Análisis: Thomas Was Alone

Las cosas sencillas y simples no siempre son sinónimos de poca calidad, si no todo lo contrario, se puede expresar mucho más con un simple punto que con una espectacular pintura, y el juego que os traemos hoy muestra justamente eso. Su nombre es Thomas Was Alone. Un juego independiente creado por Mike Bithell, y el cual lleva la estética minimalista a su máxima expresión videojueguil.

Pese a ello, ya os decimos que Thomas Was Alone es una nueva joyita independiente a tener muy en cuenta por los amantes de las nuevas experiencias sacadas de las ideas más clásicas, así que seguid leyendo este análisis para poder saber que nos puede aportar este minimalista juego.

HISTORIA

Al igual que el juego, la historia de Thomas Was Alone es ante todo minimalista y personal, en la cual se nos cuenta la historia de las primeras inteligencias artificiales que existen en el mundo, y las cuales se intentarán abrir paso hacia un mundo mejor.

La historia nos describirá cientos de situaciones, nos contará historias, nos hará reír , sufrirá inesperados cambios argumentales, todo contado desde el punto de vista de un mundo cubicular pero con más vida del que podemos imaginar, y el cual, deberéis de descubrir por vosotros mismo, eso sí, una única pega, todo en perfecto ingles.

JUGABILIDAD

La idea jugable de Thomas Was Alone es muy sencilla, nos encontramos ante un juego de plataformas y puzles de la idea más clásica, es decir, utilizaremos las cualidades de nuestro personaje para superar sin morir en ningún momento una fase, la cual nos llevará entre líquidos, salto y resortes de un punto a un punto b… es decir, pura y sencilla esencia.

Pero no todo será tan sencillo como en principio se plantea, ya que para ello cortaremos cada vez con más personajes los cuales llevar a ese punto final. Y es aquí donde reside la novedad del juego, ya que cada uno de los personajes contará con unas diferencias tanto estética como jugables. Encontraremos piezas cuadradas que podrán saltar, otras más rectangulares que flotarán, otras que aprovecharán su forma tan especial, así varios tipos que harán que tengamos que cooperar para completar la fase.

 El juego posee cien fases, y su dificultad va creciendo de una forma muy paulatina y controlada a medida que vamos superando fases, cosa que hará que nuestra adaptabilidad al juego sea magnifica, y nos demás cuenta de que lo manejamos a la perfección casi sin darnos cuenta, cosa que nos hará falta ya que en fases más avanzadas la buena utilización de cada acción será esencial.

El control del juego al igual que todo lo que en él vive es bastante sencillo, basándose casi en su totalidad en la utilización de tres botones y el stick de movimiento. Por un lado encontraremos el botón de saltar, y por otro lado los botones de cambiar de personaje, los cuales nos permitirá elegir que personaje el cual nos ha sido asignado para superar el reto queremos elegir en cada momento.

El control es verdaderamente suave y todo reacciona a la perfección, siendo una autentica gozada podernos mover por los escenarios con una precisión bastante considerable.

En cuanto a los escenarios, decir que está perfectamente pensados para ser disfrutados, teniendo un diseño y una variedad de situaciones dignas de mencionar, ya que no solo será superar zonas si no que deberemos además sobrevivir a los posibles cambios o situaciones que en estas se produzcan.

El juego es verdaderamente adictivo, y las horas que le echemos serán muy gratificantes, dejándonos con ganas de más y más retos, y de disfrutar de una aventura que su supuesta simpleza hace original y entretenida.

APARTADO TÉCNICO

¿Cómo algo tan simple puede ser tan bonito? ¿Cómo puede transmitir tanta vida un simple cuadrado? Esa es las sensaciones que nos hace llegar a nuestros ojos este Thomas Was Alone, ya que nos mete de lleno en un mundo con gráficos sencillos y minimalistas. Todo será cuadrado, con escenarios con un diseño exquisito y con un colorido oscuro, solo destacando en ellos los llamativos colores de nuestros protagonistas.

Protagonistas que hay que decir que son simple cuadrados, los cuales posee un más que notables efectos de físicas, al igual que todos los líquidos y demás elementos que nos encontraremos a lo largo de la aventura.

Pero si hay algo que especialmente destaca son los efectos lumínicos en el juego, los cuales de una forma dinámica le dará ese toque de vida que un mundo tan simple necesita.

Pasando a la parte sonora del juego, decir que en todo momento nos acompañará unas melodías tranquilas y bien implementadas en la aventura que no darán esa mezcla perfecta entre acción y tranquilidad para pensar, las cuales han sido creadas para la ocasión por David Housden.

Por el resto solo escucharemos el sonido ambiente de los escenarios y los sonidos que harán nuestros personaje al moverse o saltar.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

El trabajo que se ha realizado con Thomas Was Alone es verdaderamente destacable, habiendo sido pulido a niveles jugables, y poseyendo un apartado técnico tremendamente particular y original. Un juego donde se demuestra la sencillez y las posibilidades de trasmitir que posee le mundo de los videojuegos.

Un juego diferentes, una gran experiencia en un mundo minimalista… os lo recomendamos.

LO MEJOR

-Minimalista apartado visual

-El guion es curioso y original

-Los controles y su aprendizaje

-Los efectos lumínicos

LO PEOR

-Puede resultar poco original jugablemente hablando

Facebooktwitter

Deja un comentario