Análisis: Street Fighter X Tekken

En artículos anteriores hemos hablado de lo bien que se le dan a Capcom esto de los crossovers (juegos-fusión de dos franquicias/juegos diferentes entre sí), y después de su último Marvel Vs Capcom 3 vuelve de nuevo a demostrarnos lo bien que se maneja en este campo.

A priori, cualquiera podría pensar que un juego basado en dos universos tan dispares como son Street Fighter por un lado, y Tekken por otro daría algún ligero dolor de cabeza a los desarrolladores ya que como todos sabemos, una franquicia es la estrella de los juegos de lucha en 2D, y la otra su homónima en 3D. ¿Queréis saber cómo ha salido el experimento?

El artífice de la unión de los dos universos viene dado por la aparición de un meteorito en el espacio que acaba estrellándose en la Atlántida. Sin embargo, este hecho que no podría pasar de un simple descubrimiento astronómico, esconde algo mucho más oscuro… En su interior se encuentra una caja de procedencia desconocida, la cual guarda un secreto que podría cambiar el mundo. Esta caja es conocida como la caja de Pandora.

De esta manera muchos son los que se movilizan para conseguir hacerse con el contenido de la caja, el llamado Sistema Pandora, el que se dice que es capaz de proporcionar poderes inhumanos a aquel que consiga hacerse con él.

Cada uno de los personajes tienen uno u otro motivo para conseguir hacerse con el artefacto, y no dudarán en enfrentarse a cualquiera que ose interponerse en su camino para obtener lo que desean.

Nada más ponernos a los mandos, nos encontraremos con una intro que nos recordará mucho a la vista en Street Fighter 4 (a partir de ahora SF4), cosa que se acrecentará todavía más en cuanto veamos la pantalla de selección de modos, que es prácticamente la misma que la de este juego, al igual que su gran mayoría de modos y opciones.

Otra cosa que también veremos (bueno, oiremos), es que la verdadera pronunciación del título no es «Street Fighter por Tekken«, ni «Street Fighter equis Tekken«, sino «Street Fighter Cross Tekken» ( y yo que me pasaba de entendido diciendo «ex«…, en fín…)

Nada menos que 40 serán los personajes que nos darán la bienvenida en la versión de PS3 (aunque a estos hay que sumar dos más que están para descargar en PSN de forma gratuita, Megaman y Pac-Man), aumentando esta cifra entonces a 42 iniciales, entre los que se encuentra otro invitado de excepción, que es nada más y nada menos que Cole, protagonista indiscutible de los juegos Infamous. A estos además se podrían añadir otros tantos, pero están bloqueados en el disco a la espera de desbloquearlos previo pago, así que de momento los dejaremos fuera.

La pregunta más importante que os haréis todos será ¿cómo han plasmado a los personajes de la saga Tekken en un Street Fighter al uso? La respuesta es bien sencilla. Todos y cada uno de ellos aparecen ahora en un perfecto 2D manteniendo la gran mayoría de sus golpes especiales, a la par que algunos de ellos han sido modificados para bien.

Esto tiene su explicación, por ejemplo, si hablamos del uso del típico Hadoken de Ryu, ya que los “newcomers” al proceder de un juego en el que primaba el contacto físico por encima de todo lo demás, en un principio no contaban con una cantidad de golpes a larga distancia que pudiera equilibrar el conjunto. Así pues, algunos personajes han desarrollado la capacidad de usar golpes a larga distancia, como es el caso de Jin, que puede crear esferas de energía espontáneas a cualquier distancia como si siempre hubiera sido capaz de hacerlo.

¿Y si pensamos al revés? Con esto me refiero a la capacidad para encadenar golpes de los personajes de la serie Tekken, ¿cómo se habrá incorporado algo presente en ella al juego? Pues sí, se ha hecho, sobretodo en las cadenas de golpes y he de decir que es una buena aportación a la lucha típica de los SF. Eso de tener al rival suspendido en el aire y aún así seguir arreándole candela es algo que alegrará a muchos, pero en cambio a otros puede ser que los saque de sus casillas.

Uno de los aspectos que más juego nos ofrece durante los combates, es que estos se desarrollan por parejas. Como suele ser habitual en estos casos, los personajes poseen barras independientes de energía, las cuales se recargan dependiendo de si el luchador está en pleno combate, o bien en el banquillo.

Los combates están muy basados en el anteriormente citado SF4, ya que en su gran mayoría nos recordará a este, pero para diferenciarlo, se nos añaden nuevos sistemas de lucha que pasan a formar parte de las novedades del juego.

Por un lado contamos con la posibilidad de hacer evolucionar nuestros ataques característicos según la cantidad de tiempo que dejemos presionado el botón de acción. Así pues nuestro simple Hadoken puede mejorar hacia un Hadoken de fuego con tan solo dejar presionado el botón hasta que aparezca un rayo que caiga sobre nosotros. Por si esto fuera poco, si todavía seguimos atreviéndonos a dejar presionado el botón sin miedo ante los posibles ataques enemigos, nuestro Hadoken evolucionará hacía un Super, los ataques que hasta el día de hoy nos gastaban la barra de especial para poder ejecutarlos.

Gracias a esto disponemos de muchas más posibilidades a la hora de elaborar estrategias contra los enemigos, puesto que podremos escoger si realizar el Super gastando la habitual barra de especiales, o bien arriesgarnos a ejecutarlo a base de cargar con el botón.

Nuestros luchadores, además pueden interactuar de varias maneras, yendo del simple cambio de luchador, hacia un asalto especial utilizando a ambos luchadores de forma simultánea mientras nos dure la barra especial (que pasará a descargarse de forma contínua mientras realicemos dicho movimiento), o el ataque combinado, el cual hace uso de la barra de especial en su totalidad, pero que nos permitirá contemplar un ataque digno de mención por parte de nuestro equipo de forma conjunta.

Aparte de todo esto, siempre nos queda un as en la manga cuando podamos darlo todo por perdido, que es el modo Pandora. Cuando activemos dicha secuencia, nuestro compañero morirá (sí, así de simpático es el ataque este), pero pasará a otorgarnos una mejora significante de nuestro potencial tanto ofensivo como defensivo. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y es que tendremos un tiempo limitado para hacer uso de este poder, y una vez este termine, moriremos nosotros también, así que hay que pensárselo bien antes de utilizarlo.

Uno de los elementos que más controversia ha creado desde que se supo de ello, es el nuevo sistema de gemas. Dichas gemas se pueden comprar online o venir de regalo mediante un código de descarga con el juego y nos proporcionan habilidades especiales durante la batalla, aunque previamente tendremos que equipárnoslas.

Las hay que nos permitirán aumentar nuestra fuerza, nuestra defensa, o incluso para los novatos, activar secuencias de protección. La idea en sí no es mala, pero la idea de pensar que alguien que haya decidido gastar más dinero comprando mejores gemas nos pueda pasar la mano por la cara aún defendiéndonos bien con el juego, siempre puede estar ahí, aunque Capcom haya dicho que intentará que esto no ocurra.

Los modos de juego, tal y como he mencionado, están muy basados en los vistos en Super Street Fighter 4 (a partir de ahora SSF4). El modo Historia cuenta con escenas diferenciadas según a quien llevemos para ofrecer su punto de vista de lo acontecido, lo cual añade variedad al tener finales distintos para cada personaje, y si además lo juntamos con su pareja predeterminada disfrutaremos de la historia en todo su apogeo.

En el modo Entrenamiento disfrutaremos de todo tipo de opciones que nos ayudarán a mejorar poco a poco. Para la ocasión se han incorporado diferentes retos que podremos ir superando cuanto más practiquemos, yendo desde los más sencillos posibles a algunos bastante peliagudos que nos pondrán a prueba para ver si de verdad hemos mejorado.

En cuanto al modo Versus tanto en su modalidad offline como online, su principal atractivo viene dado por los combates entre 4 jugadores simultáneos, lo que puede convertir una tarde cualquiera en toda una fiesta de risas y piques entre nuestros amigos. Además otra cualidad que puede hacerse muy divertida es la de contar con los 4 jugadores en pantalla, convirtiendo las luchas en auténticas batallas campales.

Aún con todos los modos que nos ofrece, hay modos que sí hemos visto en SSF4 y aquí brillan por su ausencia, como el modo Torneo.

El estilo “tinta” que pudimos observar en un principio en SF4 está presente en este juego. Las líneas que delimitan los modelados de los personajes siguen siendo muy gruesas, muy al estilo visto también en Okami, dotándoles así del aire de dibujo-cómic que tan buenos resultados les ha dado hasta ahora.

Viendo esto, podríamos pensar que el entorno gráfico es más bien una optimización de lo visto anteriormente, pero que al menos deja patente su nivel de mejora. El uso de filtros y su física de partículas deja esto bastante claro, ya que hace un buen uso de todo lo que ofrece.

[nggallery id=216]

Los que más beneficiados han salido son sin duda alguna los escenarios. En el juego podremos ver todo lo dinámicos que son, ricos en vida, y que muchas veces cambian al ir avanzando en el combate, pasando a ser de una manera completamente distinta (mención especial para los mamuts de las últimas pantallas, que son la mar de resultones).

Además, también hay que tener en cuenta la cantidad de guiños con los que cuentan, por lo que podremos ver a personajes conocidos de ambas sagas en las situaciones más variopintas (o sino, que se lo digan a Mecha Zangief, que parece que tendrá que aprender a volar en un futuro próximo).

El nivel de fluidez es muy bueno, y junto a las típicas explosiones y efectos de golpes completan un apartado de notable alto.

Las melodías electrónicas, y techno-dance le sientan estupendamente a un juego de este estilo, y desde luego, bien que se encargan de dejarlo patente desde un primer momento. En muchas ocasiones nos daremos de bruces con temas ya vistos anteriormente en SSF4, a los que pasan a añadirse el nuevo elenco de pistas procedentes de los nuevos personajes de la saga Tekken.

No hace falta que digamos mucho más al respecto ya que tanto unos como otros gozan de gran calidad y harán mucho más llevaderos nuestros ratos de vicio cuando nos sorprendamos tarareando cualquiera de los cortes que nos ofrecen.

En cuanto a los efectos de sonido, nos encontraremos con la típica variedad, que van desde los simples golpes, a los típicos efectos de la ejecución de magias.

Un aspecto que también comparte con SSF4 es la posibilidad de cambiar las voces de cada uno de los personajes de forma independiente a su doblaje inglés o japonés, cosa que aunque no sea demasiado importante en un juego de este estilo, siempre es de agradecer.

Muchos podrían pensar que este juego viene a ser una nueva versión 2.0 al uso del último Super Street Fighter 4 aparecido hace un añito, pero afortunadamente no es así.

La cantidad de personajes de los que disponemos, el poder utilizar algunos de otra franquicia tan importante como es Tekken, poder jugar 4 jugadores simultáneos, el nuevo sistema de luchas… son tantas las novedades que nos ofrece este juego que es casi imposible resistirse a él.

Lo bueno que tiene es que tanto los más novatos como los más veteranos sabrán disfrutarlo, ya que es un juego asequible para cualquier tipo de jugador.

Recomendado para cualquier fan de los juegos de lucha, o para todos aquellos a los que les guste pasárselo bien arreando golpes en compañía.

Pros

  • Poder llevar a los personajes de Tekken en 2D
  • Jugar 4 jugadores simultáneos
  • La música tan cañera
  • El sistema de gemas

Contras

  • Que no exista el modo torneo
  • Que traiga personajes bloqueados en el disco
  • El sistema de gemas de pago
  • Akuma es como un dolor en la entrepierna

facebooktwitter
One comment to “Análisis: Street Fighter X Tekken”
  1. Yo lo he jugado hoy en el Mediamarkt, el modo arcade así como el que no quiere la cosa y me he pasado el juego con King y Ken. Simplemente disfruté y tela, hacía mucho que no me divertía jugando tanto a un juego de lucha. En cuanto se ponga barato a 10 € cosa así me pensaré en comprarlo. xDDD

Deja un comentario