Cuando hablamos de un clásico de la industria y en este caso valoramos, hay que hacerlo desde el máximo respeto y con la mayor precisión posible. Ansiábamos tener en nuestras manos Twisted Metal, para comprobar que habían realizado en este título exclusivo de PS3. Y hemos descubierto que destila sangre, acción, destrucción, explosiones, velocidad, heavy metal y mucha diversión, no exenta de dificultad. No solo se trata de un juego deathmacht, si no que amplía la propuesta con un modo historia muy interesante y un modo multijugador frenético con muchísimas horas de aniquilación Juego que no desmerece en absoluto a la saga.

Todo esto nos deja un juego bastante notable, que ocupara un lugar bastante destacable en el género arcade, ampliando el espectro de este tipo de juegos en la actualidad. Me dispongo a comentaros que os encontrareis en el mundo de Calypso.

 

En este Twisted Metal se ha incidido especialmente en darle volumen y profundidad al modo de juego individual o modo campaña. Para ello han utilizado una presentación fantástica con videos de los personajes, rodados con actores reales mezclados con imágenes de cómic,  mostrando de manera más que entretenida las historias de nuestros personajes. Aunque se ha realizado un gran empeño el guion tampoco es que sea la panacea, pero cumple su propósito, que es dotar de un trasfondo a todas las batallas que tenemos por delante.

 

La historia nos muestra el resurgir de la competición Twisted Metal de las manos de Calypso. En esta, nuestros personajes trataran de conquistarla para así poder pedir un deseo  a Calypso y cambiar parte de lo ocurrido en su pasado.

Como veis es simple, y una vez acabadas las tres historias que lo componen, aun habiendo satisfecho nuestra curiosidad nos queda la impresión de que podríamos haber jugado un poco más. Aunque lo que nos importa es reventar todo a diestro y siniestro.

Tanta locura no podía ser fácil de manejar desde un principio, por mucho arcade que se precie. Esto no es negativo, pero hay que tenerlo en cuenta cuando empezamos a manejar nuestros vehículos, conducir y disparar a la vez es algo complicado, y requerirá de toda nuestra pericia asesina para dominar ese arte. No solo se trata de huir como gallinas como si fuese un Need for Speed, aquí tenemos que matar.

Lo primero de todo será elegir la configuración de botones que más nos interese, pues usaremos todos y cada uno de los botones para controlar, la velocidad, las armas y el sistema ofensivo o defensivo del vehículo, por ejemplo en el elegido por un servidor, utilizando el pad de direcciones para la selección de armas, los gatillos para ejecutar los disparos tanto especiales como genéricos, el L1 R1 para seleccionar las armas en la barra de la pantalla o determinados combo, los turbos pulsando el sticky y con el resto de botones aceleramos, frenamos o derrapamos, un movimiento que sin duda nos servirán en muchos momentos del juego para darle la vuelta a los enfrentamientos.

Tenemos tres niveles de dificultad, con su máximo exponente en el denominado Twisted que será increíblemente duro. Nuestra barra de energía no se regenerara automáticamente, aquí hay que apechugar con lo que se nos viene encima. Además los adversarios tendrán una tendencia asesina hacia nuestra persona un poco evidente. Lo que hace que la curva de dificultad sea bastante alta. Pero es un arcade y esto no es un fallo, sino todo lo contrario, se trata de que sea un reto aniquilar y destruir. Esto consigue que nos enganchemos una vez adquiridas la pericia necesaria, y no soltemos el mando una vez aprendemos a manejar nuestras armas de destrucción sobre ruedas.

En cada partida podemos elegir hasta tres vehículos, cada uno si queremos con diferentes características, pudiendo observar además variaciones de control, según el vehículo que utilicemos. Influirá en ello el peso y el tamaño. Digamos que hay cuatro opciones, la más sencilla de manejar y más movilidad nos ofrece, como por ejemplo el helicóptero. Luego tenemos los coches más ligeros y pequeños, o la motocicleta, que son más rápidos pero menos resistentes a los impacto de nuestros enemigos. En tercer lugar la gama media, que serian los más equilibrados, en resistencia y velocidad. Y por último los camiones o carritos de los helados, que sin duda no batirán en velocidad a ningún bólido pero aguantaran un sin fin de explosiones y además podrán cargar con las armas más creativas.

Para nuestro particular armaggedon disponemos de un montón de armas. Por enumerar unas cuantas, están los misiles normales, los misiles teledirigidos, las ametralladoras de distinto calibre y distinto sistema de repetición, bombas lapa, minas anti-persona, rayos eléctricos, o armas defensivas como los escudos, etc. Todas estas son comunes en mayor o menor medida entre los vehículos, pero hay diferentes armas especiales. El carrito de los helados se convierte en un robot gigante durante un determinado tiempo, el helicóptero puede lanzar napalm como si de apocalipse now se tratase, una sierra mecánica lanzada, o el cadáver que deja caer la ambulancia son muestra de ellas. Cada arma dispondrá de un tiempo de recarga, que variara en mayor o menor medida según la potencia del arma, siendo las más destructivas las que tardaran mas en cargarse.

El modo individual está dividido en tres historias, en las que manejaremos a Sweet Tooth , Mr.Grimm y Doll Face, en este orden y sin posibilidad de cambiarlo. Cada una de ellas tendrá una determinada dificultad, iremos superando diferentes mapas, y diferentes situaciones, para que al final de su corto desarrollo, un jefe final nos ponga en aprietos como todo buen arcade que se precie. Las misiones que nos encontraremos durante el transcurso de la campaña son muy diferentes unas de otras, podremos enfrentarnos a un Juguetear, que es un camión destructivo, también carreras para activar explosivos incrustados en los demás coches o acabar con determinados personajes que se nos presentan.

Aun así, lo mejor del juego sin duda es el sistema multijugador, que es donde se explota todos los puntos fuertes del modo arcade. Aun así hay que comentar el enorme problema que tiene el juego con las conexiones en los diferentes servidores. Y un lag debido a la carga gráfica que muchas veces no es capaz de soportar. Estos se han ido mejorando a base de parches, que poco a poco nos han dejado disfrutar del Twisted Metal Online. Como iba diciendo siempre y cuando no tengamos este problema, disfrutaremos de un gran multijugador. Podremos intentar matarnos en modo local hasta cuatro jugadores en una misma consola, y dieciséis en las partidas online. Los modos de combate, son Enfrentamientos a Muerte, individual o por equipos, Ultimo Hombre en Pie, el modo Arma Nuclear donde tendremos que por equipos defender o asaltar una zona mediante un misil que conseguiremos al capturar al líder del otro equipo y sacrificarlo en nuestra base, y el modo Cacería, que consistirá en destruir al jugador que nos indique el juego. Todos estos modos nos proporcionaran un sin fin de horas jugables.

Según vayamos progresando y machacando enemigos, ganaremos puntos de experiencia que nos servirán para conseguir nuevas armas y coches exclusivos que pilotar online.

Finalmente hay que mencionar que podemos jugar a pantalla partida el modo historia con algún amigo , y hacer que otra persona más , disfrute de la destrucción

Algún arma dispone de la opción de apuntar automáticamente Podremos cambiar de objetivo fácilmente si es necesario. En los recorridos por los que se desarrolla el juego encontramos también armas dispersas que nos servirán de ayuda. Los encontraremos si recorremos hasta el último lugar de cada fase.

Los escenarios nos brindaran según el modo de juego, opciones insospechadas en nuestra batalla. Todos y cada uno tiene sus características especiales debido a la interacción con el mismo. Arrasaremos con el mobiliario urbano y destruiremos todas las estructuras que se nos antojen según usemos un arma u otra. Además, en los escenarios encontraremos varias formas de recuperar nuestra salud. El primero de todo será pasando por encima de los marcadores de salud que podemos recoger por los escenarios. El segundo será dejar nuestro coche en el garaje, elegir otro de los dos de los que disponemos y dejar que se recupere lentamente. Y finalmente acceder al trailer que hay en cada recorrido que nos llenara la barra de salud.

Un sistema de control diverso y complejo, no exento de la adicción necesaria, que requerirá de tiempo para su control pero con unos resultados excelentes con el paso del tiempo.

Twisted Metal nos ofrece una estética lúgubre, oscura, sangrienta y  en algunos momentos aterradora, tal y como son los personajes que nos muestra. Es un juego adulto, y desde las primeras imágenes nos damos cuenta de ello. A algunas personas no les resultara atractiva este diseño artístico, pero está hecho a conciencia, para ser coherente con lo que jugamos. Las secuencias de video rodadas por actores reales que nos presentan a los personajes y que nos acompañan durante todo el modo historia, llaman realmente la atención, y muestran todo tipo de imágenes sanguinolentas, aunque no tantas como nos gustaría, pues debido a la censura, aquí en Europa nos han dejado con la sangre en los labios, y vemos recortada la libertad de expresión de los desarrolladores. También han censurado determinadas armas, cambiándolas para que su puesta en escena fuese más light.

En el aspecto técnico más crudo, podemos observar que el caos recreado de una manera muy correcta. Sorprendiéndonos gratamente durante el juego  gracias en gran parte a la interacción casi total con el entorno, unos efectos visuales de los coches y las armas espectaculares, y un nivel de detalle e iluminación casi sobresaliente. Los frames por segundo son muy estables, algo digno de elogiar, vista la infinidad de vehículos, explosiones, destrozos que podemos a llegar a ver en cada escenario a la vez. Como le ocurre a más de un juego en la plataforma de Sony, el sistema online sí que no soporta con tanta fluidez el desarrollo de las partidas. Fallo este que no empaña en su totalidad el gran trabajo realizado en este motor gráfico.

El diseño de los vehículos y los personajes, respetan los creados en ediciones posteriores de la saga, añadiendo nuevos elementos que no desentonan. Su nivel de detalle es bastante decente, y podemos observar gran cantidad de elementos durante el juego.

Hay ocho escenarios en los que podremos sembrar la destrucción por doquier. Estos a su vez disponen de sus variantes, según el momento en el que estemos en el modo historia o el modo de juego que juguemos, añadiendo así variantes  y diversas opciones, dándole mayor profundidad al juego. Si queremos  destruiremos casi todo lo que se nos antoje, pues el motor gráfico nos permite derribar las estructuras creadas más inverosímiles, no solo los edificios. Desde parques de atracciones, suburbios estadounidenses, hasta parques, centros comerciales o complejos industriales.

Twisted Metal va de cara en cuanto a lo que ofrece, y lo que ofrece es sangre, gore y destrucción, y eso lo muestra perfectamente sin lugar a dudas con un motor gráfico muy optimizado para PS3, destacando entre lo ofrecido actualmente para la consola.

[nggallery id=232]

Sin duda alguna uno de los aspectos más destacados del juego. Este hará las delicias de los amantes del heavy más duro, con su banda sonora intachable y un doblaje al castellano digno de cualquier película, con la colaboración de grandes de la industria como Alfonso Valles. Algo que no sorprende después de ver cómo han invertido en la presentación de escenas mediante secuencias reales. También hay varios momentos durante el juego en los que podremos oír las voces dobladas al castellano en el transcurso de las carnicerías mecánicas mediante un narrador que nos indicara lo que vamos consiguiendo. La edición de sonido no tiene crítica ninguna, pues los efectos de sonido son impecables. En cuanto a las canciones licenciadas, es loable el esfuerzo realizado por adecuar estas al juego, y a su puesta en escena gore, agresiva y destructiva, eligiendo las canciones idóneas de artistas de la talla de Iggy pop, Rob Zombie , Sepultura, Judas priest, entre otros. Nos da la posibilidad de cargar nuestras propias listas de reproducción guardadas en la consola, pero recomiendo encarecidamente darle una oportunidad a las pistas que trae e Twisted Metal, son geniales.

Hoy por hoy no hay mejor juego de destrucción arcade. Una vez dominado, pasaremos un sin fin de horas delante de nuestras pantallas siempre que el online nos lo permita y no nos hayamos pasado la campaña individual muy rápido. Un más que digno representante de la saga en su versión de las consolas de nueva generación. Aunque podremos realizar autenticas barbaridades durante el juego que no han sido eliminadas, volvemos a quejarnos y comentar que toda censura, por muy breve que sea, es un paso atrás. Por lo demás Twisted Metal ha conseguido lo que pretendía ser un juego arcade,  frenético, violento, entretenido, macabro y con una jugabilidad diferente.

Pros

  • Un multijugador frenético
  • Sangre, explosiones y destrucción sin fin.
  • La banda sonora que acompaña todo este festival gore.

Contras

  • La censura, ni que viviésemos en el régimen.
  • Que debamos esperar parches para corregir el modo online.
  • Corta duración del modo individual.

Facebooktwitter

Deja una respuesta