Si hay que hablar de un género verdaderamente clásico en este maravilloso mundo videojuguil que nos rodea, sin lugar a duda el primero que se nos viene a la cabeza es el de los juegos de naves o shoot’ em up. Desde los míticos juegos de los años 70; como Space Invaders o  Asteroids, pasando a lo largo de los años por juegos como Gradius, R-Type, hasta la llegada de los más actuales Ikaruga o Radiant Silvergum, la evolución de dicho genero ha sido grande pero no todo lo que uno podría imaginar a lo largo de casi cuarenta años. ¿Pero verdaderamente el género lo necesita?, Y para ser más pedante aún, ¿qué podemos innovar en un genero con mecánicas tan limitadas? Pues la verdad que no demasiado, teniendo que echar mano más de las posibles mejoras técnicas que de las jugables.

Pese a este posible estancamiento del género, el cual por otro lado tampoco nos importa, de vez en cuando aparecen ciertas joyas, que manteniendo las mecánicas jugables de toda la vida, uniéndole algunas pequeñas mejoras jugables, y unos apartados técnico acorde con la época, nos hace esbozar un gran sonrisa viendo que el género aun vive. Y no vive de cualquier forma, vive bajo las manos de verdaderos genios y amantes del género, que ponen todo su corazón e interés en hacer las cosas bien.

Y justamente hoy os traemos un nuevo juego del genero, que nos da ese rayo de luz y esperanza, donde nos demuestra que el género está muy vivo, y que sabiendo hacer las cosas, y aprovechando lo que la tecnología actual nos puede dar, se puede conseguir hacer grandes cosas.

El nombre en concreto del juego que nos traemos entre manos, es Sine Mora, tras el cual se esconden nombres tan importante de la industria como Suda 51 o Akira Yamaoka, bajo el sello de la desarrolla Digital Reality.

Así que sois amantes del género, y lleváis tiempo buscando un verdadero juego de esta tipología, pero de nueva generación, desde ya os decimos que no hace falta que busquéis más, sencillamente leed las siguientes impresiones y quedareis prendado de la magia de este Sine Mora.

 

Sine Mora aunque sea un juego de naves, tenemos que deciros que tiene una trama principal bastante bien conseguida e interesante, y con una narrativa, que nos hará meternos un poco más de lleno en su campaña principal, teniendo desde momentos emotivos, hasta otros heroicos, donde se nos darán algunas que otras lecciones morales, que nos hará pensar sobre lo que esta nos cuenta, quedándonos un poco anonadados, ya que nos encontramos ante un juego de naves.

La historia nos pondrá en el papel de un grupo reducido de rebeldes, los cuales lucharán contra una poderosísima fuerza imperial, la cual domina el mundo en ese momentos, gracia a su potencial tecnológico, los cuales intentarán poner bajo su control, a todas las razas y seres que bajo su duro yunque puedan vivir o sobrevivir. Pero esto no será todo, ya que una bonita, y dramática historia de venganza, será un hilo paralelo y casi de igual importancia que la trama global.

Es de agradecer esta trama, la cual le da más sentido al jugar, y a lo épico de las acciones, en las que nos veremos envueltos a lo largo de esta filosófica e interesante historia.

Pero no todo será historia dentro de este Sine Mora, ya que como buen y completo juego de naves, nos encontraremos con varios modos de juego, que alargará la vida muchísimas horas. Para ser más exacto serán tres modos de juegos a parte del propio modo historia.

Estos modos de juego nos plantearán nuevos retos y variaciones jugables. Y a los cuales, podremos acceder tras ir siendo desbloqueados a la vez que avanzamos en el modo historia.

Por un lado está el modo arcade, en el cual tendremos que volver a pasar por cada uno de los escenarios que vivimos en el modo historia, pero con unos niveles de dificultad más alto y pudiendo escoger que nave utilizar, sin interrupciones por parte del textos que formaban parte de la historia principal, ni de ninguna animación especial.

Otro modo de juego será el modo ataque por puntos, en el cual podremos repetir cada una de las fases que superamos en el modo historia, con la única finalidad de mejorar la puntuación conseguida anteriormente.

Y por último, el modo entrenamiento con jefes, en el cual nos enfrentaremos a los diferentes jefes que iremos encontrándonos a lo largo de la historia, y con ello entrenar para acabar con ellos en los otros modos.

En definitiva, una variedad de posibilidades bastante interesantes, y que sin contar los niveles de dificultad, nos hará tener Sine Mora para muchas horas.

Sine Mora no es ni más ni menos que un juego de naves de scroll lateral a la antigua usanza, pero con la tecnología de hoy, al cual se le han incluido algunas novedades interesantes y modos de juego como ya habéis podido leer.

En todo momento controlaremos a una de las diferentes naves que formarán parte de la historia, cada una de ellas con algunas características especiales que las hacen únicas respecto a las demás.

La mecánica de juego aunque sencilla, es tremendamente original en ciertos apartados muy importantes dentro de la jugabilidad. La base jugable será conseguir atravesar una fase al completo destruyendo todo lo que encontremos en el camino, hasta alcanzar el enemigo final de cada fase, es decir… lo común en cualquier juego del genero.

Y aquí, entra de lleno alguna de las novedades, ya que para sobrevivir a estas fases no contaremos con una clásica barra de vida, si no que todo girará a alrededor de un contador de tiempo, el cual sufrirá un descenso de este si nos alcanzan proyectiles u objetos, o todo lo contrario, subirá en tiempo si eliminamos enemigos, pasamos puntos de control o recogemos ítems (de los cuales hablaremos más adelante).

Pero la verdad que no será fácil, ya que nos encontraremos con cientos de enemigos, y sobre todo nos encontraremos con millones de proyectiles por toda la pantalla, ya que si se caracteriza por algo Sine Mora es por la cantidad de estos que deberemos esquivar, y que a cada golpe de ellos nos reduzcan tiempo. Pero no será esto lo peor ya que para ello contaremos con un número de créditos limitados en cada una de las fases, los cuales si gastamos deberemos de comenzar desde cero.

Por lo que os tendremos que hablar de la dificultad del juego, el cual tendrá un nivel principal bastante asequible para los algo puestos en los juegos de naves, pero que a medida que vayamos subiendo alcanzará niveles de autentica locura epiléptica, ya que la cantidad de objetos, proyectiles, luces y enemigos en pantalla será una autentica pasada, y un gran reto.

Pasando a otras novedades que posee el juego, es un curioso tiempo bala, el cual nos permitirá ralentizar el tiempo, hasta que consumamos una barra colocada en la parte superior derecha de la pantalla, y el cual nos vendrá muy bien a la hora de esquivar las cientos de balas que flotan en el aire.

En cuanto al armamento, no nos encontramos con gran variedad, ya que cada nave poseerá solo un tipo, el cual podrá ser aumentado en potencia y cantidad de proyectiles. Además, fuera parte del ataque normal, poseeremos un ataque especial mucho más potente que será diferente según el tipo de nave que llevemos, pero que tendremos una cantidad limitada de ellos.

Otra cosa de las que tenemos que hablaros, es de los ítems que iremos recogiendo a lo largo de las diferentes pantallas, y que nos dejarán los enemigos que aniquilemos. Estos ítems, nos pueden dar desde más tiempo en nuestro marcador, ataques especiales, escudo de protección, velocidad de disparo e incluso potencia de disparo, siendo este último algo particular, ya que podremos coleccionar hasta ocho niveles de potencia, los cuales se irán marcando en una barra superior. Eso sí, estos ítems no serán perpetuos, ya que pasados cierto tiempo o utilizados tendremos que volver hacernos con ello. Especialmente destacable es el de potencia de fuego, el cual en caso de cualquier choque o  alcance con otra nave, se nos desprenderán, y volarán durante unos segundo por la pantalla, momentos es que deberemos recogerlos rápidamente ya que en el caso contrario los perderemos.

El control del juego se realiza con suma facilidad, ya que contaremos de la cruceta o el analógico para mover la nave, y luego un botón para disparo normal (el cual podremos dejar pulsado), uno para los ataques especiales, y un último para entrar en el tiempo bala, reaccionando todos a las mil maravillas.

Por otro lado, hay que hablar de los enemigos, los cuales serán bastante variados, destacando especialmente alguno de grandiosos tamaño, los cuales tendremos que ir destrozando por partes. Además hay que decir que cada uno de ellos contará con una barra de energía la cual reflejará la cantidad de vida que les queda.

Decir cabe, que en ciertos momentos del juego nos encontraremos con diferentes partes basadas en nuestra capacidad de control de la nave y habilidad, dándole un poco de variedad a la clásica acción de tan solo disparar y esquivar.

El único falla que le hemos podido encontrar, quizás sea que no sabemos en muchos casos si nos ha dado un proyectil o no, o donde nos ha dado, teniendo que estar demasiado pendiente de el cronometro, y entre tantas y tantas balas el más mínimo despiste puede conllevar la perdida de varios segundos.

En definitiva, un apartado jugable, lleno de esos pequeños detalles que hacen novedoso y referentes a un juego, y que si le unimos el buen control que posee y lo divertido que es, no podemos decir otra cosa de que es un juego del género verdaderamente brillante.

Sine Mora es sin lugar a duda uno de los juegos más preciosistas del genero que hayamos podido ver nunca, y que vuelve a demostrar el increíble potencial gráfico y artístico que poseen los juegos arcade y descargable en la actualidad.

Los escenarios son tremendamente preciosistas, con una profundidad increíble, y con un diseño verdaderamente espectacular, todo unido a una paleta de colores que va desde los azules más azules, en zonas de días despejados donde un gran cielo azul nos acompaña, a colores marrones y oscuros, en las zonas donde las ciudades y la polución se hace notar.

A esto se le une los magníficos efectos de luces, y los cambios de niveles tanto en altura como en profundidad que darán una espectacularidad increíble a la acción. Y todo rodeado de cientos de proyectiles con colores bastante rimbombantes y llamativos, estando todo controlado por un motor gráfico tremendamente estable.

Pero ahí no queda todo, ya que el diseño tanto de nuestras naves, como de las diferentes naves enemigas, como de los increíbles jefes, es verdaderamente exquisita, dejándonos boquiabiertos, especialmente en algunos de esos jefes finales. Teniendo gran cantidad de detalles en cada uno de ellos, y un diseño muy original, destacando que tras de él hay un clásico de la animación japonesa como es Mahiro Maeda, el cual ha formado parte de los Studio Ghibli.

Sine Mora es un juego de naves visualmente esplendido, que nos dejará con la boca abierta, ya que nunca imaginábamos que pudiéramos alcanzar un nivel visual tan bello en un juego de este género.

[nggallery id=194]

Sonoramente Sine Mora no se queda tampoco atrás, ya que destaca principalmente por su potencia en lo que a efectos de sonidos se refiere. Desde el motor de las naves, pasando por las explosiones, el crujir de las chapas, y un largo etcétera, hacen que la experiencia auditiva nos haga sentir en medio de un sinfín de chatarras las cuales nos quieren acribillar.

En lo que respecta a su banda sonora, nos encontramos temas electrónicos con cantidad de samples que recuerdan a las industrias y fundiciones, ya que el rechinar de piezas de metal será la base sonora de las canciones, las cuales además van bien unidos a la acción, dando con ello un toque musical bastante original y diferente a lo habitual, tras la cual está Akira Yamaoka, creador de la banda sonora de Silent Hill.

Por último decir que el juego nos llega traducido al español, pero con un doblaje en una especie de idioma que la verdad no hemos llegado a saber si corresponde con alguno verdadero o es una invención para la ocasión… si alguien sabe que es que nos lo haga saber.

En definitiva un apartado sonoro bastante notable y de calidad muy por encima de lo habitual.

Sencillamente brillante el trabajo que ha realizado Digital Reality, novedoso en muchos apartados, visualmente y sonoramente exquisito, y con una historia que nos hará pensar… ¿podemos pedir más de un juego de naves?… creemos que no.

Y por eso no podemos decir otra cosa que, si os gusta el género, este es vuestro juego. Ya que desde hace tiempo no podíamos disfrutar de un juego de naves verdaderamente adaptado a los tiempos que corren hoy en día, en lo que a potencial técnico e innovador se refiere.

Así que recordad muy bien el nombre… SINE MORA…  uno de los grandes descargables del año.

Pros

  • Visualmente es brillante
  • Interesante y filosófica historia
  • Variados modos de juego
  • Desde hacia tiempo no habías novedades tan frescas en este género.

Contras

  • La zona de impacto en las naves, ¿Dónde nos han dado?

Facebooktwitter

5 respuestas a «Análisis: Sine Mora»

  1. El juego esta bajo el dinero de Microsft Studios, así que la unica esperanza que le queda a los que no tengan Xbox 360 es que salga para PC, la cual puede que tenga posibilidades.

  2. Los gráficos, así como el tema de estos están muy logrados. Tiene pinta de ser un juegazo.

Deja una respuesta