Lamento comunicar a los seguidores de esta saga, que han de olvidarse del shooter táctico en equipo que antaño era Ghost Recon. Ubisoft ha decidido cambiar el enfoque de esta saga, no es que lo haya hecho mal, si no que ha decidido crear algo más casual digamos. Hecho este, que molestara a los más puristas del género y a sus seguidores acérrimos ya que estos esperarían una continuación evolucionada de los anteriores, pero nada más lejos de la realidad. Un Shooter en tercera persona, más orientado al avance caótico que a la planificación de las misiones en equipo, con mecánicas jugables de coberturas que nos recuerdan a grandes del género actuales.

Aun así con esta premisa, han creado un buen juego, muy completo y adictivo. Reinventan la saga para hacerla más accesible, y han querido darle un punto de espectacularidad.

Veamos en que han consistido esos cambios jugables, y si ha merecido la pena abandonar el sendero táctico.

 

Este nuevo Ghost Recon, al ser en tercera persona, los movimientos, aunque la primera impresión es de control total de nuestro soldado, debido a la amplia cantidad de estos, cuando interactuamos con el entorno comprobamos que el soldado no encaja perfectamente en las estructuras, o las coberturas, lo que da una sensación artificial. En este Ghost Recon , han simplificado la disposición de los botones. Dista bastante de la complejidad anterior. Con la cruceta daremos las órdenes pertinentes, los gatillos dispararan, y los botones principales son las acciones clásicas del genero, como agazaparse, granada , etc. En resumen su manejo es bastante agradable y sencillo.

James Bond envidiaría estos soldados con tanto juguetito nuevo, tecnológico y moderno. Como bien reza el título, manejamos herramientas de soldado futurista. Véase coches tele-dirigidos, drones, hologramas, granadas, etc. Estos aparatos son los protagonistas. Durante la campaña individual aprenderemos a usar cada uno. De hecho, en las misiones, será imprescindible su correcto uso para poder acometerlas con éxito. Tendremos gran cantidad de aparatos, aunque nuestra puntería será la base donde cimentemos nuestro éxito. El soldado del futuro debe seguir infiltrándose cual fantasma, ese estilo de juego en el que no podíamos ser detectados o simplemente se nos reiniciaba la partida ha sido mantenido, aun así, podemos afrontar las misiones de dos maneras, jugar encubierto, o jugar a lo loco. Si elegimos la segunda opción el juego en tercera persona, nos recordara bastante al sistema de coberturas de Gears of War. Que podamos elegir esta modalidad puede llegar a considerarse un error, aunque sea lineal si no obligas al jugador a exprimirse las meninges, para poder llevar a cabo la misión, llegara un momento que si le dejas elegir acabara yendo a  lo kamikaze.

Future Soldier no es un juego fácil, solo que tiene momentos en los que se echa de menos una subida en la curva de dificultad, para así ponernos al límite, y no caer en la desidia por alguna situación. En cuanto a la curva de aprendizaje del sistema táctico no es muy alta, tened en cuenta que el aliciente táctico se ha simplificado. Destacar la realidad del daño letal, solo accesible en el modo difícil, y que ofrecerá el reto que todos esperábamos.

El modelo táctico se ha dejado ir en parte, pero eso no quita que tengamos que hacer movimientos y maniobras de ataque o defensa obligatorias.

La campaña de una duración estándar es muy lineal no permitiendo la elección de destino, ni nada parecido. Según vayan apareciendo tendremos que viajar, y realizar las misiones que nos sean encomendadas alrededor del mundo.  Los primeros niveles son muy tediosos, me explico…  cada misión trata de un objeto, y en esta maximizamos su uso para aprender a utilizarlo, como por ejemplo manipular drones, colocar trampas, detectar enemigos, etc. Así nos llevamos medio juego. Que si bien las misiones son entretenidas, este sistema tutorial para cada objeto futurista se hace pesado, costando 12 capítulos. Una vez conseguidas estas misiones de presentación digamos, la segunda mitad del juego adquiere una dimensión mucho más amplia y compleja, donde podremos combinar y ejecutar nuestros planes  a nuestro antojo.

El nivel de detalle y personalización de nuestro armamento en todos los modos de juego es apabullante. En todos los modos de juego sin excepción, siempre antes de comenzar, aparecerá una pantalla donde elegiremos los ajustes que nos interesen para afrontar la misión.

La acción es más frenética que en el pasado, pero eso no quita momentos de pausa para tomar decisiones, analizar el terreno o trazar iniciativas de ataque. En este Ghost Recon se han añadido los grupos de civiles por lo que tendremos que tener sumo cuidado al cruzarnos con fuego enemigo.

Tras las ocho o nueve horas que debe durarnos el juego en el modo principal, dispondremos de más modos de juego y nuevas dificultades, para así prolongar la vida jugable de este título y no pasar directamente al multijugador.

Uno de los grandes errores de Ghost Recon es la IA enemiga. Hay que decir que toma decisiones que juegan en su contra con muchísima asiduidad, fuera aparte de los fallos de cobertura, o movimientos erróneos. Se intuye mientras juegas, que el enemigo podría haber hecho bastante más por matarte, persistiendo este error tanto en el modo campaña, como en los modos cooperativos.

En el modo multijugador si que tenemos que trabajar en equipo, ya que eso es lo que ha pretendido Ubisoft con esta entrega. Coordinarnos con nuestros compañeros será vital. Plantear las estrategias, ir paso a paso con el grupo es básico. Un ser humano no se compenetrara tan bien en un juego como puede hacerlo la IA del mismo, por lo tanto será imprescindible que la comunicación, y las acciones que ejecutemos no perjudiquen al grupo. Al buscar el realismo de las balas de fuego, matando con pocos disparos, tendremos que pensar muy detenidamente nuestros movimientos. Los roles de cada uno de los jugadores ha de estar muy bien definido. Si podía pecar de sencillez o de baja dificultad debido a la IA , al jugar con nuestros amigos , la dificultad se verá aumentada.

En cada mapa podrán jugar hasta 16 jugadores, en una extensión considerable, en las que contamos con 10 mapas, en los que podremos jugar varios modos multijugador, eso sí, estos no muy variados, como dominación, capturar la bandera,  etc.

Nuestras muertes durante el juego estarán castigadas con un fuerte respawn, de esa forma aprenderemos a ser más cautelosos. El diseño de los mapas es muy parecido al del juego, casi que podíamos decir que son calcos del diseño artístico del modo individual, aun así valen para poder competir en equipo y disfrutar de las partidas.

Partidas de ocho contra ocho. Debidio al sistema de juego tan característico facilitara determinadas formas de juego pero a su vez, gracias a la tecnología, tan importante y presente en el juego podremos poner remedio y localizar o anular las amenazas. Las clases que podemos adoptar durante el juego están bastante bien balanceadas no destacando ninguna sobre las demás, y creando desasosiego en los jugadores.

Un modo que destaca sobre los demás es el modo conflicto, en el que tenemos cuatro objetivos, creado por un compendio de cada uno de los modos de juego online por separado. Y una variante de este, que sería el modo Señuelo, en el cual los objetivos podrían ser trampas, y el estado de la partida podría variar con mucha facilidad.

Para terminar, tenemos el modo cooperativo o individual del modo horda, que Ubisoft ha decidido llamarlo, modo Guerrilla. Ubisoft además, nos brinda de poder jugarlo en pantalla dividida, primero tendremos que tomar los objetivos, y luego defenderlos de los respectivos ataques del enemigo, teniendo un numero máximo de rondas, tras cada 10 rondas, habrá que cambiar de objetivo  o base, y según vayan avanzado las rondas, los soldado enemigos serán mas capaces, y además estarán mejor equipados, por lo que moriremos con más facilidad.

Como suele pasar en otros títulos del genero que sacan juegos año tras año, no se nota evolución grafica de un año a otro, en Ghost Recon Future Soldier, al haber pasado casi un lustro desde su anterior entrega podemos apreciar el gran cambio que ha sufrido la franquicia, la cual,  pinta muy bien, no es perfecto, pero el resultado en bastante satisfactorio.

La ambientación de las localizaciones, tanto los efectos visuales, o los climatológicos, están muy logrados. Los efectos lumínicos son muy fluidos, y unas animaciones de movimiento suaves y estables.

[nggallery id=328]

La gestión del motor grafico de las texturas en algún momento del juego, de algún elemento del escenario, choca con lo impecable del resto del juego. Al tener gran importancia en el aspecto jugable del título, el detalle de los soldados, las armas  y nuestro equipo es apabullante.

Todo esto hace que sea una de cal y otra de arena, según vamos desgranando detalles gráficos.

El sonido, esa gran asignatura pendiente en otros títulos, no es este el caso, hay un gran trabajo detrás de las pistas de audio de este Ghost Recon. En Future Soldier podemos apreciar en todo su esplendor los efectos sonoros de las armas, cada disparo, cada impacto.

Los movimientos del enemigo, choques contra las paredes, destrucción del entorno, tiene una importancia clave en la ambientación, como bien queda plasmado en varias misiones.

El doblaje a nuestro idioma no es de un gran nivel, pero permite adentrarnos en la historia. De haber sido esta característica de un gran nivel, el apartado en conjunto habría sido sobresaliente, pero se queda en notable. La banda sonora en cambio está compuesta por grupos actuales del género eléctrico, que liga a la perfección con la acción del título.

Sin lugar a dudas una vuelta al redil de los shooters por parte de esta saga bastante buena. No exenta de determinados fallos, que no lacraran nuestra experiencia jugable a excepción de la IA tanto a nuestro favor, puesto que nuestros compañeros harán siempre lo correcto, como la enemiga que tendrá fallos que pagara con la muerte.

Aparte queda la discusión de si han manchado el nombre de Ghost Recon como saga al dejarla más accesible al resto de jugadores, podemos decir que nos llega un juego con una personalización nunca vista en esta saga, en la que podremos con nuestro equipo disfrutar de un shooter muy completo, y que no ha pasado desapercibido en nuestra redacción.

Pros

  • La cantidad de juguetes armamentísticos futuristas de los que disponemos.
  • La multitud de modos de juego, hacen que sea muy rejugable.

Contras

  • El doblaje podría haber sido de mayor calidad.
  • Algunas texturas pobres chocan con el detallismo de otros elementos.
  • La IA enemiga sufre ataques de locura transitoria.

Facebooktwitter

4 respuestas a «Análisis: Ghost Recon Future Soldier»

  1. Buen análisis Jose, eso sí, una franquicia como todas que leo pasa de la parte más estrategica a la acción, aquí parece que todo es pegar tiro, y los cerebros para otros…

Deja una respuesta