ANÁLISIS: Hatsune Miku Project Diva X

Nuestra buena amiga Hatsune regresa una vez más por nuestras tierras de la mano de SEGA, para meterse de lleno en Project Diva X, y todo su mundo y recital de canciones poperas japonesas que tanto amor procesan por aquellas tierras, y que gracias a este juego tanto disfrutamos jugablemente por estas.

Una idol que no para año tras años en aumentar su legión de seguidores dentro y fuera de Japón, y que pese a su ya repetitividad en todos sus apartados, no sigue haciéndonos pasar unos buenos ratos cada vez que se dignan a traerla con estos juegos musicales por nuestras tierras. Así que os toca seguir leyendo este texto  llenos de chicas y chicos modernitos mangacas japoneses y su musiquilla popera.

ANÁLISIS

hatsune-cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – PSVITA

VERSIÓN ANALIZADA

PS4 – PSVITA

DESARROLLADOR

SEGA

DISTRIBUIDOR

SEGA

.

.

.

VALORACIÓN

7’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Entrando directamente a la parte jugable del juego, la cual verdaderamente es la que más importa. Hay que comenzar dejando claro dos puntos muy importantes… por un lado que nos encontramos ante un producto de lo más continuista. Y por otro lado, que es un juego que tienes que entender muchísimo que está estrictamente señalados para seguidores de la diva y de ese mundo de jpop. Para el resto, más allá de pulsar y pulsar botones, os vais a encontrar con algo raro y confuso como concepto, pero adictivo como juego como pocas veces veréis en un juego musical.

Y es que el concepto base de Hatsune Miku, sigue siendo el mismo que ya os hemos comentado. Es decir, pulsar botones y direcciones a la vez que sale su símbolo en pantalla de una forma caótica. Y todo, con el objetivo simple de conseguir llegar a una puntuación que nos llevará a desbloquear extras e incluso modos de dificultad.

analisis-miku-divax-img-002

Hablando de modos y opciones, decir que todo se centra en un modo principal con diferentes opciones tanto para tocar canciones como para personalizar todo lo que nos rodee. Las cuales van desde el modo base, que se dedica a hacernos elegir  y desbloquear canciones llamado Cloud Request, pasando por uno donde se producen eventos especiales, hasta llegar a la zona de customización tanto de nuestro personaje como de nuestro hogar, siendo la de nuestro personaje especialmente importante ya que poseerá una clara influencia en la puntuación de cada canción. Una cutomización que se irá desbloqueando de una forma aleatoria y sin sentido, así que nunca dos partidas serán iguales, pero tampoco será algo que influya en exceso en nuestra vida como idol.

Por cierto en esta ocasión se ha dado mucha importancia a la amistad entre los diferentes cantantes, la cual, a base de regalos mejorará y terminará por darnos amplios beneficios cuando estemos disfrutando de alguna canción.

analisis-miku-divax-img-001

Hay que hablar también de la gran cantidad de opciones que posee el juego, las cuales sin lugar a duda son una de las grandes posibilidades para echarles esas decenas y decenas de horas hasta que nos hacemos con el control de todas las canciones a niveles altos y desbloquear regalos en el juego.

Y es que antes de seguir adelante, hay que destacar de nuevo con mucha fuerza los obscenamente obsesionados que está el juego con la personalización de todo lo que nos rodea. Así que preparaos para llenar de regalos la habitación de nuestra artista, y su cuerpo con cantidad de objetos y adornos.

En lo que se refiere a novedades puramente dichas la verdad que no hay apenas respecto a las anteriores entregas, por lo que tenemos que tacharlo de continuista, ya que las pocas que hay no influyen directamente en el concepto de juego, y más en partes estéticas o narrativas.

La dificultad es demasiado relativa, ya que depende mucho de la coordinación y la capacidad receptiva de lo que vemos en pantalla que tenga cada persona. Solo destacando que el paso del modo normal al difícil quizás es el más destacado, ya que ahí es donde se comienza a disfrutar y sufrir el juego para poder acabar con una canción. Con un recorrido que nos llevará superarlo más de unas seis o siete horas, suficiente para un juego de estas características, y que posteriormente nos dedicaremos a repetir y repetir cada canción en los diferentes niveles de dificultad.

analisis-miku-divax-img-004

Por cierto… no se nos olvide deciros que el juego posee una historia en su parte de novela gráfica. Y es que no todo será pulsar botones, si no que una historia entre Miku y todos sus amigos será parte esencial en el juego. Una historia que nos lleva a conseguir recargar unos cristales que nos ayudan a cantar y a ser mejores artistas, y para lo que la reunión de todos será obligatoria para llegar a un bonito y reluciente fin.

Es una historia que podemos saltar, y no echar demasiada cuenta en ella, si solo lo que queremos es dedicarnos a tocar canción tras canción. Así que si sois de ellos, podréis sopesarla ya que tampoco aporta demasiado, más allá de contextualizar un poco las canciones y el mundillo.

A nivel técnico tenemos que destacar por encima de todo, el magnífico trabajo realizado en la parte sonora como era de esperar. Con una ecualización perfecta y una elección de temas que supera la treintena la mar de interesante. Por el resto, decir que el juego nos llega en ingles con doblaje al japonés.

La parte gráfica está bien terminada, especialmente el diseño de personaje y sus animaciones, en un bonitos escenario llenos de efectos visuales, entre símbolos y símbolos que caen por la pantalla con una estabilidad pasmosa pese al gran batiburrillo de objetos que pueden darse en pantalla.

analisis-miku-divax-img-003

NUESTRA OPINIÓN FINAL

En conclusión, deciros que nos encontramos con un juego que hará las delicias de los seguidores de la idol, de los amantes de los juegos musicales, y de los juegos distintos en general. Y es que pese a no tener muchas novedades respecto a los anteriores, hay que decir que son las justas y necesarias para que el cuerpo nos pida una y otra canción… y es que es trepidante, enganchante y adictivo a más no poder.
Facebooktwitter

Deja una respuesta