Simplemente tenemos que ver el gameplay que os mostramos a continuación para encontrar una respuesta científica a la afirmación del título.

Facebooktwitter

Deja una respuesta