ANÁLISIS: McDroid

En un mercado cada vez más abarrotado por la cantidad de juegos independientes que se lanzan, se convierte en necesidad imperante destacar por encima de los demás, puesto que la falta de recursos que normalmente sufren los estudios independientes hace imposible que tengan una publicidad suficiente como para llegar a todos los públicos.

Así hoy, os presentamos el título indie McDroid, del estudio Elefantopia, el cual destaca por ser un action tower defense y por su apartado artístico con estética  cel shading. El mismo, que  ya apareció el año pasado en PC, ahora ha decidido dar el salto a las consolas Xbox One y Playstatión 4.

ANÁLISIS

 mcdroid cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

XBOX ONE – PS4 – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

ELEFANTOPIA

DISTRIBUIDOR

GRIP GAMES

.

.

.

VALORACIÓN

6’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Comenzamos visionando la escena inicial en la que nosotros, un pequeño robot llamado McDroid, tiene problemas con su nave espacial, y se ve obligado a aterrizar de manera forzosa en un amenazante planeta. En cuanto ponemos un pie, o pata o lo que tengan los robots cuadrúpedos, en tierra, saldrán del subsuelo unos hermosos bichos decididos tanto a atacarnos, como a destrozar toda la flora autóctona del lugar, convirtiendo el sitio por donde emergen en un vertedero de acido que carcome cualquier cosa que toca, tanto robótica como orgánica. Nuestra misión es salir de allí con vida, y a la vez, acabar con dicha amenaza que está destruyendo la naturaleza y consumiendo poco a poco el planeta.

analisis mcdroid img 001

Como hemos dicho antes, estamos ante un action tower defense, por lo que deberemos de preparar el terreno para defender nuestra posición de las oleadas de enemigos que van apareciendo. Ante todo, debemos de defender nuestra nave a la par que a nosotros mismos, pues si uno de los dos cae, todo habrá acabado. Para ello, podremos adquirir no solo armas, sino también otra serie de herramientas o elementos que ayudaran a combatir el variado elenco de bichos que quiere comernos los circuitos. Por ejemplo, podremos adquirir barriles explosivos, que enterraremos a forma de mina y que explotarán al mínimo contacto con un enemigo; o también podremos hacernos con árboles que ayuden a mejorar nuestro cultivo o que evite la corrosión de nosotros mismos o de la nave.

A través del cultivo es cómo vamos a recolectar la materia prima necesaria para adquirir los medios de defensa que acabamos de nombrar. No tiene mucho sentido, pero la materia prima a sembrar y a recolectar son fresas, enormes y bellas fresas, que al transportarlas por nosotros mismos a nuestra nave, esta nos cambiará por cash para así poder comprar lo que necesitemos. Para plantarlas solo tenemos que esperar a que los enemigos dejen caer unas semillas y colocarlas en el lugar indicado. Aunque existe otra materia prima más dificultosa de adquirir: los diamantes, que se encuentran en ciertos cofres o bichos, y que sirven para comprar otra serie de elementos y herramientas distintas, a la par que para canjear por mejoras de nuestro arsenal.

analisis mcdroid img 002

Tanto la siembra de fresones como la colocación de las defensas están limitadas, puesto que existen para el cultivo ciertos y muy limitados lugares específicos, y para las defensas unos soportes previamente colocados en lugares estratégicos. Esto limita mucho la estrategia a llevar a cabo, puesto que la mayor parte de tu defensa se basará en función del lugar donde estén ubicados estos soportes.

Los enemigos son muy variados, pero todos tienen un denominador común: son bichos feos. En plan gusanos, larvas, caracoles gigantes, plantas que lanzan bichos, arañas que producen lava, y así con toda una amalgama de alimañas. En general son bastantes duros de matar, por lo que hay que estar atentos para mejorar nuestro armamento y que cada fase no se convierta en un infierno. Además no se andan con rodeos, aparecen del subsuelo y atacan al objetivo.

analisis mcdroid img 003

Esta rocosidad, unido al considerable número de ellos que aparecen por cada oleada y las dificultades para trazar una estratégica por la escasez de materia prima y la predisposición de los soportes para armas, hacen que el título tengan una dificultad considerable. Si bien, esta es bastante gradual y la curva de aprendizaje es suave, por lo que no supone un agobio inicial al jugador.

En relación a su apartado técnico no tenemos queja alguna. Es más, nos gusta mucho. Tiene un apartado artístico muy llamativo, con escenarios muy coloridos y vivos. La estética cel shading, luce de forma sobresaliente, haciéndonos recordar el conjunto, de forma indudable, a Borderlands. Además, a pesar de la cantidad de NPC’s que se juntan en pantalla, la tasa de frames no sufre bajadas apreciables que puedan molestar.

En su apartado sonoro destaca su canción principal, que a pesar de acompañar de forma genial al título, es insufriblemente repetitiva, y acaba resultando un tanto machacante. Esta solo nos aparecerá en el menú inicial y en el mapa principal donde debemos de elegir que fase queremos realizar, ya que las propias fases están carentes de música, acompañándonos solamente los ruidos de nuestro robot, los sabios consejos de nuestra nave y el sonido de los mugrientos bichos.

analisis mcdroid img 004

NUESTRA OPINIÓN FINAL

McDroid es un tower defender distinto, debido a su componente de acción, en el que no solo debemos de colocar las defensas y observar, sino que debemos de trabajar de forma constante e ir moviéndonos a través de todo el mapa supervisando que todo esté bajo control. Esto en realidad debería de dar más juego, ya que en principio da pie a más opciones de defensa y de situaciones posibles. Pero a la hora de la verdad esto no es así, puesto que  nos encontramos muy limitados por el previo establecimiento de los “cimientos” de nuestros cultivos y soportes de defensas, reduciéndose la acción a recolectar todo lo que podamos y a reparar los elementos que sufran daños. Aún así, es un buen tower defense, que divierte y que posee una dificultad no variable de motu proprio, pero si muy gradual, que hace que cada fase suponga un reto con independencia de la experiencia adquirida a lo largo de las misiones.
Facebooktwitter

Deja un comentario