ANÁLISIS: World of Final Fantasy

Lleno de amor, lleno de recuerdos, y lleno de sabor del rol japonés más clásico, es lo que nos propone esta saga paralela y muy autorreferencial del universo Final Fantasy. El cual, tras una estética preciosista esconde uno de esos juegos que nos hace sacar una sonrisa a cada segundo que jugamos, y que le hace soltar una lagrimilla a los mayores fans de la saga.

Sin lugar a duda una de las sorpresas roleras del año, que esconde y agrada mucho a todo aquel que quiera enfrentarse a esta aventura donde los turnos, las invocaciones, los villanos más terroríficos, y los héroes más entrañables, se entremezclan bajo la mano de Square Enix y el nombre de World of Final Fantasy.

ANÁLISIS

world-of-final-fantasy-cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – PSVITA

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

SQUARE ENIX

DISTRIBUIDOR

KOCH MEDIA

.

.

.

VALORACIÓN

8’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

La historia nos lleva al mundo de Grymorie, donde dos hermanos gemelos, llamados Reynn y Lann, se ven mezclados en la aventura por recordar todo su pasado, y llevar adelante una profecía que les atañe muy de cerca, y a un poder que les permite capturar unos seres que les serán de vital importancia para llevarla a buen puerto.

Una historia interesante, que es acompañada de una forma de narrarla bastante jovial y simpática, fuera de ese dramatismo constate de otras entregas de la saga. Aquí siempre habrá un chiste para quitarle dramatismo a la situación, cosa que es de agradecer y está bastante bien llevada, ya que de vez en cuando necesitamos en nuestras vidas ese momento de buen rollo entre tanta mierda que tragamos todos los días. Nos ha gustado, la verdad.

Por cierto, mención especial a el universo que se han creado, con cantidad de cameos y referencias a otros capítulos de la saga principal. Cosa que hace que empaticemos mucho más con el mundo, y que atraigan de una forma más tierna a los corazones de todos los fans de este universo.

analisis-world-of-final-fantasy-img-005

Entrando de lleno en la parte jugable. Tenemos que contaros, que nos encontramos ante un juego de rol por turnos en la vertiente oriental del mundillo, con un concepto tremendamente clásico. Es decir, combates donde nos dará tiempo a pensar que hacer, combates aleatorio que nos llegan cuando menos nos lo esperamos, y una gestión de compañeros y menús bastante simple. Y todo adornado con un bonito y simple diseño de interface, que hace que los amantes del jrpg de toda la vida encuentren en este World of Final Fantasy un punto de referencia y de nostalgia trasladado a la actualidad.

Más allá del concepto básico de combate, hay que tener otro punto muy claro dentro del juego… los mirage. O lo que es lo mismo, los seres que deambulan por este universo, y que podremos capturar cual pokemon, para que desde ese momento nos persigan y formen parte de nuestro grupo aventurero. Teniendo cada uno unas características muy especiales con las que nos tendremos que entender para conseguir así el mejor grupo para cada situación.

Hablando de grupo. Otro de los puntos más importantes del juego es la organización de grupos y la tipología de ellos. Lo primero que hay que decir, para entender el concepto, es que los mirages se dividen en tamaños S-M-L-XL. Con estas características en mente, os decimos que nuestros personajes principales podrán formar unas torres de tres personajes, la cual unirá fuerzas para acabar con seres más poderosos, y que tendremos que saber coordinar para sacar el máximo beneficio a la mezcla de sus habilidades como ataque, defensa, magia, etc. La verdad que un concepto difícil de explicar, pero muy entendible nada más estemos unos segundo delante de los simples pero extensos tutoriales del juego.

analisis-world-of-final-fantasy-img-003

Por cierto, hablando de estos pequeños seres… estos tienen la posibilidad de evolucionar (o trasmutarses como lo llaman aquí), lo que hace que sus características y poderes sean algo diferentes, a lo que hay que añadirle la diferenciación de tamaño y con ellos la colocación en diferente zona de las ya nombradas torres.

Un punto curioso dentro del juego es la posibilidad constante de cambiar entre pezqueco o koloso, influyendo a parte de la forma artística, en la forma de organización de los grupos, ya que pasaremos a tener que tomar otra posición dentro de ellos por culpa de nuestro tamaño. Eso sí, a nivel estadístico todo seguirá igual, así que sabed organizaros bien y será de utilidad en algunos momentos donde tengamos una variedad importante de seres y de situaciones que lo requieran.

Antes de pasar a otros menesteres jugables, hay que hablar de las invocaciones, y su importancia a lo largo del juego. Ya que no solo nos servirán como potentes ataques, si no como un apoyo en momentos desesperados que nos parecen muy bien traidos.

Los escenarios son bastante lineales, con muy pocas alternativas de exploración, más allá de algunos desvíos y algunas zonas que no podremos entrar hasta que se cumplan unas condiciones. Siendo por tanto una pena que estos no tengan mucho más que ver que lo que casi seguramente recorramos en la primera vuelta al juego. Una pena este diseño de escenarios, y los más que sencillas acciones de interactuación con este, como pueden ser los puzles.

analisis-world-of-final-fantasy-img-001

Pese a que os hemos hablado de que el modo de combate es por turnos. En este hay que apuntillar, que estos turnos nos llegan tras una barra de tiempo de combate en la que se nos irá dando paso a medida que llegue nuestro icono del personaje al punto de combate. Un sistema que a su vez nos da tres posibilidades de gestionarlos. Un modo espera, en el que todo se pausa y nos deja pensar que hacer en nuestro turno,  y otros dos modos activos en donde la barra no dará tregua y seguirá dando paso a más personajes sin parar .Por cierto, la dificultad cambia muchísimo si decidimos jugar en modo espera, respecto a los otros dos, siendo el primero mucho más asequible ya que nos deja pensar que hacer.

Hablando de dificultad. Decir que el juego es bastante fácil en casi todo momento, eso sí, no os confiéis porque hay ciertos repuntes que os pueden asustar, pero pese a ello, ya os decimos, un juego bastante sencillo y asequible en todo momento, más hecho para el disfrute que para el amargarnos la vida leveando sin sentido.  Destacando ciertos combates que será una mera oda al buen hacer estratégico en esta tipología de combates roleros.

El control en general es bastante intuitivo. Siendo destacable en especial cuando entramos en los combates, el cual nos llevará a la posibilidad de usar dos tipos diferentes de controles. Uno principal en formato circular, donde nos centraremos en elegir las opciones mediante el stick del mando y los diferentes botones asignados a cada acción, el cual es el más accesible y rápido si jugamos de forma activa. Y por otro lado, nos encontramos el modo clásico, en cual podremos acceder con la tan sola pulsación de un gatillo. Este es totalmente igual al de los juegos más clásicos de la saga, así que con esto queda dicho todo.

Como es de esperar, cada personaje tendrá su respectivo árbol de habilidades. El cual, mediante puntos de experiencia que nos irán dando cada vez que subamos de nivel, podremos ir desbloqueando unos orbes con diferentes cualidades, poderes o mejoras. En un formato de entramado, en el cual nos tendremos que pensar muchas veces qué camino tomar. Si es cierto que puede que lo completemos en pocos niveles, por no ser excesivamente extenso, eso sí, si nos da por transmutar al personaje esto será ya más amplio ya que algunos seres pueden llegar a hasta tres mutaciones más.

Por último, hay que decir que le juego nos puede llevar completarlo en su historia principal en tonos a las cuarenta horas, las cuales se aumentarán al doble si nos centramos en realizar las secundarias, los modos extras como el Coliseo o los Viajes Astrales, o si nos centramos en recolectar hasta el último mirage. Así que hay juego para disfrutar mucho tiempo, cosa que agradecemos ya que es terriblemente agradable y entretenido de jugar. Y a lo que si le unimos un modo versus para jugar contra amigos e intercambiar seres, la cosa es ya demencial.

Entrando en la parte gráfica, solo nos queda limpiarnos las lágrimas de pasión debido al precioso diseño artístico que posee este juego. Y es que entendemos que no es un portento gráfico, pero también tenemos que entender que cada personaje y lugar está hecho con un mimo y un amor que aún no se había visto en lo que llevamos de generación.

analisis-world-of-final-fantasy-img-002

Y es que desde el diseño de escenarios, pasando por el precioso modelado de los propios personajes, como la implementación de un buen numero de efectos, hacen de este una autentica maravilla para nuestros ojos, sabiendo sobradamente que no nos encontramos ante ningún portento técnico, pero con ello se demuestra que una buena dirección de arte hace muchísimo en el acabado final de un juego.

Por otro lado está la parte sonora, la cual posee también un nivel muy considerable. Especialmente en la parte música, llena de preciosas melodías. Y por otro lado el buen trabajo de doblaje al ingles y traducción a nuestro idioma que se ha realizado. Siendo destacable la adaptación de los textos, ya que sin ella la historia y los personajes no tendrían el carisma que nos llega a nuestros sentidos.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

-

En conclusión. Ya solo nos queda dar la enhorabuena a Square Enix, por el muy buen trabajo que han realizado con este World of Final Fantasy. Tocando la fibra sensible de los más roleros japoneses de todos los tiempos, y a los amantes y fans de la saga, ya que tanto a nivel nostálgico como jugable trae a mucha gente muchas buenas sensaciones.Es cierto que no podemos perdonarle defectos como la dificultad, o la simpleza en algunos apartados, pero el cariño que se ha puesto en esta entrega del universo, en su diseño o en el desarrollo de la historia y de los personajes, supera con creces todos esos otros problemas. Y por ello, lanzamos a este World of Final Fantasy al listado de las grandes sorpresas de este 2016, y el inicio de una saga que puede dar mucho de sí a todos los j-roleros que siguen enamorados del clasiquísimo.
-
facebooktwittermail

Deja un comentario