantalla y no podamos salir, partidas que se pierden, misiones que no se dejan completar, y así, un largo etcétera, que enturbian mucho la experiencia y me han dejado en mucho momentos con ganas de mandarlo todo al garete, sobretodo en la parte online.

DURACIÓN, DIFICULTAD Y DIVERSIÓN

Entrando en la parte de la dificultad, os dejo claro que me ha sorprendido que dentro del género es un juego que hay que tomarse  las cosas con un poco más de calma que otros, especialmente cuando nos enfrentamos a grandes enemigos finales, donde he muerto algunas veces, y me ha obligado a plantear estrategias para superarlos.

Por cierto, es curioso cómo se ha implementado la posibilidad de levantar al personaje hasta tres veces por partida si jugamos solos, lo que parece más útil de lo que esperábamos en esos picos de dificultad que os hablamos. Eso sí, en la parte cooperativa esta función la harán nuestros compañeros, cosa que nos hace estar bien atentos no solo a nosotros sino a la vida de nuestros amigos.

Por lo que se refiere a la duración del modo historia, os tengo que decir, que habiéndome entretenido a personalizar, a levear, y a disfrutar de diferentes zonas, el juego me ha durado en torno a la treintena de horas. Eso sí, tras de estas horas me esperan muchas más tanto a nivel cooperativas, como con otros personajes, y es que su rejugabilidad es infinita, y os aseguro que va a costar trabajo escapar de sus redes de adicción.

HISTORIA Y NARRATIVA

A nivel de historia y narración he quedado satisfecho dentro del tipo de juego que es. Ya que hay que reconocer que no suele ser uno de los puntos fuertes de estos juegos, pero Wolcen no lo lleva nada de mal. Si es cierto, que posee una historia algo común, donde diferentes bandos, la destrucción del mundo, un protagonista de lo más especial, y algunos interesantes giros argumentales son la base de todo lo que dará de sí su narrativa, y un guión que podrá constantemente en dialogo a los protagonistas de la aventura.

APARTADO GRÁFICO Y SONORO

Este es otro de los apartados que me ha sorprendido mucho. Y es que me he encontrado con la muy buena implementación de CryEngine. Dándole en algunos momentos un aspecto espectacular a nivel de diseño artístico, efectos lumínicos, e incluso de potencia gráfica en general, que sorprende siendo el tipo de juego que es. Eso sí, requiriendo algo más de potencial de ordenador de lo que se espera en el género.

Eso sí, me hubiese gustado que hubiese un poco más de mimo en las animaciones, las cuales me han parecido algo toscas. Y un poco más de pulido a nivel de rendimiento en ciertas zonas, donde ha bajadas de frames incomprensibles.

A nivel sonoro es un juego bastante potente. Y es que posee una buena y épica banda sonora, la cual le acompañan unos potentes efectos sonoros, una buena ambientación, y unos siempre agradecidos textos al castellano, que nos ayudan a seguir de cerca la aventura y todos los detalles estadísticos.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Entro en la conclusión final de este juego, teniendo un montón de contradicciones en mi cabeza a la hora de dar un veredicto final. Y es que me he encontrado con un juego que dentro del género es una auténtica delicia. Y es que es capaz de trasmitir unas sensaciones muy buenas, ser adictivo como el mejor, funcionar en cada uno de sus aspectos sobresalientemente, y todo siendo adornado con un apartado técnico muy bueno. Pero aquí llega lo malo, y es que hay un número de bugs que pueden lastrar en ciertos momentos la experiencia de una forma dramática, y que a día de la publicación de este análisis no han sido subsanados. Por ello, y a la espera de que se trabaje en ello, no voy a castigarlo brutalmente como se mereciera, ya que he de reconocer que me lo he pasado genial, pero si lo he tenido que reflejar y reseñar fuertemente en este texto, en estas conclusiones, e incluso en la nota final del análisis.

Pese a ello, y como fan loco del género, os recomiendo con todas mis fuerzas este Wolcen Lords of Mayhem, y reiterándome, espero ese parche que termine de pulir el que puede ser uno de los grandes referentes de este género desde este momento.

Facebooktwitter

Deja un comentario