Y es que no paro ni un segundo de encontrarme con una nuevo roguelite dentro del maravilloso catalogo indie, que no para de aparecer por todos los rincones digitales de este maravilloso universo. Y la cosa está en que además lo hace con una calidad, un buen trabajo, y unas ideas que, pese a la saturación del concepto, te hace querer uno y otro más cual droga dura fuese.

En esta ocasión le ha tocado el turno a la buena gente de Team 17, y el colorido y alocado proyecto desarrollado por el estudio indie Aggro Crab, el cual me ha dejado encantado con su divertido juego, con curioso universo, y con algunos puntos que lo hacen verdaderamente especial dentro de un género, como ya os digo, tan trillado en los últimos tiempos.

Fecha de lanzamiento 24 SEPTIEMBRE 2020
Desarrolladora Aggro Crab
Distribuidora Team 17
Plataformas PS4 – XBOX ONE – PC- SWITCH
Versión Analizada PC
Idiomas Voces/Texto NO/ESPAÑOL
Número de jugadores 1

NOTA: 8

Lo primero que hago siempre es dejar claro a que me he enfrentado, y como ya os comento desde un inicio, aquí regresamos a un juego de mazmorreo, con ese toque roguelite que tanto gusta, donde la muerte y la evolución de nuestras características y habilidades irá unido claramente a nuestro avance en el juego. Siendo curioso en esta ocasión la importancia que se le ha dado a los diálogos y a conocer a cantidad de gente particular que nos mete muy de lleno en este laboral universo.

Como buen juego del género, todo se va a basar en la lucha y supervivencia en cada una de las zonas que vayamos visitando. Y la verdad que este se ha planteado realmente bien, siendo muy dinámico y variado, y en el que os tengo que destacar, por un lado, la importancia que se le ha dado en esta ocasión a poder marcar enemigos y centrarnos en ellos, encontrando un sistema de fijación de enemigos bien llevado, y que nos obliga a saber controlar a la perfección para poder avanzar y gestionar el combate. Y una obligación de saber bien gestionar nuestra movilidad por los escenarios, donde saber esquivar y posicionarnos va a ser esencial.

Y, por otro lado, la posibilidad de usar prácticamente todo lo que hay en el escenario como arma. Unas armas por lo tanto muy variadas, ya que lo mismo podremos matar con un lápiz o una silla que, con un palo, sin contar autenticas locuras que nos llega ofrecer. Eso sí, hay que tener muy en cuenta dos factores en cada arma. Uno seria la durabilidad de cada arma, las cuales se desgastan con el uso. Y, en segundo lugar, y muy importante, que cada arma tenga unas posibilidades y características que te obligan a tener que adaptarte a ella. La verdad que un punto muy divertido, que nos obliga a aprender que arma usar, contra quien usar, y ante todo a gestionar una durabilidad que marca el devenir de nuestro potencial.

Las mazmorras, son un punto esencial en un juego de este tipo, y la verdad que el juego las genera correctamente y consigue que la evolución por este universo nos vaya despejando y dando a conocer interesante lugares y situaciones que nos motivan a seguir adelante. Eso sí, por desgracia esa generación no es todo lo variadas que uno quisiera, habiéndome encontrando con la sensación de haber estado allí antes muchas veces. Pero ya os digo, no están nada de mal.

Por otro lado, los enemigos son variados, de muchas clases y formas de actuar, por lo que para acabar con ello de la forma más efectiva tendremos que estudiarlos, y tener claro sus movimientos y actitud para que no nos supongan un quebradero de cabeza, en un juego donde la muerte está siempre tan cercana.

Eso sí, pese a que la muerte suele ser habitual, se ha implementado muy bien y de una forma muy justa un sistema de mejoras, y un buen concepto de potenciación que me aliviaban mucho más una experiencia durilla en cuando a dificultad. Siendo especialmente destacado en esta parte la interacción en el nexo central del juego con una serie de personajes, que más allá de sacarnos las risas y mandarnos misiones, que pueden ser de lo más absurdas, ponen de su parte para gestionar este sistema de habilidades y mejoras que nos hacen ser más fuertes.

Con uno de los puntos que mejor me lo he pasado, es sin lugar con su historia, y no tanto por la profundidad de ella, sino por lo bien guionizada que está, y los bien llevada que está hacia un humor ácido y cruel, pero lleno de amor, que nos deja claro lo mal que está el mercado laboral, como se trabaja en cada sector, y ante todo, lo que será capaz uno de hacer por mantener un curro en los tiempos que corren. Y es que tomar el papel de Jackie Fiasco en la clásica empresa que nos toma como persona a practica o esclavo, y empezar a mandar variados paseos de dudosa importancia para nuestro curriculum, va a conseguir que no paremos de reír, que nos topemos con curiosas historia, personajes estrambóticos, y en general, un universo muy redondo que no deja títere laboral sin cabeza, y donde la interacción con personajes para conocer sus pensamientos, formas de ser, y motivaciones son el gran punto de inflexión que hace de este Going Under especial.

A nivel visual es verdaderamente curioso, y es que dentro de ese minimalista hiper recargado de colores universo, se encuentra un apartado artístico lleno de detalles simpáticos, y ante todo realmente imaginativos como todo lo que el juego emana. Y es que se nos presentan unos escenarios y, ante todo, personajes llenos de carisma, de buen rollismo visual, y de un diseño que algunos casos me han parecido genial. Además, todo ello acompañado de unos escenarios muy bien tratados, con detalles minimalistas pero minuciosos y diferenciadores en cada zona, y con una gran cantidad de objetos en espacios no especialmente grandes que hacen que entrar en nuevas zonas sea un chute de elementos y de color que nos va a dejar muy tocados de amor por su diseño.

La parte sonora tampoco se queda atrás. Con una buena y cómica ambientación, una correcta y divertid banda sonora, y unos textos a nuestro idioma muy bien traducidos, siendo ideal dentro de unos dialogo tan coloquiales y corrosivos a la vez.

Going Under es un juego verdaderamente especial, tanto a nivel jugable como por todo lo que lo rodea a nivel narrativo y visual. Y es que consigue traer unas mecánicas que todos conocemos, pero que sabe tratar realmente bien, consiguiendo mantenernos enganchados a su loco universo durante un buen número de horas, y siempre siendo un placer regresar a ver a sus personajes, llenos de carisma, sentido del humor e incluso crueldad, que nos consigue mantener la sonrisa durante todas esas partidas que echaremos hasta concluir con uno de los roguelite sorpresa de un año que no para de darnos maravillas jugables dentro de este género.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Team 17 Digital

Facebooktwitter