ANÁLISIS: God Eater: Resurrection & God Eater 2: Rage Burst

En el mundillo de los videojuegos hay sagas por excelencias que todos los jugadores conocemos, sin necesariamente haber jugado o ser de nuestro agrado. Una de esas muchísimas sagas que hay, es Monster Hunter, propiedad de Nintendo y que, por suerte, quienes siente devoción por ese tipo de juego no muy común ni con variedad, puede hacerlo ahora gracias a la gente de Bandai Namco sin necesidad de comprarse una consola de la gran N. En exclusiva para Sony, tanto como para PS Vita como para PS4, podemos jugar a God Eater 2: Rage Burst y que trae, o bien de regalo o bien incluido en el precio (como cada uno lo quiera ver) God Eater: Resurrection, la primera entrega de esta saga. Aunque en análisis que vamos a realizar incluimos los dos juegos, tenemos que decir que diferenciaremos un juego del otro cuando la situación lo requiera.

Y con esto empezamos a decir que God Eater: Resurrection se trata de una remasterización de un juego de PSP, por lo que como pasó con Final Fantasy Typer – 0 HD, hay que tener presente de dónde procede el juego y lo que tenemos a día de hoy.

¿Es aconsejable jugar a la primera entrega antes de la segunda? Pues sí, y más si viene incluido cuando adquirimos el juego, por lo que pijeríos al lado, dejen al margen el apartado técnico del juego (el visual en concreto) y adentrarse en la primera entrega de la saga.

ANÁLISIS

 god-eater-2-rage-burst-cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4, PS VITA

VERSIÓN ANALIZADA

PS4, PS VITA

DESARROLLADOR

BANDAI NAMCO

DISTRIBUIDOR

BANDAI NAMCO

.

.

.

VALORACIÓN

8,2

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Y como son dos historias, no hablaremos de ninguna de la pero sí os informamos de lo que hay. Empezamos diciendo que la atmósfera en la que se nos sitúa es postapocaliptica y con ello representa un mundo en ruinas y derruido, además de una atmósfera futurista y bien representada. Y con esto, dos bandos, que son los God Eater, por un lado y nuestro bando, y los Aragamis que vienen a ser los enemigos. Destacar antes de esto que antes de comenzar a jugar estaremos ante un editor de personajes sencillo pero que otorga cierta variedad y demás.

Hablando de los dos bandos, lo hacemos primero sobre nuestros personajes o en donde nos abarcamos, los God Eater. Personajes por así decirlo militares, cada uno de ellos con una habilidad, un arma (llamada God Arms y con información que el juego nos dará y que es curioso) y una categoría con mayor o menor prestigio.

analisis-god-eater-img-002

Ahora, los Aragamis son los enemigos, bestias de mayor o menos tamaño, con un diseño particular y muchos de ellos espectaculares, que deberemos aniquilar.

Estamos ante una saga de rol con combates a tiempo real, con cierto nivel de estrategia para poder realizar sobre todo los combates más difíciles o más elaborados, por lo que antes de comenzar cada misión, hay que revisar bien el equipo.

La parte rolera será efectuada en su totalidad en la base que tenemos acceso. En ella, diferentes plantas, pequeñas pero completas, permitirán poner a punto las cosas necesarias para cada misión o que según creamos que será lo mejor para el desarrollo de la aventura. Además de esto, podemos también mantener conversaciones con los residentes que se encuentren que aunque no siempre es de vital importancia, siempre es aconsejable dialogar con ellos.

analisis-god-eater-img-001

Y en el modo online podremos también disfrutar de horas de diversión aunque si lo hacemos en PS Vita, tened en cuenta que podremos jugar mediante red local.

No es el plato fuerte la parte técnica del juego. En lo visual, estamos ante un juego que fue creado para PSP, y aunque eso no sea una excusa, valorándolo hoy día queda un pelín desfasado. Es un mal menor ya que teniendo en cuenta el resto de lo que ofrece los dos juegos que estamos hoy analizando, no sería justo castigarlo, ya que adquirir hoy en día este producto es más como una oportunidad para jugar a algo que en su día no pudimos. Nos hubiera gustado un mayor trabajo plasmado en ambas consolas a las que podemos jugar pero esa es la razón por la que no ha sido posible.

En lo sonoro, poco que destacar, todo cumple con creces y le sucede lo mismo que con el apartado gráfico solo que lo sonoro es algo que en todo este tiempo no ha evolucionado tanto. Una experiencia jugable buena.

analisis-god-eater-img-003

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Concluimos destacando que estamos ante lo que es una clara compra obligada para poder disfrutar de dos buenísimos juegos al precio de uno.  Adictivo, con horas de juego suficientes como para matar horas muertas de aburrimiento por casa, ya que terminamos añadiendo que gracias a la preparación de las misiones, podemos jugar peque los ratos y no largas horas. Con poco que hagamos, notamos el avance. Y es de agradecer.
Facebooktwitter

Deja una respuesta