Está más que claro, si leéis todos mis análisis de los juegos de Amanita Design que mi amor por la desarrolladora está más que marcado a fuego en mi corazón jugón. Y es que desde aquel pequeñito pero maravilloso primer Samorost ha sabido su sello más que especial en todas sus aventuras.

Un sello que vuelve a aparece en la nueva obra del estudio que me traigo hoy entre mano, y que consigue traerme toda la esencia que busco en sus producciones, donde la belleza, la particularidad y las buenas ideas se suelen mezclar de una forma tan bien hilvanar que tras terminar uno no puede quitar de su rostro una sonrisa de satisfacción por la experiencia vivida.

Fecha de lanzamiento: 22 JULIO 2020
Desarrolladora: Amanita Design
Distribuidora: Amanita Design
Plataformas: PC- PS4 – XBOX ONE – SWITCH
Versión Analizada: PC
Idiomas Voces/Texto: NO/ESPAÑOL
Número de jugadores: 1

NOTA: 8

Metiéndome ya dentro del juego y del universo, y como os imagináis los seguidores del estudio, se nos vuelve a plantear una aventura narrativa, donde se incluye una línea bien marcada a nivel argumental, donde los puzles toman la principal referencia mecánicas del juego.

Un juego que deja a un lado los clásicos point and click de los anteriores juegos, para darnos una movilidad mucho más variada que, aunque no cambia la finalidad si consigue darle esa sensación de control absoluto sobre la situación.

Hablando de situaciones, como ya os digo el juego incluye un gran numero de puzles, donde los entornos forman parte de ellos, y donde más allá de los clásicos pulsadores y palancas, se han introducido dos puntos muy reseñables; los enemigos y la luz. Uno enemigos que forman parte importante de la propia resolución de los puzles, y dependiendo de su reacción podremos plantear y concluir los diferentes acertijos con éxito. Unos enemigos que temerán a la ya nombrada luz, la cual una vez los alcance los transforma en diferentes objetos que nos vendrán que ni pintado para resolver el puzle. Así que todos muy disfrutables, con la justa medida de dificultad e inteligencia, e introducidos de una forma muy inteligente respecto a la narrativa.

Por cierto, la cosa no queda solo en los puzles ya que, como curiosidad, y para ayudar un poco a varias el ritmo de juego, se han incluido una serie de pequeños juegos dentro de unos cuadros, que sinceramente me han parecido todo un amor en cuanto a ingenio y creatividad, deseando en todo momento de que me encontrara con uno de ellos.

La aventura se me ha pasado volando, y es que esas ocho horas llenas de buenos momentos, puzles interesantes, y zonas de pequeños juegos, se entremezclan inteligentemente para llevarnos de la mano de una interesante historia, que ciertamente no es especialmente compleja a la hora de avanzar por ella, ya que como suele ser habitual en los juegos de la compañía es más importante lo que nos presenta y el ritmo al que fluye que nos comamos la cabeza para ser capaz de superar una zona o puzle.

Hablando de la historia, la verdad que me ha gustado mucho, ya que vuelve a hacer gala de la forma narrativa visual tan particular que tiene este estudio. Y es que siempre se han caracterizado con trasmitirnos y darnos a entender que está sucediendo y los sentimientos de nuestros personajes sin necesidad de una sola palabra. Eso sí, en Creaks me he encontrado con la historia más confusa y compleja de entender de todas las que el estudio ha planteado hasta ahora, cierto es que se disfrutar y terminas por empatizar con el universo y sus personajes, llevándonos de la mano de un universo tan especial y particular que enamora.

Por lo que se refiere a su parte técnica, uno vuelve a gozar de ese espectáculo artístico que son todos los juegos de Amanita. Y es que han conseguido plantear un concepto surrealista, artísticamente precioso, y con un trabajo tanto en colorido como en animaciones de lo mejor que he visto en sus juegos. Todo esto acompañado con una preciosa y bien implementada banda sonora, y una ambientación que te mete de lleno en el universo.

Está claro que Creaks me ha dejado verdaderamente encantado. Y es que consigue, en primer lugar, traer un universo lleno de imaginación, de curiosas situaciones, y de una belleza más que reseñable.  A lo que se le une que me he encontrado con una aventura que consigue trasmitir todos los conceptos jugables que Amanita ha ido introduciendo juego tras juego, es decir, una aventura donde los puzles y la imaginación argumental se entremezclan para hacer disfrutar al jugador sin demasiadas complicaciones, pero si demostrando que hay inteligencia y un precioso nuevo mundo que descubrir detrás de este particular y precioso Creaks.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Amanita Design

Facebooktwitter