Codemasters como actual propietaria de los derechos del mayor campeonato automovilístico del mundo hace con ella lo que quiere, y con la entrega que nos toca analizar ha retomado viejas costumbres que los jugadores exigíamos, además de añadir algunas cosas que serán bienvenidas para disfrutar del circo de la fórmula 1 como realmente merece.

Novedades tangibles hacen de este F1 2016 mucho más disfrutable, sobre todo mencionando la entrega del año pasado donde por arte de magia eliminaron modos básicos que el jugador medio de esta franquicia exige. Codemasters ha sacado de nuevo la bandera verde en pista.

ANÁLISIS

f1-2016-cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

XBOX ONE – PS4 – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

CODEMASTERS

DISTRIBUIDOR

CODEMASTERS

.

.

.

VALORACIÓN

8

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Vuelta a ser profesional

Sin duda el modo estrella de la franquicia desde hace unos años, nos gusta eso de creernos profesionales, si por algo se caracterizan los videojuegos es precisamente por eso, por disfrazarnos para cualquier fiesta con las mejores galas.

Tras la caída en el ostracismo por parte del modo trayectoria debido a “la falta de tiempo” que acusó la empresa británica con el salto generacional, ahora y con los dos pies plantados de forma definitiva en la nueva generación, volvemos a sentirnos pilotos.

Como venía siendo costumbre, la forma en la que podemos jugar este modo es las que teníamos ya ocasión de degustar en previas entregas, la personalizada, donde podemos ajustar dificultades, longitud de carrera, normas… o por el contrario el desafío plus, alpha y omega, el desafío para los hombres y mujeres de pelo en pecho, respetando al 100% todas las características que de por sí nos brinda la formula, carreras largas, desgaste de neumáticos, temperaturas, golpes… el realismo transportado de manera fiel a nuestras pantallas.

Pero la jugabilidad la tocaremos más adelante, en un apartado para ella sola, que en estos juegos es donde despliega su máximo esplendor, todo lo demás queda a un lado. En lo que si nos vamos a  centrar es en las posibilidades que nos ofrece este “nuevo” modo trayectoria, que así a priori podemos decir que ha quedado un poco Zero, sin azúcares añadidos.

analisis-f1-2016-img-001

Empezamos con nuestra agente de turno, nos da las pautas necesarias para ser piloto profesional, como aquel que dice nos da el carnet de “apto” para conducir un monoplaza, y tras esto coge y se va, previa charlita sobre contratos y otras historias de que se pondrá en contacto con nosotros vía e-mail para cuando lleguen posibles ofertas de otras escuderías más grandes. Primer fallo gordo del asunto, da igual en que escudería estemos, si empezamos en Mercedes o en Minardi, las ofertas no siguen un patrón de rendimiento, las ofertas son completamente aleatorias, sin pies ni cabeza, da igual que ganes el campeonato, no vas a entrar en la agenda de las más grandes, si no perteneces ya a una de principio, que es otro gran fallo, las más grandes deberían estar completamente vetadas para los novatos, e ir escalando en el ranking hasta llamar la atención de una de ellas.

Cortando un poco de raíz la crítica, el gran acierto este año es la repercusión directa que tendremos en la evolución del monoplaza, paso a paso, en cada carrera tendremos los libres para realizar unos minijuegos que nos ayudan a evolucionar el monoplaza para así lograr situarlo en lo más alto del pódium en cuanto a rendimiento, seas de la escudería que seas. Los minijuegos son curiosos y entretenidos, le dan ese aire fresco a la preparación de un gran premio sin duda, y además tienen ese punto efectista, nos da la posibilidad de evolucionar técnicamente nuestro coche, aerodinámica, motor, reglajes, etc…

analisis-f1-2016-img-003

¿Y si solo quiero echar el rato?

Fórmula 1 es un videojuego de conducción que no solo ofrece la posibilidad de hacernos sentir pilotos, también podremos echar ratitos a nuestro antojo… Si queremos jugarlo en serio se convierte en un simulador exigente, pero las personas que no tengan el suficiente tiempo o paciencia siempre podrán jugar carreras rápidas, sin tocar reglajes y dejando ayudas, convirtiendo así el juego en un arcade de pulsar el de acelerar.

El campeonato tendremos varias perspectivas para vivirlo, la del modo trayectoria que desmenuzábamos más arriba, o la opción de elegir un piloto real y desbocar nuestra necesidad de velocidad virtual. Las contrarrelojes también hacen acto de presencia, buscando el mejor tiempo como si de una Q se tratase, los caza-tiempos se frotan las manos siempre con esto.

Con amigos siempre es mejor

El modo online venía siendo casi estrella para los que jueguen con amigos normalmente. Ahora podemos organizar carreras de hasta 22 monoplazas, y si no conseguimos rellenar tamaña carrera, metemos CPU que para eso está. El modo cooperativo con algún colega vuelve a estar presente, eso de llevar el mundial entre los dos está muy bien y se echó en falta la anterior entrega.

Simulador a la altura

Es hora de abrazar el apartado que más importa, la jugabilidad, como reacciona el juego con el mando en las manos, desgraciadamente no tenemos volante, pero podemos decir que el juego responde a las mil maravillas con el controlador de toda la vida, y requiere también su concentración máxima al jugar sin ayudas.

Bien es verdad que desde hace años Codemasters ha conseguido transmitir fidelidad a la hora de jugar a sus juegos de F1, para darnos cuenta de ello tan solo tenemos que desactivar ayudas, como mucho dejar ABS, y si eres un autentico loco de las carreras probar a quitar todo, vives en constante tensión, cualquier fallo de concentración te hace irte a la puzolana, o lo que es peor, estamparte contra las seguridades del circuito que te indican el K.O instantáneo en carrera.

Este radicalismo en la conducción no es apto para todos los públicos, por ello con las ayudas se ofrece una curva de aprendizaje asequible, podemos empezar activando todo, hasta la frenada automática con la trazada optima en pista, para posteriormente ir anulando ayudas, como cuando le quitábamos un ruedín a la bicicleta, que nos creíamos profesionales del ciclismo.

analisis-f1-2016-img-004

El tema del realismo implantado en carrera también es una marca notoria de diferenciación en el mundo del automovilismo digital, y no solo en carrera, las previas son claves, sobre todo cuando jugamos un campeonato largo, con el porcentaje de carrera alto donde deberemos elegir el tipo de estrategia, implantando así las nuevas normas de la FIA, con obligación de cambiar de tipo de neumáticos y debiendo elegir el momento adecuado y el número de paradas. El safety car vuelve a hacer acto de presencia, pudiendo hacerlo tanto por bandera como físicamente, cosa que limita mucho la efectividad de las estrategias, por ello podremos cambiarlas sobre la marcha para no dar demasiada ventaja a nuestros rivales.

La climatología hace estragos en nuestros bólidos, por ello es otro factor a tener muy en cuenta con respecto a las paradas, puede llover y dejar de llover en mitad de carrera, cosa que le da más juego a nuestra mente estratégica.

En definitiva, F1 2016 puede ser un juego asequible, y un juego muy extremo, todo depende del tiempo que tengamos y la manera que queramos disfrutarlo, es apto para todos los públicos, y sin ser el mejor de los simuladores, consigue altas cotas de simulación, tanto en pista como fuera de ella, para los amantes de este deporte es una obligación.

Evolución gráfica “natural”

Formula 1 muestra un apartado grafico a la altura de lo que ha estado proponiendo años atrás, con la diferencia de que ahora han sacado un poco más de provecho a la nueva generación. Estos juegos vienen mostrando unos modelados de vehículos bastante imponentes desde hace tiempo, faltaban aspectos como los pilotos o la mismísima luz ambiente por mejorar.

La iluminación ha dado un paso hacia adelante, en el reflejo del coche, en la pista, en general ofrece un nivel de realismo mayor. En ocasiones notamos demasiado “brilli”, pero mejor que sobre a que falte, siempre.

Por su parte, el detallado de los circuitos va a más cada año, en esta ocasión y gracias a las mejoras de iluminación el circuito está más vivo. El nivel de detalle y texturas mejoradas en el resto de componentes también es otro punto a seguir, el monoplaza se ve mejor, los boxes se ven mejor, los mecánicos… ha sido un evolución natural, pero nada para tirarse de los pelos tampoco, una cosa normal que irá a más con el paso de las entregas. Además de todo esto, ahora se han recreado a los pilotos de una manera fiel, y no solo a ellos, los jefes de escuderías también están metidos en el ajo, los veremos rulando por animaciones en celebraciones de podio y a nivel de pista.

analisis-f1-2016-img-002

NUESTRA OPINIÓN FINAL

El resumen total de nuestro análisis podría ser que la licencia de la FIA en manos de Codemasters vuelve a su estado natural, nada de recortes ni eliminar modos que son básicos. Además de esto, la evolución en ciertos puntos, como el apartado gráfico, y la inclusión de novedades jugables dentro de la trayectoria hacen de este título un fijo para los amantes de este deporte, y un muy a tener en cuenta para los amantes del motor en general.Ciertos puntos nos han dejado fríos, echamos en falta una mayor profundidad en el modo trayectoria, ahora que tan de moda están los modo historia en el panorama deportivo, podría ser un momento idóneo para introducirlo a más tardar en la próxima entrega a ser posible.Con todo, un gran juego que os tendrá entretenidos y concentrados por mucho más de lo que dura un campeonato, si añadimos además su modo online, la diversión puede considerarse infinita, o con un año de caducidad, hasta la siguiente entrega.
Facebooktwitter

Deja una respuesta