Análisis: Saint Seiya Batalla por el Santuario

Años tras años, generación tras generación de consola, ha habido siempre una numero de series fetiches del anime, que siempre hemos deseado ver en nuestras pantallas al conectar nuestra consola, y si ha habido una que nos haya dejado especialmente con las ganas de ver un buen producto sobre ella, esa sin lugar a duda ha sido la de Los Caballeros del Zodiaco o para los más eruditos en la materia Saint Seiya.

A lo largo de todos estos años, ha habido algunas ediciones basadas en este anime en consolas como Game Boy, Nes o PlayStation 2, algunas no habiendo llegado hasta nuestras tierras, y otras estando a un nivel de calidad bastante mediocre.

Los años han pasado, y el mismo equipo de desarrollo que creo los de PlayStation 2, llamados Dimps, y bajo la distribución de Namco Bandai, han decidido traernos una nueva edición exclusiva para PlayStation 3 del anime de Saint Seiya, y con bastante recatamiento, respecto a lo ya visto, nos hemos puestos a jugarlos, con un rayo de esperanza en nuestro corazón por ver por fin un buen producto… pero ese rayo de esperanza ¿se habrá mantenido durante todo el juego? O ¿O la tristeza habrá acabado con él?… no os perdáis el siguiente análisis donde os daremos a conocer todas nuestras sensaciones ante este Saint Seiya: Batalla por el Santuario.

 

La Historia de este Saint Seiya, nos llevará nada más y nada menos, que a la saga de las 12 casas de los caballeros de oro, en la cual, Atenea es atravesada por una flecha en su corazón. Desde este momento los cuatro Caballeros de Bronce (Seiya, Hyoga, Ikki, Shun y Shiryu), se las verán y desearán para llegar al Sumo Sacerdote, el cual será el único capaz de salvar a Atenea de su situación.

Para ello deberán llegar a él, atravesando en menos de doce horas, las 12 casas de los poderosísimos Caballeros de Oro, los cuales representan cada uno a una constelación y con ello a un símbolo del zodiaco.

Y esta será nuestra aventura, de la cual no os contaremos más para que podáis descubrirla quien no sepa nada sobre ella (espero que sean pocos).

La historia es totalmente calcada del anime y del manga original, mostrando los momentos más importantes de esta saga, y narrando a cada segundo los sentimientos de cada personaje.

Pero lo que parece ser tan bonito y tan bien contado, sufre algunas veces de saltos argumentales bastantes extraños, pasando entre escenas y partes narrativas de una forma brusca y sin sentido. Además gran parte de la historia y las conversaciones entre los caballeros de bronce se lleva a cabo en el momento en que uno se encuentra en medio del fragor de la batalla, siendo muchas veces muy difícil el enterarte totalmente de todo lo que cuentan.

Pese a ello, la historia estando sacada de donde está, no se le puede objetar nada, ya que es una de las historias animes más famosas de todos los tiempos, y la cual alabamos que se hayan fijado en ella los guionistas.

Este Saint Seiya, nos mete de lleno en un juego de uno contra el mundo, es decir, uno contra hordas de enemigo, al más puro estilo Dynasty Warriors, principal precursor de esta tipología de juegos.

Pero esto no será lo único que nos proponga Saint Seiya, ya que se alternarán las diferentes fases entre estos combates contra cantidad de enemigos, con otros donde nos enfrentaremos uno contra uno, con las mismas mecánicas jugables, pero contra un jefe final… en este caso un Caballero de Oro.

La verdad que el apartado jugable, por desgracia, es bastante controvertido, ya que como ya decíamos, es un juego que principalmente está hecho para fans del anime, pero pese a ello no podemos esperar que porque seamos fans de algo, lo más mínimo que nos den sobre él lo adoraremos, y eso es lo que ha pasado con este Saint Seiya.

De donde podría haber salido una autentica joya, ha terminado quedando en un juego con unas mecánicas tremendamente simples y sobretodo repetitivas. Ya que prácticamente nos mantendrá desde el momento uno hasta el final, realizando el mismo machaque de botones, esquivas y demás ataques especiales, contra cada uno de los enemigos con los que nos toparemos.

La mecánica de juego, como ya decimos, serán sencillas. Deberemos de recorrer los doce templos de los caballeros de oro, hasta llegar a la cumbre donde encontrar la solución a nuestro problema, y como ya os decimos, este camino se volverá bastante tedioso, y no por la complicación del juego, el cual la verdad a excepción de algunos enemigos no es muy alta, si no por lo que os comentábamos de la repetición constante de acciones y misiones; ya que el orden de aparición de estas será el mismo siempre… una batalla de uno contra todos a lo largo de unos escenarios repletos de enemigos, y dividido por zonas, las cuales no se desbloquearán hasta acabar con todos ellos, y donde nos toparemos con algún enemigo algo más especial.  Para posteriormente enfrentarnos a un jefe final en un modo uno contra uno pero con las mecánicas de uno contra todos. Y esto pasa en cada una de las doce subidas que hay a cada uno de los doce templos.

El control del juego, está bien implementado y funciona correctamente, eso si la variedad de ataques que podremos hacer no es muy larga, especialmente en lo que a combos se refiere, ya que contaremos con un ataque débil y uno fuerte, combinables a la hora de golpear, salto, dos botones de ataques especiales, el de activación del cosmos y el de recarga de este, y por último el de esquiva.

Los ataques especiales dependen principalmente de una barra de cosmos, la cual se nos podrá ir gastando a la vez que utilizamos nuestros ataques más poderosos, y que podremos recuperar al igual que la barra de energía tanto rompiendo unos jarrones o columnas, o mediante la cura automática que el tiempo nos va dando.

Una de las cosas que son bastante criticables en este Saint Seiya es la disposición de la cámara, ya que os tenemos que decir que esta es fija, sin darnos la más mínima posibilidad de rotación, siendo por lo tanto bastante molesto, especialmente cuando no vemos a los enemigos o cuando tenemos que movernos por el escenario hacia atrás.

Al final de cada fase, nos encontraremos con unos menús donde se nos mostrarán nuestras estadísticas y características, y en los cuales podremos realizar mejoras a nuestros caballeros, tanto a nivel de habilidades (ataque, defensa, energía, etc) como a nivel de ataques especiales y bonificaciones. Para ello deberemos de gastarnos puntos de cosmos que recogeremos a lo largo de las sucesivas batallas. Además esto no será lo único que nos haga mejorar a nuestro guerrero, si no que el propio juego posee un pequeño autolevel gracias a los puntos de experiencia que conseguiremos.

Los enemigos poseen una buena variedad en cuanto a los elementos que utilizarán para atacarnos, ya que cada uno de ellos estará especializado en una de las diferentes armas, como puede ser; espada, látigo, columnas, rocas, etc. Por el resto son todo clones los unos de los otros, habiendo solo tres tipos de ellos.

Fuera parte los enemigos comunes, nos encontramos con los enemigos finales, es decir… los caballeros de oro, los cuales pueden que sea la mayor complejidad del juego, pero que una vez realizado un par de combates y pilladas totalmente las mecánicas de los jefes, veremos como todos los demás a excepción de leves modificaciones funcionan de la misma forma.

El juego tendrá la curiosidad de tener un número de continuaciones definidas para superar cada fase, teniendo que empezarla desde el principio en el caso que perdamos todas las continuaciones. De todos modos hay que decir que en la mayoría de los casos nos serán suficientes, ya que estas te dejan en el momento exacto en que nos mataron, y si a esto le unimos que la dificultad no muy elevada debido a lo mecánico que es todo, nos parecen suficientes por ejemplo las tres que nos dan en el modo normal de dificultad.

Por último hay que decir que el juego a parte del ya comentado modo Historia, poseerá otro modo de juego, el cual se denominará modo Misión, y en el cual nos pondrá en la tesitura de realizar un encadenado de diferentes partes del modo Historia. Este modo podrá ser jugado junto a otro amigo, haciéndose una experiencia por lo tanto más entretenida. Además podremos escoger entre 19 luchadores los cuales iremos desbloqueando a lo largo del juego. Por último decir que nuestros tiempos y puntuaciones realizadas en estos modos, se subirán automáticamente a un ranking mundial, en el que podremos comparar nuestros records con otros jugadores.

Uno de los apartados que esperábamos más de él, era este, ya que las posibilidades de las nuevas generaciones de consolas son muchas para poder hacer un buen trabajo con tan importante anime, pero como os daréis cuenta nada más entrar en el juego, no han usado ni de cerca las herramientas actuales, pareciendo más encontrarnos ante un juego de la generación anterior que de esta, si no fuera por la alta definición.

El diseño de personajes, sufre especialmente en las texturas, ya que el diseño es bueno, pero a la hora de plasmar el resto del cuerpo, las caras, el pelo, etc nos encontramos ante unos diseño muy pobres, con texturas muy lisas, donde solo se puede salvar la buena recreación de las armaduras. Además como ya os comentábamos en el apartado anterior, el diseño de los enemigos comunes es el mismo para todos, habiendo solo cambiado el armamento que lleva, lo que hace que a la vista quede terriblemente feo un ejército de personajes iguales viniendo hacia ti.

Por otro lado las animaciones de los personajes aunque algo bruscas, son bastante parecidas a las que podemos ver en el anime, siendo especialmente destacables las que podremos ver en los ataques especiales.

Pero la peor parte se la han llevado los escenarios, ya que están muy vacios, con estructuras muy cuadriculadas, y sin apenas vida aparente, resultando todo muy soso. Además las físicas de las pocas partes que podremos destruir de estos, dejan bastante que desear, solo pudiéndose destacar en ellos algunos efectos lumínicos o de partículas.

En definitiva un apartado bastante mediocre, el cual no se acerca a los cánones actuales y al potencial que tienen las consolas de esta generación, una verdadera pena.

[nggallery id=186]

Respecto al apartado sonoro solo podemos decir que hará las delicias de los fans de la serie, ya que posee toda la banda sonora original de la serie, incluyendo las voces en japonés con subtítulos en castellano, los cuales son difíciles de leer a la misma vez que nos encontramos en la frenética acción.

La música está llena de melodías épicas que se hicieron famosas en el anime, y que la verdad hace gala de muy buena calidad y ambienta perfectamente la acción.

Por otro lado las voces, pese a tener las voces originales en japonés, sin posibilidad de cambio, hay que decir que abusan de los chillidos y gruñidos, siendo en algunos momentos del juego demasiado cansinos a los oídos de cualquier jugador. Además la desincronización labial es casi constante, incluso en muchos casos llegando a mover los labios los personajes durante segundo y no salir la más mínima palabra de su boca.

En cuanto a los efectos de sonido, hay que hablar que son contundentes y variados, y su implementación de golpes, explosiones, y demás respecto a la acción está bastante bien lograda.

No podemos acabar este análisis sin un resumen en general de todo lo que hemos hablado del juego a modo de conclusión, y sin quitarnos de la cabeza la decepción como fans de la serie, que nos hemos llevado con este juego, y no solo porque a nivel jugable como técnico sea mediocre, sino también porque con los medios que tenemos actualmente y con una historia tan interesante como esta, no quieran esforzarse por realizar un proyecto mejor, y pensar solo que porque algunos amantes de la serie, tan solo por ser fans se comprarán el producto sea de la calidad que sea. Además a sabiendas de que se han realizado grandes trabajos con animes como Naruto o Bola de Dragón.

Saint Seiya: Batalla por el Santuario, verdaderamente nos duele, porque toca una de las fibras sensibles del anime de nuestra juventud. De todos modos si no podéis quitaros la idea de jugarlo, ya que os puede más el corazón que la cabeza, no os esperéis llevaros una terrible experiencia, si no un juego mediocre en casi todos sus apartados… apenados nos encontramos.

Pros

  • La historia es una de las grandes del anime
  • La banda sonora es un deleite para los fans

Contras

  • Tremendamente repetitivo y monotono
  • La cámara fija deja mucho que desear
  • Visualmente es bastante flojo
  • ¿Porque juegan así con nuestro corazón anime?

Share

Deja un comentario