MICRO ANÁLISIS: Turmoil

Pero quien me iba a decir que ponerme a gestionar una empresa petrolera, a explotar terrenos, y a invertir, hasta hacednos el mayor magnate del oro negro que el siglo XIX haya podido dar.

Y es que Gamious, un pequeño estudio indie, del que poco sabia, se ha sacado de la manga esta curiosa experiencia que lleva ya dando bastante vueltas por las plataformas de descargas, y que todo el que llega a él termina por salir encantado de una experiencia petrolera nunca vista hasta la fecha en este mundillo.

Fecha de lanzamiento: 2 JUNIO 2016
Desarrolladora: Gamious
Distribuidora: Gamious
Plataformas: PC– SWITCH
Versión Analizada: SWITCH
Idiomas Voces/Texto: NO/ESPAÑOL
Número de jugadores: 1

NOTA: 7

Y es que juego nos presenta la ya nombrada explotación de una zona petrolífera desde los puros inicios hasta convertirnos en un auténtico magnate dueño de todo lo que nos rodea. Y es que empezar desde mandar a un zahorí a buscar petróleo, pasando por la creación de una empresa y sus diferentes plataformas, hasta llegar a ser dueño de cantidad de negocios relacionados con ello, ha sido una experiencia muy divertida.

Y es que, aunque parezca un juego de construcción, verdaderamente detrás de este me he encontrado con un juego, principalmente, de gestión económica, donde la compra venta de petróleo, y el saber invertir en cada momento nos puede llevar a un autentica experiencia económica mucho más compleja de lo que parece a simple vista.

Un camino en el que no estaremos solo, ya que tendremos que enfrentarnos a otros futuros magnates controlados por la IA de la máquina, y con los que nos la tendremos que ver cara a cara, y saber gestionar todo para que nuestra empresa forme parte de un mercado realmente competitivo, donde los sobornos y la explotación lo menos legal posible puede tener muchos beneficios a largo plazo.

Por cierto, en este punto es donde me he encontrado con una de las cosas que más confusas me han parecido es justamente el comportamiento de la máquina, y es que en todo momento es bastante caótica su forma de actuar, ya que es difícil predecir por donde va a tirar su comportamiento, y no porque sea inteligente, ya que se puede meter en auténticos berenjenales que los lleve a su ruina, y en otros momentos jugadas maestras que nadie pensaría. Así que cuidado con este punto porque puede romperos todos los esquemas.

Por otro lado, no puedo dejar de nombrar la parte de construcción del juego, donde destaca por encima de todo  las tuberías de perforación y extracción del petróleo, un esquemático minijuego que consigue dar un toque diferente. Además la construcción de edificios y el saber gestionar bien los terrenos terminan por tener una parte más influyente de lo que parece.

En general Turmoil, nos es un juego complejo, pero si es cierto que entrar en él es bastante abstracto, ya que no considero que esté bien explicado en sus inicios, ni tampoco intente dejar claro en ningún momento al jugador qué camino tomar. Por cierto, un camino que me ha durado en torno a las cinco horas, y que me ha apetecido rejugar algunas veces pese a que las demás vueltas ya no sea tan motivador disfrutar de la experiencia.

A nivel técnico me he encontrado con un juego que ni requiere, ni se le pide mucho más de lo que nos da. Es esquemático, pero con divertidos detalles, y centrado en lo principal del juego, que es sin dudarlo un interface claro que nos permite gestionar todo con la sencillez que caracteriza al juego.

El juego llega con textos al castellano, traducidos no especialmente bien, pero siempre agradecido por el intento. Todo acompañado de una bien lograda música, que le viene que ni pintada a la ambientación, y unos efectos sonoros básicos pero eficientes.

Turmoil es sinceramente uno de esos juegos particulares, divertidos, y muy diferentes respecto a todo con lo que me he podido encontrar en los últimos tiempos. Y es que consigue hacer de la simpleza, de la gestión básica, y de la buena gestión de recursos monetarios, un juego donde se saca mucho con muy poco.

Es cierto que se echan cosas de menos, y que hubieran hecho de la experiencia algo mucha más placentera, pero es que lo que nos da también lo es. Solo os aconsejo que lo probéis y disfrutéis de ser un magnate petrolero, porque podéis quedar atrapados por una experiencia en la que nunca os podíais haber imaginado estar metidos.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Playdigious

Facebooktwitter