ANÁLISIS: Elite: Dangerous

Los años pasan para todo el mundo. Las personas envejecen, y los videojuegos, también. Eso sí, ni los videojuegos ni las personas envejecen de la misma manera. La saga Elite vuelvo con Elite: Dangerous y aunque no lo hace al nivel de su primer título (este es el cuarto) no ha envejecido nada mal, en donde hay que tener en cuenta que el juego ha sabido adaptarse a lo que hoy día se puede exigir.

ANÁLISIS

 Elite Dangerous cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4, XBOX ONE, PC

VERSIÓN ANALIZADA

XBOX ONE

DESARROLLADOR

FRONTIER DEVELOPMENTS

DISTRIBUIDOR

FRONTIER DEVELOPMENTS

.

.

.

VALORACIÓN

8,1

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

La historia,  que no tiene pero os ponemos en situación, nos lleva al futuro, muy lejano, concretamente al año 3300 en donde ya hemos sabido (el ser humano) tener plena libertad de exploración por toda la Vía Lactea, es decir, la galaxia espiral donde se encuentra el Sistema Solar. Bien es cierto que hasta aquí, el juego vive de la ficción, pero los datos de muchísimas de las cosas que iremos viendo y descubriendo, son reales (con márgenes relativos de error obviamente).

Como tipo de juego, Elite: Dangerous es un juego multijugador masivo repleto de acción, en donde el rol, y la estrategia estarán siempre presente y de la que no deberemos dejar al descuido. Es por todo esto por lo que este simulador de naves espaciales puede comer al jugador al principio e incluso al cabo de las horas de juego.

analisis Elite Dan img 002

Una vez que estemos por la Galaxia, “en bragas” casi literalmente, ya que apenas contamos con nada, una nave si se le puede llamar así y calderilla en monedas, empieza el juego. Lo que debemos ir haciendo es coger recursos, explorando las zonas, combatiendo, robando, adquiriendo créditos para mejorar nuestra nave… y algo que no recomendamos no por nada, sino porque perdería gracia el juego, comprando con dinero real estas mejoras o naves. Al principio del juego estamos en una desventaja considerable, algo que quien no sea fan de la saga, o de este tipo de juegos, se las va a ver canutas.

En cuanto al control, la única pega que le podemos sacar es el movimiento brusco de la cámara en ciertos momentos del juego. Quitando esto, y gracias a la personalización libre de casi todos los movimientos, poco negativo hay que decir sobre el control del mismo.

Hablemos de la dificultad y a la vez de la duración. A Elite: Dangerous hay que echarle horas, muchas horas de juego, y esto hará que vayamos cogiendo el hilo de las mecánicas, vayamos aprendiendo sobre los menús, e ir sabiendo qué es lo que debemos mejorar y lo que no, según nos convenga. A más horas, más conocimientos y por tanto, menos difícil, por lo que podemos resumir que la dificultad desaparece, o mengua, con el paso de las horas invertidas de juego.

analisis Elite Dan img 003

El multijugador es la esencia del juego. Aún están los servidores algo vacíos, y aunque funcionan bien, tenemos que darle tiempo, por lo que aún no es un MMO como tal, algo que en cuestión de tiempo se espera con más personas con las que interactuar.

La parte técnica nos ha sorprendido para bien, ya que gráficamente el juego recrea con una gran realidad los astros que vemos, cosa que técnicamente queremos resaltar que realmente es un juego con pocas cosas en las que cargar en la pantalla, pero no siempre saben hacer las cosas bien las desarrolladoras. Ver diferentes planetas, más que las naves con las que también se han sabido recrear de manera notoria, hacen que perdamos un poco la noción del tiempo de juego ya que querremos fijarnos en las estrellas. Por suerte para nuestra partida pero por desgracia teniendo en cuenta el acabado final del título, Elite: Dangerous no es tan inmenso, y puede pecar de repetitivo. El apartado sonoro, destacamos los buenos efectos de sonido que alimentará si hay o no sonido en el espacio, aunque la NASA ha confirmado que sí.

analisis Elite Dan img 001

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

Y como valoración final, Elite: Dangerous es claramente un juego pensado para quienes sean amantes primero de la saga, o si no, del género. Un juego que ofrece una infinidad de horas, y un cierto vicio como MMO que es, la única pega de momento a grandes rasgos, llenar esos servidores para hacerlos más ameno. Una apuesta atractiva, y que ha sabido envejecer con el paso del tiempo, algo que ni las grandes producciones aseguran a día de hoy.
-
facebooktwittermail

Deja un comentario