La gran evasión robótica

El equipo de desarrollo indie Orbit Studio, bajo el sello Super.Com nos presenta esta interesante, particular y preciosa aventura robótica. De esas que son capaces de mezcla en su interior desde una historia particular hasta mecánicas de lo más variadas, para terminar por dar un videojuego de esos que es difícil no caer bajo sus mecánicas garras estéticas y jugables verdaderamente agradables, agradecidas y llamativas. Que solo las pequeñas propuestas indie son capaces de traernos con esa sinceridad y simpleza que siempre se agradece disfrutar.

Fecha de lanzamiento 12 MAYO 2021
Desarrolladora Orbit Studio
Distribuidora Super.com
Plataformas PC – XBOX ONE – PS4 – SWITCH
Versión Analizada PC
Idiomas Voces/Texto NO/ESPAÑOL
Número de jugadores 1

NOTA: 7

Entrando ya en el juego. Me toca deciros que, me he encontrado con una aventura que mezcla variados géneros. Y es que, bajo el control de este pequeño robot, me he topado en un especial y mecánico mundo que explorar. Donde la acción y especialmente los puzles se entrelazan para dar una suma de situaciones que se plantean de forma inteligente y necesarias de ingenio por parte del jugador, para sacar el máximo rendimiento.

Unas bases jugables donde la esencia se desmarcan en esas dos vertientes claras y super importantes de controlar. Por un lado, y con ello la gran característica en la que se centra la gran mayoría de actos. Que no es otra que el control y hackeo de los diferentes robots que encontraremos en la aventura. Y con esto la utilización de sus variadas características a nuestro favor.

Un radicontrol que nos lleva a poder utilizarlos tanto a la hora del ataque o defensa, como especialmente a la hora de llevar adelante los puzles. Y es que el número de rompecabezas de entorno que me he encontrado es muy amplio, y por desgracia, no todo lo variado que uno pueda esperar. Centrándose siempre en esa utilización de los robots que nos rodean para para pulsar botones o activar plataformas y mecanismo. Siendo en la mayoría de los casos más largos que complejos. Por lo que puede ser que llegado un tiempo haya jugadores que se les vuelva demasiado monótonos.

Por otro lado. Las posibilidades de acción que posee nuestro robot son efectivas, pero la verdad que demasiado sencillas. Y es que más allá del golpeo con una llave inglesa, y las posibilidades de esquiva solo se le puede añadir, mediante desbloqueo en su momento, unos giros, ondas y golpeos potentes. Pero poca más variedad. Por lo que nos encontraremos rodando y machacando botones de forma más habitualmente de lo que a uno le gustaría. Solo siendo algo más interesante la utilización de nuestros controlados amigos robóticos a nuestro favor en estos puntos.

Por cierto… el toque rolero con desbloqueos de habilidades, mejoras, y demás complementos, es algo que no podía faltar. Y pese a no ser muy variado, hay que reconocer que nos incita a tener ganas de explorar y rebuscar por cada rincón para así tener más puntos de salud, potencia, ataque o mejoras varias.

Una parte plataformera también está incluida dentro del juego. Y pese a ser bastante simple en mecánicas. No termina por funcional todo lo bien que uno quisiera, ya que algunos problemas con el ángulo de cámara y un punto de referencia sobre el suelo nos hará sufrir algún que otro percance.

El control en general es bastante sencillo. Y más allá de ese doble stick en la parte de control de los demás robots, donde se puede criticar el sistema apuntado para hacernos con cada uno de ellos. Será echar un rato de partida y, estar bien concienciado de como ponernos manos a la obra con cada posibilidad.

La aventura puede durar entorno a la decena de horas. Encontrando gran cantidad de objetos que coleccionar, que en cierta medida nos valen también como entendimiento del mundo que nos rodea. Por cierto, es un juego que a nivel de dificultad tiene ciertos repuntes que me han hecho repetir varias veces algunas zonas. Así que cuidado que engaña.

Respecto a la historia. Es uno de los puntos más interesantes y cuidados del juego. Ya que se ha tratado bastante bien el universo, ese concepto de soledad y, la escapada de un esclavismo robótico hacia la libertad. Donde un devastado mundo y una curiosa historia detrás de este, consiguen hacen de mucho interés el conocer porque todo ha llegado a este punto.

El apartado visual es realmente bonito. Con un diseño artístico entre la acuarela y el cómic de autor muy bien realizado. Y en donde el diseño de personajes, y especialmente el del mundo que nos rodea. Consigue llenarlo todo de curiosos detalles, bonitas estampas, y momentos realmente especiales tanto en juego como en los momentos más cinemáticos.

La parte sonora me ha parecido interesante. Principalmente destaca en lo que se refiere a la ambientación y la implementación de los diferentes efectos. Que le dan ese toque industrial muy cuidado. La parte musical cumple, pero sin demasiado alardes. Y casi siempre quedando en un segundo plano. Además, se agradece la traducción de los textos al español bastante correcta.

En definitiva. Retro Machina es una curiosa y llamativa aventura de mano de un pequeño robot. Que especialmente destaca por el interesante mundo que nos plantea. Y ese apartado visual y de ambientación que sobresale muchísimo.

Por el resto, es una aventura simplemente agradable de jugar. Con mecánicas divertidas como el control de otros robots. Pero que por simpleza o falta de pulido en su apartado jugable no termina de sobresalir por nada más. Eso sí, ser un pequeño robot escapando en un mundo desolado es algo que siempre atrae. Y más cuando sin dar ni pedir mucho al jugador entra fácilmente en vuestro catalogo de videojuegos indie que disfrutar.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Super.com

Facebooktwitter