Proteus llega a nuestras manos, y con él la posible polémica de los juegos independientes que basan todo su potencial en la parte artística y simbólica, más que en la pura esencia jugable que posee nuestro querido mundillo.

Un proyecto distinto a todo, con unas cualidades muy especiales, y dirigido a un público que busca la experimentación, y el cual posee una mente abierta a las posibilidades que da un arte interactiva como es el videojuego.

Tomad este análisis desde el prisma que queráis, ya que muchos criticareis el juego y otros lo tomareis como la esencia artística que tanto se ha hablado en estos últimos años. Así que si buscáis arte seguid leyendo, si lo que buscáis es jugabilidad a raudales quizás deberíais para aquí… vuestra es la decisión.

¿JUEGO  O EXPERIENCIA?

Proteus quizás sea una de los análisis más complejos ante los que nos encontramos en los últimos años, ya que su carácter de no tener ningún objetivo claro, y solo servir como experiencia visual y espiritual, nos hace muy difícil valorar dicho producto.

Todos estaréis pensado su posible parecido a Journey, pues ya podéis quitaros de la cabeza eso, ya que el concepto de este es mucho más abstracto a la vez que simple, llegando a un nivel de expresividad pocas veces vistas con tan poco.

Porque como ya os decimos, Proteus lleva a unos límites insospechados lo que podríamos denominar un no-juego, es decir una producción interactiva en la cual no tenemos ningún objetivo claro, tan solo debemos disfrutar de las posibilidades que nos da este medio para poder disfrutar de un entorno o de una situación.

Proteus nos mete de lleno en una isla generada aleatoriamente cada vez que entramos en ella. En la que disfrutaremos de su entorno, vagaremos por ella, y encontraremos curiosos rincones donde la vida o el paso del hombre nos hará ver que no estamos solo, y que no somos los primeros en pasar por allí.

El juego nos hace que nos integremos en la naturaleza, que conozcamos el ecosistema, y que veamos como evoluciona dicha isla tanto a lo largo del día como a lo largo de las estaciones.

Porque justamente lo que haremos es eso, pasar el tiempo vagando por esta isla sin un objetivo claro, pero dejándonos guiar por lo que nos rodea, y no sabiendo muy bien como ni porque hemos conseguido avanzar en el tiempo y en el juego, en los no más de cuarenta minutos que dura esta experiencia.

Su manejo es simple, tan solo con el ratón y la pulsación de botón izquierda se realizará todo nuestros movimientos, que se simplifican simplemente en moverse. Ninguna acción más, ninguna posibilidad de interactuación. Andar y andar.

Proteus es difícil de explicar en concepto, es algo que hay que vivir, y que sin lugar a duda no dejará indiferente a nadie que lo pruebe.

APARTADO TÉCNICO

En lo que al apartado visual se refiere, este Proteus, nos muestra un mundo realizado de una forma muy simple y retro, con grandes pixeles, creando formas muy difusas, pero consiguiendo misteriosamente dar vida a una gran extensión de terreno que pese a su simpleza nos sorprenderá en cada uno de su lugares y nos hará disfrutar de su extraña belleza.

No os eche para atrás dicho apartado, porque el ser capaz de mostrar lo que muestra con tal sencillez y  hacer que nos lo creamos, incluso llegando decir que hay momentos verdaderamente bellos es algo que solo en productos de estas cualidades lo especiales. Siendo muestra que la genialidad que se encuentra detrás de los diseñadores y creativos de este mundo no tiene fin.

Parte esencial del juego será su sonido, el cual conseguirá trasmitir con curiosas melodías e interesantes sonidos, todas y cada una de las inquietantes situaciones en la que nos encontramos, ya que este se coordinará de una forma sencillamente magistral con todo lo que nos rodea.

La experiencia sonora es cierto que es de lo más increíble que hemos podido ver en tiempo, y demuestra que un buen apartado sonoro puede conseguir trasmitir como ningún otro apartado lo consigue.

NUESTRA OPNIÓN FINAL

Valorar Proteus es verdaderamente complejo, pensamos que debéis quedaros más con la idea que con la nota, ya que es un juego que casi no podríamos valorarlo como juego en sí, más bien como una experiencia como una metáfora interactiva.

Dadle una oportunidad y podéis sentiros orgullosos de haber probado algo especial, algo distinto, y algo que trasmite de una forma increíble con unos apartados tan sencillos.

El medio está evolucionando, y está sabiendo expresarse cada vez mejor. Lo mismo ahora mismo mucho no lo entiendan, pero proyectos como Proteus en un futuro será fuente a seguir por otros muchos.

LE MEJOR

-El sonido es magnifico

-Lo que trasmite con tan poco

-Visualmente encantador

LO PEOR

-La duración

-Es verdaderamente complejo de entender lo que han querido expresar

“Disponible en: PC” “Analizada la versión: PC”

Facebooktwitter

Deja una respuesta