Análisis: Total War Rome II

Hace ya casi diez años que la gente de Creative Assembly nos dejó con la boca totalmente abierta con el genial Rome: Total War, el cual a día de hoy sigue siendo un punto de referencia en el mundo de la estrategia del PC.

Pero los años han pasado, y una franquicia como es Total War tenía que recuperar algunos de los momentos más importantes de la historia para adaptarlo a los tiempos actuales. Y tras varios juegos tras ese mítico Rome a sus espaldas, se ha decido de nuevo retomar esa parte de la historia mundial. Por lo que la experiencia será parte esencial de lo que nos van a proponer en esta nueva entrega.

Total War: Rome II es uno de los juegos más esperados de este año en PC, y la verdad que tras haberlo disfrutado entendemos el porqué.

HISTORIA

Este nuevo retorno a la época del gran Imperio Romano, nos sitúa exactamente en el año 272 a.c. Una época convulsa para el Imperio, en la que la ciudad de Cartago y su ejército dominaba todo el Mediterráneo, junto a otras potencias como los griegos y los egipcios. Por lo que las ansias por hacerse con dicho control para el pueblo romano era un sin vivir para ellos.

Además, la cosa no quedaba solo con problemas en el mar, si no que en la parte norte de las tierras romanas, la cosa no estaba mucho mejor ya que los ejércitos galos y germanos también acechaban pendientes al más mínimo descuido del Imperio.

Así que aquí nos encontraremos durante toda la campaña, en la cual todo dependerá de nosotros para que la historia se vuelque y nos de su lado.

JUGABILIDAD

Como ya sabéis, la saga Total War se caracteriza por ser una de las sagas más realista jamás vista en los videojuegos de estrategia, y no solo por la exactitud histórica, si no por lo impresionantemente simulada su parte jugable para que sea lo más cercana a lo que se podía dar en un enfrentamiento armado de cada época.

El concepto jugable se dividirá en dos partes bien diferenciada. Por un lado el juego de tablero por turnos. En el que gestionaremos todos nuestros recursos y ciudades, y en el que moveremos nuestras tropas y demás personajes por el mundo que nos rodea, tanto para entrar en batalla, espiar, llegar a acuerdos, etc.

Y por otro lado, tenemos las impresionantes batallas. Estas son el corazón de la franquicia, ya que nos muestra como vivir una batalla en grandes terrenos con cientos de unidades, y con unas capacidades estratégicas que actualmente ningún juego es capaz de mostrar con tanto realismo.

Una vez entendido el concepto, es tiempo de entrar de lleno en lo que nos espera en este Rome II.

Lo primero que tenemos que realizar nada más entrar al juego es dirigirnos inmediatamente al tutorial. Ya que la gran cantidad de posibilidades que nos ofrece, han de ser explicadas. Y qué mejor que hacerlo con un tutorial interactivo donde se nos explica hasta el último punto del juego con todo lujo de detalles.

Una vez ya dentro del juego en sí, nos tenemos que centrar en el mapa principal, el cual como vemos es algo más grande de lo que nos tienen acostumbrados. Y donde el mar es parte importante de este. Por ello, se han incluido un número de facciones bastante desorbitado, ya que si no parecería vacio.

Este vuelve a tener una ordenación histórica perfecta, donde cada facción puede gestionar sus ciudades y crear otras. Además de tener la posibilidad de mover a sus ejércitos o demás personajes sin crear un conflicto internacional. Pero en esta nueva edición hay que destacar que a parte de nuestras tierras se le ha dado una gran importancia a la parte marítima, así que atentos a ella y las posibilidades militares y económicas que nos puede aportar.

Una vez gestionando las ciudades y regiones, tenemos que estar atentos a varios puntos. Por un lado la economía de la zona y de ordenación de ciudades, y por otro lado la parte militar y tecnológica. Ambas dos no han evolucionado demasiado desde la anterior edición de la franquicia. Pero pese a ello se ha vuelto más ágil y rápida de gestionar.

Otro punto importante a desarrollar dentro de este amplio tablero, es la parta diplomática y comercial. En ellos, tendremos tanto que gestionar nuestra parte política, escogiendo que tipo de gobierno tendremos, como por otro lado la gestión con las facciones que nos rodean.

Ambas partes serán de vital importancia para el avance y buen funcionar de nuestra facción. Ya que a nivel interno debemos de tener siempre contento a nuestro pueblo, y a nivel externo siempre nos conviene mejor tener una buena relación diplomática y comercial, que entrar en una guerra.

La gestión comercial y diplomática se mantiene igual que la anterior edición. Esta se gestionará mediante un menú en el que deberemos pedir y dar para poder recibir, es decir, llegar a un acuerdo.

En general, todo se controla de una forma muy intuitiva y con un interface muy bien ordenado y con facilidad de movimiento por él. Siendo solo criticable en esta apartado, la excesiva lentitud que tendremos que soportar en algunos cambios de turnos.

Una vez gestionado todo, llegamos al punto más espectacular del juego, las batallas. Como ya sabéis, las batallas son masivas y realistas a más no poder. Siendo igual de bien llevadas e importantes las marinas y las terrestres para llevar a nuestra facción a la conquista o supervivencia de este mundo.

Las mejoras en este apartado son interesantes. Desde el punto de vista de la movilidad por el escenario, hay que destacar las mejoras de la cámara, dejándonos ver el terreno desde puntos tan interesantes como el punto de vista “táctico”. Por otro lado tenemos que hablaros de las interesantes mejoras de IA, en especial a la hora de gestionar nuestras unidades, las cuales tendrán una mayor coherencia a la hora de reaccionar moral y mentalmente dentro del campo de batalla.

Dentro de la parte estratégica de la batallas, hay que hablar del nuevo sistema de formaciones. Este nos despliega un nuevo de características que nos hará más sencillo y coherente la ordenación estratégica de nuestros hombres. Otro punto importante dentro de la parte estratégica es tanto la posibilidad de utilizar edificaciones como la posibilidad de asediarlas.

Por último os tenemos que hablar de las batallas navales. Estas por desgracias son mejorables y un poco más faltas de realismo que el resto de las batallas, esperemos que sean mejoradas.

Las unidades en sí, han evolucionado hasta el punto de ser muy humanas. Estas se cansan, se mueven más lento según el terreno, son afectadas en su efectividad por culpa del clima, y así muchas situaciones que nos harán plantearnos las batallas de uno o de otro modo.

En definitiva, un apartado jugable que ha pulido lo visto en la anterior entrega, y que viene con las justas novedades para ser atractivo ante el nuevo y el clásico jugador.

MULTIJUGADOR

El modo multijugador cada vez toma más fuerza dentro de esta franquicia, por lo que esperaros algunas mejoras respecto al anterior juego de la saga. Eso sí en cuanto a modos y mecánicas nos seguimos encontrando con las que lla pudimos disfrutar en Shogun, e incluso habiendo sido recortada alguna.

En esta ocasión seguiremos teniendo la posibilidad de jugar batallas de hasta cuatro jugadores, donde los cuatro ejércitos lucharán por hacerse con la victoria en el campo de batalla. Además también habrá la posibilidad de disfrutar de partidas cooperativas y competitivas en el modo campaña entre dos jugadores. Una opción que la verdad habrá que echarle mucho tiempo.

APARTADO TÉCNICO

Es cierto que el avance en la saga a nivel técnico cada vez se va notando menos. Principalmente porque sigue manteniendo el mismo motor desde hace ya varias entregas. Pese a ello, el resultado visual es una autentica delicia en lo que a la estrategia se refiere. Inmensos terrenos, miles de unidades, cientos de detalles, y todo con una robustez y optimización bastante buena. Habiendo conseguido que el juego pueda llegar a más ordenadores de lo que nos pensábamos.

Desde el punto de vista sonoro nos encontramos ante un juego que viene acompañado de una banda sonora orquestal que le va como anillo al dedo. Esta ambienta a la perfección cada uno de los momentos del juego.

Por otro lado hay que destacar el increíble trabajo que han realizado en ambientar el sonido de batalla, teniendo un realismo totalmente increíble, dando la sensación de estar dentro de ella.

Por último decir que el juego nos llega totalmente traducido y doblado al castellano, a excepción de las unidades que vienen en ingles, raro la verdad.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

La gente de Creative Assembly nos vuelve a enamorar con una nueva entrega de su saga de estrategia. Demostrando que son una de las compañías punteras de esta tipología de juegos.

Este nuevo Total War está muy pulido en cada uno de sus apartados. Y pese a no ser de los más novedosos de la saga, si es cierto que mejora en cada uno de los apartados a los anteriores. Un juego que ningún amante de la estrategia se debe de perder. Solo hay que sentarse frente a él, y sentir que estamos dentro de un campo de batalla, y que tenemos que salir airoso de la contendía, y la verdad, esa sensación nada más que la sabe dar la saga Total War.

LO MEJOR

-La buena documentación histórica

-Lo espectacular de las batallas

-Bien optimizado

-Lo adictivo que es

LO PEOR

-Tiempos de carga

-El multijugador ha sido algo recortado

-Las batallas navales son más flojas que el resto de batallas

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario