Muchas veces las cosas pasan porque tienen que pasar. Y si una cosa se cancela o se paraliza, es porque por normal general algo está saliendo mal. Y justamente esto es lo que deberían haber tenido que tener en cuenta desde la desarrolladora Eutechnyx, la cual no es novata en este mundillo, ya que lleva funcionando como tal desde 1987.

Pero la cosa es la que es, y han terminado sacando al mercado bajo la distribución de Deep Silver, Ride to Hell: Retribution. El cual por desgracia nos ha costado sufrir en nuestras carnes para poderos traer hoy este análisis.

Así que amantes del motor, las bandas moteras, y todo lo que rodea al mundo de baretos americanos, este no es vuestro juego… pero leed el análisis porque lo mismo encontráis algo que no hemos sido capaces de encontrar nosotros.

HISTORIA

La cosa empieza desde un primer momento bien caldeadita. Y no por la intensidad que posee en los primeros minutos. Si no porque desde ese mismo momentos nos encontramos con una abstracta e irreverente acumulación de situaciones sin sentido. Las cuales nos darán la sensación de estar montadas al azar, para demostrar las posibilidades del juego, ya que lo que es historia no aporta.

Una vez pasado esos minutos de perplejidad interactiva. Nos metemos de lleno en una historia de un motero ex soldado, que regresa bastante reconvertido a su ciudad natal para retomar su vida normal. Pero la muerte de un ser querido, hará que todo vuelva a ser como era antes, y se lance a las calles y carreteras para vengarse de los que han acabado con la vida de este.

Una historia mal narrada, mal guionizada, y mal llevada. La cual sufre de diálogos incoherentes y fuera de lugar. Pero que aunque parezca mentira, es de lo más correcto del juego.

JUGABILIDAD

Ride to Hell Retribution, nos trae una maraña de géneros, intentados meter dentro de un sandbox de una forma bastante curiosa. Este intenta entremezclar una especie de mundo abierto, con un juego de acción con motos, y un juego de acción… y como leéis, decimos “intenta”. Porque como iréis leyendo a continuación, nos encontramos ante un autentico desastre videojueguil.

Hay que empezar hablando de la idea de ser un juego de mundo abierto, lo cual por desgracia no consigue. Primero porque diferencia las zonas en forma de fases muy diferentes. Y por otro, porque cuando nos encontramos en una zona más abierta no tenemos nada que hacer más que realizar la misión que nos cuenta la historia. En ellas como mucho, podremos dedicarnos a recolectar dinero de enemigos y misiones, y hacer mejoras en nuestro equipo y en nuestra moto, pero que apenas notaremos.  

Pasando a la parte de conducción, que podemos decir… simple a más no poder. Además no solo la simpleza es parte mala, sino que además a ello se le une situaciones absurdas como; el rebotar con los laterales de la carretera, morir al colisionar cuando el juego quiere, y así un largo etcétera. Hace muchos años esto hubiese sido casi normal, pero es que es inconcebible hoy en día tantas errores en la parte de conducción.

Por cierto, como buenos moteros podremos batallar desde encima de la moto, teniendo una buena dosis de QTE raros y simplones cuando vayamos conduciendo, o un sistema casi incontrolable de disparo cuando vayamos de paquete. ¿Es que han hecho algo bien?… en fin…

Siguiendo adelante, ahora le toca el momento al control cuando nos bajamos de la moto. Al igual que pasa cuando estamos sobre ella, todo es brusco, sin sentido y funciona lo justo para poder completar la situación. Los combates son toscos y aburridos, y no termina uno de controlar a quien golpea. Pero peor es aún la parte de disparos, la cual es muy brusca a la hora de su control. Con un sistema de cobertura ineficaz, y con situaciones en la que será mejor llegar al cuerpo a cuerpo que a disparar… imaginaos como será la cosa.

Llegando al momento de hablar de los enemigos. Es normal que al ser matones, borrachos o drogadictos las neuronas las tengan quemadas. Pero el que estos vaguen por el escenario sin sentido alguno ya es otra cosa. Estos se dirigen hacia ti sin sentido, se quedan bloqueados contra cualquier objeto, y lo más sangrante y espectacular, solo mueren si les disparamos a la cabeza… Si si lo que estáis leyendo… os juramos que hemos frito a tiros a varios tíos en el cuerpo y no ha pasado nada, ha sido disparar a la cabeza y morir de un solo tiro… demencialmente loco.

El juego nos durará unas largas diez horas. Llevándonos a cantidad de cambios sin sentidos de jugabilidad, situaciones salteadas, y un constante corte en la acción por escenas cinemáticas bastante especial. Uno autentico desbarajuste.

APARTADO TÉCNICO

Pero si la cosa podría ser mala. Llegado a ciertos niveles que saltan tanto a la vista como al oído lo defectos… la cosa puede ser ya desastrosa.

La verdad que no sabemos por dónde empezar a despotricar del juego dentro de su apartado técnico, ya que hemos soltado tanta bilis en anteriores apartados, que pocas fuerzas nos quedan para seguir escribiendo.

Empezando con su apartado visual, nos encontramos ante un juego que lo primero que salta a la vista son los bastantes simples y feos diseños, tantos de personajes como de escenarios. Estos primeros destacan especialmente por su nefasto modelado, por su movilidad bastante brusca, y por unos detalles y texturas horribles.

En lo que a los escenarios se refiere. Llevan consigo las mismas taras y problemas que los personajes. Con diseños simples, sin vida, y con cantidad de falta de efectos bastante cantosa.

Pero la cosa no queda ahí. Ya que a la mala y fea calidad de estos. Hay que añadirles los apasionantes problemas que tiene el juego con las cargas de texturas. Las cuales pueden tardar la friolera de nada más y nada menos, quince segundos en aparecer… si es que aparecen. Viendo mientras se cargan a un ser abstracto en pantalla. Además el juego sufre de todas las clases de defectos que se pueden dar a la hora de cargar gráficos, los cuales no os vamos a enumerar.

Un autentico despropósito.

Pasando al apartado sonoro, podemos dar un pequeño respiro en los primeros segundos del juego. Hasta que nos damos cuenta de que todo esto era una pura alucinación.

La banda sonora es correcta. Con toques muy rockeros. Pero que por desgracia se repiten cientos y cientos de veces. En lo que respecta a los efectos sonoros, son poco contundentes y también muy repetitivo.

Y para terminar de poner la guinda al pastel, os tenemos de hablar de doblaje del juego, el cual nos llega en ingles con subtítulos al castellano, pero que sufre de una desincronización labial bastante acuciante.

NUESTRAS OPINIÓN FINAL

La verdad, es que no entendemos muy bien porque han sacado al mercado este producto. ¿Nadie lo ha testeado? ¿Nadie ha visto que nada funciona bien?. Entendemos que pueda haber productos de bajo presupuesto, o que no haya buenos creadores de videojuegos. Pero el lanzamiento de este Ride to Hell: Retribution es verdaderamente triste e incoherente.

Un juego de donde se podría haber sacado bastante partido. Con una concepción inicial interesante y variada. Pero como ya os decimos, hace aguas por todos lados, y nos deja con un muy mal sabor de boca ante tan tremendo desatino.

LO MEJOR

-La idea.

LO PEOR

-Casi nada funciona bien.

-Mención especial al terrible apartado técnico.

“Nuestra forma de valorar los juegos

Facebooktwitter

Deja una respuesta