Tras quince años de la aparición de la mano de Michel Ancel del primer y mítico juego de Rayman, donde nos presentaba a un curioso y caricaturesco personaje sin piernas ni brazos. Con un colorista juego de plataformas en 2D, un buen apartado jugable, este fue tomado como punto de referencia para muchos creativos del sector.

Pasaron los años, y tras el éxito de esta primera entrega se decide a publicar varias entregas más del curioso personaje, pero esta vez pasando al por entonces muy de moda… las 3D.

Casi veinte millones de copiar ha conseguido vender este curioso personaje, y tras años en las sombras o apareciendo casi como secundario en otros productos, Ubisfot Montpellie junto a Michel Ancel se ponen al mando de un nuevo proyecto de la franquicia, creando para ello desde cero un motor gráfico, y queriendo dar a Rayman el sitio que se merece en el sector… por lo que para ello deciden crear Rayman Origins, juego que hemos podido disfrutar y que hoy en Generación Pixel os traemos nuestras impresiones…

 

En un día tranquilo en el Claro de los Sueños, todos descansaban tranquilamente en la puerta de su alborea casa. Pero lo que parecía ser un día como otro cualquiera en su Árbol Roncador, se transforma en el día que los darktoons, cansados de tantos ronquidos, les da por salir del Mundo del Olvido que se encontraba en reposo bajo ellos, para invadir el Claro de los Sueños y apoderarse de unos pequeños seres llamados electoons.

Por lo que Rayman, Globox y dos Diminutos, se ponen manos a la obra para rescatarlo y recuperar la tranquilidad perdida en el Claro de los Sueños, que el cruel Mister Dark ha hecho desaparecer.

La historia no aclara demasiado en lo que respecta a la historia de Rayman, además tampoco es demasiado interesante en cuanto a argumento, siendo tan solo un mero guión para tener un conque y un porqué, para realizar las diferentes fases y objetivos con sentido alguno. De todos modos es divertida y ciertos puntos, especialmente de guión, son bastante simpáticos y emana humor a raudales.

Rayman Origins, nos traslada a nuestras consolas lo más clásico de las plataformas bidimensional de toda la vida, pero con gran variedad de situaciones y momentos verdaderamente increíbles.

En este podremos encontrar desde las típicas pantallas plataformeras con cientos de objetos móviles, pantallas donde prima la velocidad o hasta las típicas pantallas donde el scroll nos perseguirá hasta capturarnos y acabar con nosotros.

Pero a estas clásicas pantallas se le unen otras algo más novedosas, como en las que conduciremos a un mosquito al más puro estilo juego de naves, o las fases de persecución, donde tendremos que dar caza a un curioso personaje, y donde deberemos mecanizar los movimientos para conseguir llegar a él.

Esta variedad de fases irá siendo intercalada, para conseguir con ello que este no se haga repetitivo, y terminar el juego de principio a fin sea toda una delicia de situaciones.

El control del juego, al igual que todo el resto es de mecánicas clásicas, es decir, encontraremos nuestro clásico stick de movimiento, al que le uniremos los botones de saltar, correr y golpear, etc, en las fases normales de plataformas, y en la de conducción de mosquitos, los comunes de disparo y disparo especial. En ambos dos tipos de controles este es muy preciso y su reacción a nuestras ordenes es perfecta, por lo que nos encontramos ante un control inmejorable para este tipo de juegos.

En lo que respecta a las acciones que podrá realizar Rayman, hay que decir que se nos irán dando a medida que avancemos en el juego, por lo que desde un principio, no podremos planear o nadar, teniendo que esperar a rescatar a unas pechugonas hadas.
Los enemigos son variados, eso sí, la inteligencia artificial que estos poseen es en la mayoría de los casos o no es muy compleja o tienen una rutina de movimiento predefinida, por lo que será sencillo acabar con ellos, teniendo solo que observarlos durante algunos segundos para saber los movimientos que realizará constantemente.

En lo que respecta a la diferentes fases, tiene un diseño muy bueno, logrando mantener la tensión del buen plataforma en cada instante, y a excepción de algunas, que cuando lo juguéis recordareis este análisis, no suponen mucha dificultad, ya que los puntos de control están situados de una forma que nos resultarán muy útiles para revivir… eso si el disfrute de cada rincón de ellos es máximo.

Rayman Origins nos dará una buena cantidad de horas de juego, ya que este posee diez mundo con seis fases cada uno, además cabe destacar que cada una de ellas poseerá una prueba de velocidad donde deberemos de llegar desde el inicio de la fase hasta una bandera antes de que termine el tiempo definido… verdaderamente adictivo. Para desbloquear cada uno de estos mundos tendremos que recopilar cumpliendo cientos objetivos unos pequeños seres redondos y rosados llamados Electoons, siendo importante no solo saltar si no también investigar y recolectar. Entre estas misiones están el recoger un numero de lums que hacen las función de monedas de otros juegos de plataformas, monedas grandes que nos dan una buena dosis de Lums o rescatar como ya hemos dicho antes a los Electoons, los cuales se encontraran enjaulados en unas minifases especiales.

A nivel de personalización de personajes este nuevo Rayman nos da un poco más de posibilidades, ya que regresando a un lugar llamado el Claro de los Sueños, podremos tanto desbloquear nueva pieles, o cambiar entre los diferentes personajes, es decir Rayman, Los Diminutos y Globox, además de algún secreto más que nos espera, con cierta historia de unos dientes…

Por último no podemos dejar de hablar, del maravilloso modo multijugador de hasta cuatro personas, el cual es divertidísimo, adictivo y una de las grandes bazas jugables de este Rayman Origins. En este podremos escoger cualquiera de los personajes y terminar este maravilloso juego junto a uno o varios amigos en la misma consola.

Visualmente nos encontramos ante el nuevo motor gráfico que Ubisoft ha llamado UbiArt, el cual es capaz de mostrar en pantalla un apartado gráfico muy cercano a lo que podemos ver en las series de dibujo animados.

Sencillamente su diseño artístico es excelente, y la verdad que han conseguido lo que se proponían, dar ese toque de animación que nos recuerde a las series de dibujos. Además el diseño de cada uno de los rincones y enemigos está muy logrado.

El diseño de los escenarios es muy variado, y aunque se centran en ciertas temáticas a lo largo de cada uno de los grupos de fases, hay que decir, que han logrado diseñarlos, ambientarlos y darle un colorido verdaderamente preciosista, que hacen que nos quedemos embelesados en cada una de ellas.

El diseño de enemigos es correcto y variado, haciendo una mención especial a los magníficos enemigos finales. Estos jefes tienen unos tamaños increíbles y unas animaciones que fluyen por la pantalla a las mil maravillas, al igual que todo el juego, el cual no se resiente en ningún momento de que haya cantidad de objetos o enemigos en pantalla, siendo verdaderamente estable.
Por el resto poco más se puede decir de esta preciosidad visual y artísticas… en cuanto lo veáis os enamorareis de este apartado visual.

[nggallery id=64]

Si hay algo a parte de su apartado visual, que llama la atención la primera vez que estamos delante del juego es sin lugar a duda su maravilloso y cómico apartado sonoro. Partiendo desde una magnifica banda sonora, llena de voces simpáticas, sonidos a cual más gracioso y un sentido del humor verdaderamente increíble. Las composiciones serán variadas, y acompañan a la acción de un modo muy bien logrado, ambientando cada momento del juego y dando el toque exacto a cada situación.

Por otro lado, no se puede dejar atrás los muy buenos efectos de sonido, los cuales serán muy variados, y siendo muy particulares en cada una de las diferentes plataformas, enemigos u objetos, llenando estos de explosiones, golpes, etc.

Por último no podemos dejar atrás el simpático idioma que se ha creado para la situación, siendo una mezcla de muchos, y dando una sensación verdaderamente curiosa… parece entenderse o nos resulta conocido pero en ningún momento se entiende lo que verdaderamente dice… bueno si… gracias a los subtítulos en perfecto castellano que posee el juego.

Rayman Origins es pura jugabilidad y puro entretenimiento en el regreso de uno de los iconos de los videojuegos, de la forma más clásica posible, pero rodeado de un apartado visual, sonoro y un diseño artístico maravilloso.

Sin lugar a duda el mejor plataformas del año, y uno de los mejores de esta generación, no debiendo de faltar en ninguna juegoteca, tanto de amantes de los juegos de este estilo como los que no, ya que por su carisma y simpatía, llegará a los corazoncitos de todos los jugones.

Pros

  • Maravilloso diseño artístico
  • El apartado sonoro es genial
  • Jugar junto a 3 amigos no tiene precio

Contras

  • La falta de modo online
  • La historia es demasiado simple

Facebooktwitter

3 respuestas a «Análisis: Rayman Origins»

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. opino exactamente lo mismo. La historia es demasiado simplona y nos lo presentaron como algo más… jugosa. Sin embargo no deslustra al juego. 
    SInceramente, con lo que me he podido reir más ha sido con los tortazos de Globox y las fases de persecución son… BUAH xDDDD
    Geniales, simplemente geniales
    jajaja

    Gran Análisis 😀 

  3. Gracias Manu¡¡¡ La historia es que no da para más, es pienso que casi presencial (aunque tenga algo de hilo argumental). En cuanto a lo que te refieres de las fases de persecución son freneticas y terminas memorizando los saltos en cada fase de ellas si no no hay manera 😀

Deja un comentario