Rodando por un mundo Steampunk

Catness Game Studios, tomando como base el juego que hace un tiempo paso por plataformas como PC de la mano de Anticto Games. Lanza en estos días su versión para Switch y PlayStation 4. Y con ello, una interesante experiencia que nos hace pensar, nos divierte, nos obligar a tener cierta habilidad. Y que nos presenta un curioso mundo steampunk desde dentro de un cachivache rodante con muchas más posibilidades que uno se espera. Y que me ha resultado una grata sorpresa.

Fecha de lanzamiento 1 OCTUBRE 2020
Desarrolladora Catness Game Studios / Anticto Games
Distribuidora Catness Game Studios
Plataformas PC – PS4 – XBOX ONE -SWITCH
Versión Analizada SWITCH
Idiomas Voces/Texto NO/ESPAÑOL
Número de jugadores 1

NOTA: 7’5

Entrando de inmediato en el análisis de este particular juego. Os tengo que aclarar el concepto base de él. Y es que Steamroll es una interesante aventura, en la que conduciremos ese esférico aparatejo en forma de bola con ciertas cualidades que nos permitirá tanto impulsarnos como realizar otras acciones de interacción. En un camino, que más allá de un curioso hilo narrativo, se va a centrar en realizar puzles de entorno, unido a un concepto de puntería y rebote como si fuese una partida de minigolf. La verdad que tiene muy buena base. Y no la gestiona nada mal.

Un juego que nos mete en laberinticos escenarios. Que a medida que vayamos avanzando por ellos se irán incluyendo variedad de trabas y retos que nos obligan a sacar todo el potencial de nuestro Scarabeus. Y estos vienen dado por dos puntos principales. En primer lugar, la capacidad que posee de impulso mediante unos propulsores. Y que nos hace rodar, y con ello movernos, por los bien elaborados escenarios. Y en el que se ha implementado bastante bien un control muy simple, pese a que la cámara nos juegue malas pasadas con él.

En segundo lugar, y esencial para superar los puzles. Es la utilización de nuestro Scarabeus desde unas plataformas en la que nos introducimos. Y que desde entonces nos transformamos en un cañón que lanzamos tres tipos de proyectiles o steamballs. Una explosiva, otra que crea paredes para que rebote nuestras steamballa, y otra que crea rampas. Y todas sin dejar a un lado una simple y básica que simplemente rebota y golpea. Y todo mediante un sistema de apuntado como si de un minigolf se tratase. En el que gestionamos la dirección con sus respectivos rebotes, y la potencia de esta. La cual tendremos que usarlas con sabiduría según se nos den en cada zona. Por desgracia, y como pasa en la parte donde rodamos, la cámara también nos la juega en ciertos ángulos. Cosa a la que se le une un control de apuntado no muy fino y preciso.

Unas zonas, que como ya he comentado me parecen muy bien realizadas y estructuradas. Que nos obligan a exprimirnos un poco la cabeza, pero siempre en la justa medida que no nos dejen bloqueados. Y en la que más allá del tiempo que nos cueste superarlo, también se nos propone interesantes retos para conseguir una serie de estrellas, en el que se nos valora la cantidad de recursos utilizados. Cosa que le da un poco más de duración a un juego no especialmente largo. Aunque como en todos los de este estilo, la cosa va a depender de nuestras capacidades resolutivas.

Cómo punto curioso y que no se suele dar tanto en este género. Es la inclusión de una constante parte narrativa, que nos vale no solo como hilo conductor para darle algo de sentido a nuestros quehaceres y nuestra aventura. Si no que además como guía y tutorial para aprender todos los conceptos.

Por cierto. Una historia que la verdad no me ha parecido demasiado interesante. Ya que se centra más y constante diálogos con chascarrillos y ayudas al control y a la resolución de los puzles. Que a meternos en contexto y darle algo de sentido a un mundo del que se podría sacar mucho más.

En la parte técnica comentaros que el juego cumple bien. Con un correcto diseño artístico industrial. Con unos coloridos con tonos marrones, metálicos, rocosos y demacrados. Que le dan un toque bastante especial a unos detallados escenarios, donde momentos de cierta oclusión gaseosa o de luces terminan por acompañar de buenas maneras a nuestra bien diseñada bola mecánica.

La parte sonora es bastante más simple. Destacando por un buen trabajo de ambientación y efectos sonoros. Y unos siempre agradecidos textos en español.

Steamroll_20210201110304

En conclusión. Hay que alabar el buen y original trabajo que se ha realizado en este Steamroll. Y es que se ha conseguido una interesante mezcla entre puzle, aventura y minigolf que te lo hace pasar muy bien desde sus primeros compases. Metiéndote en un mundo bien cuidado, con inteligentes propuestas, y suficientes retos para tener enganchado durante un buen número de horas dentro de uno de los cachivaches más absurdos que he visto en mucho tiempo, y que por ello da bastante juego.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Catness Game Studios

Facebooktwitter