Siempre hemos pensado que las historias bien contada es capaz de eclipsar todo lo que rodea a un videojuego, pero pocas veces podemos hablar de que una historia que no es que eclipse al resto del juego, si no que esta marque a todo el que lo juegue hasta límites insospechados, llegando a tocar la fibra sensible del buen jugador de toda la vida.

Hoy os traemos quizás uno de los ejemplos más claros con el que hemos podido deleitar a nuestros sentidos en los últimos años. Su nombre es To The Moon, y nos llega de la mano del estudio independiente FreeBirds Games.

Así que dejaros de apartados visuales, dejaros de jugabilidades exquisitas, y pasad y disfrutar de una de las obras de arte, en cuanto a la narrativa, que este maravilloso mundo nos ha dado… con ustedes el análisis de To The Moon.

TU ÚLTIMO DESEO

To The Moon, es uno de esos juegos que deberemos tratar con mucho cuidado, y más desde el lado de nuestros sentimientos que desde el más puro afán por disfrutar de experiencias jugables novedosas y maravillosas. Nos encontramos ante un juego que basa todo en su exquisita y maravillosa narrativa, la historia y el guion son la principal baza para hacernos que no nos despeguemos de esta obra desde el primer minuto, hasta pasadas las cuatro horas que viene a durar. Así que no os extrañéis si dentro de este análisis nos centramos expresamente en la narrativa y un su ambientación.

La obra de Freebirds Games, nos cuenta la interesante historia de una pareja de científicos que poseen  una maquina que es capaz, gracias a tus recuerdos, investigar en tu mente y hacer que se cumplan nuestro último deseo por muy difícil que sea, para que así podemos descansar en paz.

Pero no os penséis que este último deseo se hará de forma real,  ya que la ciencia a esto no llega, la maquina que poseen será capaz de manipular nuestra mente y nuestro recuerdos, para que nos creamos que ese deseo ha sido cumplido, como si de algo que hubiese sucedido en la realidad.

La historia comenzará uno de esos días, en los que los dos científicos y doctores, Watt y Rosanlene, llegan tras un accidentado viaje a la casa cercana a un acantilado de un hombre llamado John, el cual se encuentra en sus últimas y agonizantes horas de vida. Este no es consciente de todo lo que le rodea, pero a sabiendas de lo que pudiera pasar antes de entrar en este estado había pedido por favor los servicios de este grupo de doctores.

Cuando estos llegan a la casa, se lo encuentran postrado en la cama, y siendo custodiado por su doctor y por la sirviente, los cuales le cuentan sobre la situación en que se encuentra y sobre cuál es el último deseo que John quiere que se le cumpla antes de que muera. Y cual sorpresa se llevarán cuando les comentan que este deseo no es otro que el poder viajar a la Luna.

Y hasta aquí os contamos, ya que contar algo más será ya contar demasiado, y es una experiencia que deberéis vivir vosotros mismos, para que podáis disfrutarlas como lo hemos hecho nosotros.

Porque la verdad, es una autentica gozada ir descubriendo cada uno de los increíbles entresijos que sucederán en las últimas horas de John. Una historia con una capacidad de trasmitir sensaciones que nos removerá el corazón, ya que la historia nos hará pasar por momentos dramáticos, momentos de tensión hasta momentos de humor, y todo con una sutilidad verdaderamente increíble.

Pero no todo queda en la narración, si no que el guion será increíble, con una importancia a los diálogos magnifica, de los cuales no nos deberemos perder ni una silaba ya que no podemos desperdiciar nada de estos.

Y todo no queda en la narración y el guión, si no que lo que es el bloque de la historia, no pierde calidad en ningún momento, no decrece en ritmo si no que aumenta, y para más inri, nos deja con ganas de más, ya que de tal belleza nunca nadie se cansa.

Muchas son las alabanzas se le puede realizar, solo deciros que sin haber leído el resto de los apartados, ya os lo recomendamos como experiencia literaria y narrativa… obra de arte hecha videojuego.

JUGABILIDAD… QUE MÁS DA

Y os estaréis pensando, que vale mucha capacidad narrativa, pero como videojuego en sí que nos propone y nos aporta… pues sencillo, nos encontramos ante un juego con unas mecánicas jugables iguales que los juegos de rol que pudimos disfrutar en la época de los 16 bits, pero sin que apenas exista acción, ni puzles… la verdad sea cierta, básicamente nos dedicaremos a explorar y descubrir cada rincón de los diferentes decorados para desentramar la historia.

Su control se realizará tanto con el ratón como con el teclado, teniendo solo las teclas de movimiento, y una tecla de acción, sin olvidar un menú al que podremos acceder para ver algunos objetos que recojamos y el guardado de partidas.

Entonces os preguntareis, ¿pero si esto es un videojuego y apenas se juega…? Pues no os preocupéis, por que el poder de la historia es tan grande en este juego, que pese a su sencilla jugabilidad, en incluso en algunos momentos tosco control, nos daremos cuenta que la hemos ignorado y estamos disfrutando como pocas veces hacemos… esa sensación de absorberte sin saber a qué se debe es lo que nos pasa con To The Moon.

Por eso, no queremos centrar más el análisis en este apartado, ya que To The Moon no es grande por él, pero es que además tampoco lo intenta ni le importa.

APARTADO TÉCNICO

Desde el punto de vista gráfico, nos encontramos ante una belleza pixelada propia de principio de los años 90 en la generación de los 16 bits, y aquellos míticos juegos de rol que pudimos y disfrutar en Super Nintendo y Megadrive, es decir, nos encontramos un juego con visión aérea, con estética retro, con decorados y personajes llenos de sprites de una belleza destacable, y animaciones clásicas de la época.

Pese a su apartado retro, nos encontramos con cientos de detalles en pantalla, todo cuidado hasta decir basta, con una paleta de colores perfectamente adaptada a cada momentos de la historia, que nos hará disfrutar de principio a fín.

En cuanto a su apartado sonoro, sencillamente decir que sublime el trabajo de Laura Shigihara la cual ha realizado en la instrumentación, especialmente en piano que nos hará derramar alguna lagrimilla, ya que ambienta la historia de una forma sublime. Además su implementación en cada momento, los cambios de ritmo según la circunstancia, y la variedad y calidad de esta, nos hará recordarla durante años.

El juego nos llega subtitulado al castellano si lo compramos en la web oficial, así que haceros con él en ella, ya que la versión Steam viene en ingles, y al ser una historia tan larga y profunda merece la pena tenerlo en nuestro idioma, cosa que es de agradecer.

NUESTRA OPINION FINAL

To the Moon es autentica oda a la narrativa en el videojuego, demostrando como es capaz de tocar la fibra sensible con una historia maravillosa, con momentos que os hará recordarlo de por vida, y demostrando además un buen juego lo puede hacer una buena historia, sin falta de exigir que tenga un apartado jugable perfecto.

No dudéis en darle una oportunidad a To The Moon, ya que nos lo agradeceréis de por vida este consejo, ya que pocas veces una historia en un videojuego os podrá hacer llorar de emoción como es capaz de hacerla la obra casi literaria de Kan Gao… gracias.

LO MEJOR:

-LA HISTORIA

-La banda sonora es magnifica

-Su retro apartado visual made in 16bits

LO PEOR:

-Jugablemente aporta poco

Facebooktwitter

2 respuestas a «Análisis: To The Moon»

  1. Mira que vi su trailer hace un tiempo y me recordo muchisimo a aquellos juegos de SNES que enganchaban a cualquiera, me pensare si pillarlo pero más adelante jejeje. Muy Buen Análisis destacando que lo más importante es la narrativa y su forma de absorver al jugador dentro de la historia.

  2. Totalmente recomendable y sin lugar a duda una de las historias más bonitas que se han contado en los videojuegos… que a nadie le haga retroceder su apartado visual por favor¡¡¡

Deja un comentario