Una de las sagas que marcó la salida de PS3 hará unos años, Resistance venía como candidato a establecer un punto de referencia en la sobremesa de Sony. No solo fue un punto de referencia, si no que eran los cimientos de lo que hoy día es una de las sagas exclusivas más importantes de la compañía Japonesa.

Tras establecerse en el mercado de la sobremesa hizo aparición en la primera portátil de Sony, aunque olvidó sus raíces de shooter en primera persona, PSP mostró un modo en tercera persona fantástico y equilibrado a parte de contener una buena y densa historia.

Ahora le toca el turno a Vita, que aún en pañales reclama piezas de este calibre para desmarcarse de la competencia. Los chicos de Nihilistic Software han sido los encargados de portar una nueva historia de este universo, eso sí, esta vez fiel a la saga.

 

Cuando hablamos de héroes nos imaginamos siempre  a los típicos personajes con capa y poderes, capaces de eliminar hasta al más abominable de los enemigos por mucho riesgo que supongan para el planeta. En esta ocasión la tierra sufre una invasión, la de las quimeras, y no hay super héroes que valgan, un bombero con su hacha reglamentaria tendrá que pelear por salvar a su familia.

Con una llamada cotidiana para apagar un incendio comienza su jornada matutina el hombre que pertenece al cuerpo de bomberos, Tom Riley. Cuando llega al edificio se percata que hay algo distinto, el escuadrón que entra se tiene que separar fortuitamente, Tom se queda solo, con el sonido de las llamas oye gritar a sus compañeros, algo está sucediendo.

Así es como da comienzo la nueva historia exclusiva de la saga Resistance para Playstation Vita, esta vez encarnaremos el papel de un bombero que como anteriormente mencionamos tendrá que luchar por salvar a su familia. Las quimeras están “reclutando” humanos, a saber con qué fines se está realizando tal operación.

Debido a nuestro buen desempeño, nuestros actos harán eco en la sociedad y nadie bajará los brazos, pero no todo el mérito es para nuestro protagonista, el cual siempre va acompañado por una componente del ejército de los Estados Unidos.

La épocas felices de aquellos años se acabaron, Nueva York se ve sumida en lo que parece que nunca llegaría, algo que ya consumió Europa y que ahora viene a darnos el juicio final, entre todos tendremos que estar unidos y convertirnos en Héroes de andar por casa para sublevarnos.

Antaño hablar de un shooter en primera persona para portátiles era algo inviable, posteriormente con la salida de PSP se descubrió el mundillo del analógico en portátiles, ya se comenzaban a ver los primeros atisbos de este tipo de manejo, algo fatigosos pero a la postre plasmaba lo que muchos queríamos ver en nuestras pequeñas consolas. Hoy en día, con Vita en el mercado tenemos a nuestra disposición una herramienta capaz de traernos cualquier tipo de género a la perfección, que mejor que un shooter para darle uso al doble análogico.

A pesar de las virtudes de Vita con respecto a las facilidades que da para el control, Resistance Burning Skies cuesta manejarlo bien al completo, la falta de posibilidad de pulsar los analógicos sumado a la falta de gatillos hace que este título en concreto no se haya plasmado en la perfección.

Contando con todo, Resistance Burning Skies cuenta con un buen manejo, por el que seguro muchos usuarios pasará horas delante de sus pantallas.

Ya dentro del mero esquema jugable, nos encontramos con una disposición de botones que se mezclan con los usos de la pantalla táctil. Como antes hemos comentado, la falta de ciertos botones hace que Vita tenga que suplirlos con la pantalla táctil, y no en todas las situaciones es comodo, por ejemplo, el uso del cuerpo a cuerpo viene posicionado a la derecha de la pantalla para pulsarlo, y como te restringe su uso a su zona de pulsación a veces suceden situaciones incómodas en la que tienes el dedo en Cuenca y cuesta trabajo pulsarlo.

Otro de los usos que se le da a la táctil y que si consideramos acertado es el uso de los poderes especiales de las armas, que pasaremos a comentar a continuación.

El jugador contará con un extenso arsenal de armas que irá consiguiendo conforme avance la historia, este armamento cuenta con poderes exclusivos en cada una de ellas, así por ejemplo el rifle cazador usa el autómata, que consta de soltar una bola electrificada que ataca por si sola a los enemigos, o el mulo usa la flecha explosiva.

El arsenal no solo cuenta con su potencia de serie, a lo largo de la campaña iremos encontrando ciertos cubos con poder extraterrestre que nos permitirá mejorar el armamento, teniendo disponibles dos tipos de mejora, una de ataque y otra de defensa podríamos decir, y solo nos permite tener una mejora por cada atributo.

Una de las bazas principales de Playstation Vita es su potencia técnica, una consola que asegura mantener el tipo con respecto a las consolas de sobremesa actuales no hacen más que nos frotemos las manos por cada juego que vaya a salir esperando siempre lo mejor.

Realmente era una de las características que esperábamos en Resistance Burning Skies, pero hay que decir que se ha quedado en eso, un intento, y pese a ser decente, no es lo suficientemente bueno para estar a la altura de la consola.

No hay que olvidar ante todo que hablamos de una portátil, por ello creemos que no es mal apartado técnico del todo, pero Vita ha demostrado mucho más por ello creemos que este juego lo podía haber dado con algo más de tiempo en el desarrollo.

Las cosas sobresalen por su propio pie, tanto lo bueno como lo malo, y se pueden observar cristales opacos y texturas de generaciones pasadas, como jefes con un detallado y tamaño considerables. Por todo esto recalcamos que a este juego le ha faltado tiempo, simplemente.

Con respecto al apartado sonoro, el juego viene perfectamente doblado y traducido al español, cosa lógica primero por la altura a la que estamos de vida y segunda porque sus predecesores tanto de sobremesa como portátiles también lo hicieron.

Ya en cambio, si hablamos de los efectos sonoros, es otro de los apartados que cojea, no están demasiado bien conseguidos sonidos como los disparos o el propio movimiento del personaje (saltos, caídas…)

El motor gráfico del juego hace que vaya todo perfectamente fluido, punto totalmente a favor, eso sí, no a más de 30 FPS, que a decir verdad se hacen cortos ya en este tipo de géneros.

La inclusión de modo on-line era básica para el estilo de juego que se nos venía encima. Este modo podemos disfrutarlo de distintas formas, siempre eligiendo que seamos un máximo de 8 o de 4 en partida, diferenciándose por partidas grandes o pequeñas.

Parece un número escaso de participantes, sobre todo teniendo en cuenta que el primer Resistance de PS3 alojaba un número considerable de jugadores, pero en esta ocasión está totalmente equilibrado debido al tamaño del mapeado del que disponemos.

Contaremos con tres tipos de juego en 6 mapas diferentes:

Duelo a muerte: Mata a todo lo que se mueve dentro de la partida, no te fíes ni de tu sombra.

Duelo por equipos: Misma premisa que la anterior, esta vez con compañeros de equipo.

Supervivencia: El modo más curioso de jugar, contamos con dos equipos, uno con seis humanos, otro con dos quimeras, la particularidad de todo esto es que si el equipo quimera mata a un humano este último pasa a ser quimera. Ganará la partida el último humano que quede en pie.

A parte de esto, tendremos opción de personalización de armamento on-line y todo será desbloqueable conforme subamos de nivel en el campo de batalla ya que disponemos de un sistema de niveles al estilo COD, donde ganando experiencia subiremos el rango y con ello el número que nos permitirá acceder a nuevo armamento.

Como es lógico, los mismos fallos que encontramos en el manejo offline están también aquí pero con una penalización más severa, la muerte.

A pesar de no ser un modo on-line brillante debido a ser uno de los precursores del catálogo de Vita y al poco tiempo que llevamos con esta entre las manos, Resistance Burning Skies puede presumir de poderte enganchar unas cuantas horas más a parte de su modo historia.

Concluyendo el análisis podemos decir que con Resistance Burning Skies estamos ante el primer intento de Shooter en la portátil de Sony que pese a tener ciertos fallos el juego muestra las posibilidades de la consola junto a lo más importante, el futuro de la misma.

Si quieres ayudar al bombero a salvar a su familia y con ello a New York adelante, tendrás unas horas de diversión aseguradas, más aún siendo seguidor de la saga. El catálogo de Vita cada vez se va nutriendo más, y no precisamente de malos juegos, Resistance Burning Skies es un claro ejemplo del buen camino a seguir por Sony con esta consola.

Pros

  • El uso de las ventajas especiales en las armas
  • El modo on-line
  • Cinemáticas totalmente in-game

Contras

  • Conjunto de texturas en general por debajo de lo que se esperaba
  • El cuerpo a cuerpo a veces es costoso de pulsar
  • Historia corta y no demasiado complicada

 

Facebooktwitter

Deja un comentario