El juego que os tramos hoy de la mano de Sony, y de la desarrolladora independiente polaca Plastic Studios en colaboración con Sony SantaMonica, es una de las nuevas apuestas por este mundillo de pequeños grupos de desarrollo que está llevando en los últimos meses la compañía japonesa, con juegos como Journey.

Una nueva y arriesgada apuesta llamada Datura, la cual nos pone a los mandos de nuestro PlayStation Move, en una historia extraña, con un control innovador y una ambientación de lo más particular, con tintes de experimentación para futuros proyectos.

Sin lugar a duda, un juego que espera no dejar indiferente a nadie, tanto por su planteamiento como por su desarrollo, y que en las próximas líneas os desmabraremos para que podáis haceros una idea de lo que os espera en este paranoico Datura.

 

La historia de Daruta, la verdad que es digna de ser analizada por algún tipo de psiquiatra o amante de las experiencias mentales, ya que es una de esas historias que podemos llevar al lado de la libre interpretación, pero que como suele ser normal, no nos dejará indiferente, aunque si bastantes rayados.

El juego nos llevará de un sitio a otro, centrándonos en un bosque, el cual se irá relacionando con diferentes imágenes que se nos irán mostrando a lo largo de la historia, y que nos dará un poco más a entender, él porque estamos donde estamos, y que es lo que está sucediendo.

La verdad que es difícil encajar la historia, incluso explicarla, es cuestión de vivirla, y a partir de ahí, pensar lo que un quiera o haya querido entender. Habrá quien se haga miles de masturbaciones mentales, e intente sacar una teoría del por qué ha sucedido, lo que ha sucedido, y debido a que sucede, y la verdad que es pensar por pensar, ya que a nuestro parecer es sencillamente es la unión de un cumulo de sensaciones que son capaces de darnos un videojuego, sin más pretensión que experimentar con ello, y cogernos como conejillos de india a nosotros.

Verdaderamente inquietante…

Datura es ante todo una experiencia bastante experimental, ya que para disfrutarla hay que verla no como un videojuego en sí, sino como una creación visual donde, podremos interactuar, donde viviremos algunas extrañas situaciones y donde tendremos un cumulo de sensaciones.

Pero, como esto es difícil de encajar, lo mejor que podemos hacer, es englobarlo dentro del mundo de las aventuras en primera persona, con algunos toques de aventura gráfica y puzles.

El manejo de Datura pasa por dos puntos diferentes, por un lado está el control habitual con el mando de toda la vida, el cual hace de este un juego algo más “común”, y por otro lado el control con el sensor de movimiento, PlayStation Move, para el cual consideramos que está especialmente diseñado, por lo que nos vamos a centrar en este movimiento, ya que el del mando no sale mucho más allá de lo clásicamente visto en cualquier producto en primera persona.

Datura posee quizás uno de los intentos más interesantes creados con un sensor de este estilo, ya que se nos permite movernos libremente, y realizar las diferentes acciones, tan solo con el propio Move, sin utilizar los manidos raíles. Para ello será fácil, ya que si pulsamos un botón u otros, andaremos o giraremos la cámara, siendo en la dirección hacia donde apuntamos hacia donde nos dirigiremos.

Por otro lado está las diferentes acciones que podremos realizar con el mando, como puede ser la interactuación con los elementos, mirar el mapa, correr, etc. Y todo desde como ya decimos en primera persona, donde nosotros tomaremos como punto de referencia y mediante el cual realizaremos las diferentes acciones la representación de la mano del protagonista en la pantalla.

Y la verdad sea dicha en cuanto al sistema, la idea es bastante interesante, ya que nos permite sacar mucho partido al sensor, la pena es… que este no reacciona y funciona todo lo bien que quisiéramos, siendo en algunos momentos algo impreciso, especialmente al movernos, pese a ello, es de agradecer de que enseñe el camino a seguir a otros proyecto el poderío que tiene este periférico en solitario.

Pasando ya de lleno al apartado jugable, nos encontraremos en un bosque, con diferentes zonas de actuación, cual aventura gráfica se tratase, en el que deberemos recoger algunos objetos y saberlo donde hacerlos interactuar, para con ello pasar a las siguientes zonas.

Eso sí cada una de las zonas tendremos rincones para explorar, y descubrir nuevas cosas sobre debido a que estamos en ese extraño y paranoico lugar.

Uno de las grandes pegas que posee el juego, puede ser la cortísima duración del título, ya que en menos de dos horas puede estar perfectamente terminado, eso sí, teniendo algunas pequeñas diferencias en los finales, según las acciones que hayamos realizado, lo cual será la única situación que nos haría rejugarlo… cosa que quizás por su poca diferencias finales merezca incluso la pena.

Para terminar hay que hablar de la dificultad de Datura, la cual a acepción de algunos puzles, esta será verdaderamente fácil, dando más al disfrute de la historia y a disfrutar de la experiencia que a verdaderamente rebanarnos los sesos para resolverlo.

Datura presenta un apartado gráfico bastante particular, ya que pese a no tener una calidad alta, e incluso tener un apartado artístico bastante simple, si lo miramos como bloque, nos encontramos ante algo verdaderamente inquietante, y que no deja indiferente a nadie que lo vea. No sé si será por lo particular de la ambientación, el colorido ocre de todo, la iluminación y la niebla… sencillamente es un apartado que crea inquietud y desasosiego, sin saber uno exactamente por qué.

El diseño de los diferentes seres es correcto, y encaja perfectamente con los escenarios, y con las cinemáticas realizadas con el motor del juego que nos encontraremos.  Eso sí, la interactuación con estos es prácticamente cero, por lo que no veremos la reacción de estos ante algunas acciones pasando a ser meros espectadores de sus acciones.

En cuanto a los escenarios como ya decimos, aunque son detallados, estos no poseen una gran calidad en cuanto a texturas y diseño, pese a todo, la ambientación que se les da y nos trasmiten, quizás tape la simpleza de estos.

En definitiva, un apartado particular, extraño, diferente y especialmente raro, que no destaca por nada, pero cumple perfectamente con toda la idea del juego.

En lo que respecta al sonido de Datura, podemos destacar su banda sonora, la cual nos mete en situación con algunas melodías, y nos pasa a momentos de silencio cuando esto es pedido por la situación que se está dando, por lo que hay que reconocer que están perfectamente encajado en la situación, eso sí, cabe decir que no son muy variados.

Por otro lado, los efectos de sonido son correctos, y dan ese toque de intriga que todo el juego emana de principio a fin.

Por último hay que decir, que el juego, nos llega con menús en castellano, ya que el doblaje en este juego no existe… más bien utilizan el bello arte de los silencios y gestos.

Datura es sencillamente un interesante proyecto que no dejará indiferente a nadie, y que se acerca más a un experimento que a un juego en sí, ya que pese a tener todos y cada uno de los apartados y cualidades que deben de tener un videojuego para ser considerado tal, se respira de este un intento de investigación como podemos ver muchas veces en demos técnicas.

Pese a esto, no os debéis de perder esta inquietante historia, esa ambientación tan especial, esas paranoicas visiones, y sobre todo ese intento más que curiosos de poder manejar con suma facilidad todo un personaje con tan solo el Playstation Move.

Así que si queréis ver algo innovador y diferente, incluso como decimos, cercano más a la experimentación que a la creación os recomendamos este Datura.

Pros

  • Su inquietante ambientación
  • El innovador control
  • El apartado sonoro, destacando la banda sonora
  • La historia nos hace pensar y pensar…

Contras

  • La corta duración del título
  • Es un juego que no supondrá un gran reto
  • El control no funciona tan bien como quisiéramos
  • Mejorable técnicamente

Facebooktwitter

Deja una respuesta