Análisis: DIRT Showdown

Codemasters Racing decide darnos una nueva visión de su saga Dirt, siendo una grata sorpresa. Siempre es de recibo que las compañías decidan dar un aire fresco a sus sagas, para así no caer en la desidia de los juegos anuales o las revisiones simplistas con pocas novedades. Dirt Showdown es la oferta de Codesmaster para el género arcade.

En principio no ofrece grandes novedades en el apartado tecnológico respecto a Dirt 3, en cambio el apartado jugable tiene gran cantidad de estas. Deja atrás los rallys y las carreras por los parajes naturales, para afrontar una especie de Destruction Derby, pues para que negar la evidencia, el sistema de juego bebe directamente de este. Además encontraremos gran cantidad de pruebas que requerirán de nuestra habilidad para ponernos en un aprieto en nuestro objetivo de convertirnos en las estrellas del show.

El control y dirección de los vehículos tiene una curva de aprendizaje muy baja, rápidamente nos adaptaremos al sistema, un sistema muy depurado. El sistema de derrapes está muy bien implementado, por lo que no necesitaremos ser unos genios del drift para poder realizar esta maniobra, que en muchos momentos será de obligada ejecución. Pero no todo será solo acelerar y frenar, la implementación del turbo a la par que se derrapa la haremos de manera intuitiva.

La cámara a diferencia de otros títulos, la usaremos mucho mas, ya que tendremos que tener vigilados a los otros vehículos para prevenir todas sus acometidas, y así poder mantener la distancia. Durante el juego dispondremos de la opción de activar el modo flashback, si nos equivocamos o somos víctimas de un ataque por parte de nuestros adversarios, que hace peligrar nuestra posición de carrera, podremos pulsar un botón y retroceder en el tiempo unos segundos, o corregir la trazada. Aun así no es tan útil como en anteriores ediciones de Dirt.

Dos factores muy importantes durante las carreras, y que deberemos echarles mucha cuenta., son la salud y el turbo. Estos dos factores estarán señalizados en la pantalla mediante dos semicírculos. El turbo, como ayuda es vital, el cual cuanto más nos choquemos con nuestros adversarios, mas regeneraremos esta ayuda. Por ejemplo en el los estilos de destrucción o de batallas, tendremos que usar el turbo para poder eliminar y dañar a nuestros adversarios. En las carreras también será imprescindible, puesto que para acometer nuestras triquiñuelas será muy útil.

El título rezuma jugabilidad arcade por todos los poros. La salud marca la cantidad de daños que ha sufrido nuestro vehículo, además podremos observar también en el resto de vehículos cuánto daño hemos realizado. Podemos quedar eliminados en las carreras si recibes gran cantidad de daño, así que es un factor muy a tener en cuenta.

Por último hay que destacar sin duda la IA, muy intensa y agresiva. Los rivales forcejean y nos intentan echar de pista siempre que pueden, lo que harán que vayan a por nosotros sin compasión, aunque a veces poseen una conducta impredecible durante la carrera, cometiendo errores en las pistas por ejemplo.

Tour Showdown sera el principal modo de juego en el que invirtamos nuestro tiempo. En este sistema contamos con 4 dificultades diferentes; Pro, AllStar, Champion y Legend,  que deberemos completar de una en una para poder acceder a la siguiente. El diseño del menú hace bastante que sea bastante intuitiva la selección de las pruebas o las opciones, teniendo una estructura por bloques que según la altura de estos, nos haremos una idea de la dificultad de las pruebas.

Según vayamos consiguiendo los requisitos de las pruebas, iremos desbloqueando las siguientes para así cumplir el desbloqueo del siguiente nivel. Hay que decir que por mucho que dejen varias pruebas para que no nos atasquemos durante el modo, este sistema es muy lineal. En todos los niveles de dificultad nos podemos encontrar todo tipo de pruebas.

Podríamos aglutinar los tipos de prueba en 3 modos: Habilidad, Carrera, y Batalla, ya que a su vez disponen de muchos y diferentes en cada uno.

Para cada tipo de prueba podemos elegir entre una serie de coches diseñados expresamente para esa competición, siendo nuestros coches viejas glorias tuneadas para la competición extrema.

En Habilidad contaremos con vehículos reales de la marca Mitsubichi o Ford por nombrar algún ejemplo. Aquí deberemos contar con toda nuestra concentración, ya que es el modo más difícil del juego.

Y para finalizar, los auténticos pesos pesados de la conducción, que resistirán una cantidad ingente de golpes en el modo Batalla.

Estos también serán inventados por los desarrolladores, pero tienen muchísimo carisma. Los vehículos del juego son imaginarios en su gran mayoría, a excepción los del modo de juego Estilos, que serán modelos reales. No han querido complicar mucho el sistema de ajustes y configuración de los coches, aquí no hay reglajes ni nada por el estilo, por lo que han decidido simplificar esto, con la aparición de 3 parámetros tal que potencia, resistencia y manejo.

Según vayamos acumulando dinero, podremos comprar más módulos de cada característica a mejorar, que dependiendo del coche habrá más o menos. Todo esto lo podremos realizar al acumular dinero según vamos avanzando en las pruebas, y a su vez, tendremos que gastar el dinero en nuestro coche para poder avanzar, o comprar otro coche diferente con la única misión de así batir a nuestros oponentes. Como decía no solo sirve nuestro dinero para añadir mejoras a nuestro coche, si no que además podemos comprar el resto de vehículos disponibles, ya que no los podremos ganar como recompensa por nuestros logros.

Otra característica interesante es, que una vez elegido el coche con el que vamos a participar en las carreras, podremos escoger un acabado distinto entre un amplio abanico. Desde los acabados realistas de los coches originales, a los diseños inventados con su caracterización propia de lo más llamativa.

A continuación, y para que os hagáis una mejor idea de lo que nos ofrecen los modos de juego, os vamos a desarrollar de manera un poco más pormenorizada los tres modos de juego que aglutinan todas las pruebas.

Primero está el modo Batalla, en el tenemos que acabar con todos nuestros rivales o huir de ellos. Básicamente hay 3 pruebas.; Hard target, Rampage y Knock out.  La primera, Hard Target, es el modo en el que tendremos que sobrevivir a los ataques durante el mayor tiempo posible, dando vueltas por la zona establecida, esquivando los golpes. Según va pasando el tiempo, van apareciendo más coches de los que huir, no es tan sencillo como parece , ya que al final puede llegar a ser estresante conseguir alcanzar el tiempo necesario. Seguidamente Rampage que simplemente es el sistema clásico de acumulación de puntos según la potencia del impacto y los coches destruidos, en un todos contra todos. Un clásico que nos entretendrá como siempre. Y finalmente las pruebas de Knock Out en la que tendremos que eliminar a nuestros adversarios en una plataforma, y a su vez acumular puntos.  Arcade al más puto estilo.

El modo de Habilidad requiere que cambiemos el chip totalmente. Sus pruebas son las más complicadas, además requerirá de todo nuestro arte y precisión al volante. Las pruebas de este modo son Head 2 Head, en la que copiando las carreras especiales de rally en las que se enfrentan  los pilotos en un circuito cerrado, uno contra otro a la vez. Ganara el que consiga realizar las maniobras y acabar el circuito en el menor tiempo posible. Trick Rush nos plantea otra vez ganar por acumulación de puntos tras dejarnos un escenario para nosotros solos donde realizar todos los trucos que podamos en el tiempo establecido. Y para terminar, la prueba Smash Hunter que fue la que más me llamo la atención, por su complejidad y por su presentación en la cual el objetivo es romper bloques de los colores que nos van apareciendo, según la secuencia lo requiere. Si no cumplimos la ruptura del numero de bloques que nos piden no aparecerá el siguiente color, y así sucesivamente. Parece sencillo, pero muchas veces si no poseemos la ayuda del flashback para corregir la trazada sería imposible.

Y por último, el modo Carrera, dividido en cuatro tipos de pruebas. La prueba principal es Race Off donde nuestro objetivo es llegar a la línea de meta los primeros, superando obstáculos, trazadas, y embestidas rivales. Podremos usar parte de los obstáculos para entorpecer a nuestros rivales.  En segundo plano pero no menos entretenido son las pruebas Eliminator, la cual como bien indica el nombre, en estas carreras según van pasando segmentos de 15 segundos van eliminando al último corredor de la carrera en ese instante, hasta que solo queda uno en pista que es el ganador, siendo una de las pruebas más dinámicas y entretenidas. Domination a través de los intervalos de tiempo de las vueltas rápidas, dominamos los sectores, estado cada trazado dividido en cuatro. Según nuestra posición en la tabla de tiempos en cada sector recibiremos una puntuación que se sumara para darnos el total de lo conseguido. Para finalizar tenemos las pruebas 8 Ball. Aquí el protagonista es el circuito donde corremos pues tienen forma de 8, con lo que los carriles se cruzan al mismo nivel. Por lo que el porcentaje de choques y de cruzarse con un adversario y embestirlo es altísimo Hasta que no crucemos la línea de meta cabra la posibilidad , que en uno de estos cruces arruinemos la carrera. Todas las carreras en cada prueba crearan una experiencia arcade magnifica y adictiva.

Siguiendo con el multijugador, cada vez menos podemos disfrutar del modo multijugador en pantalla partida de manera local pero en Dirt Showdown nos ofrecen esa posibilidad de nuevo. Podremos configurar las carreras a nuestro antojo. Modo de juego, circuitos, vehículos, etc., y también dispondremos de la posibilidad de desafiar a nuestros amigos en la variante Desafió, en la que podremos enviar nuestros resultados, y ver si son capaces de batir nuestro tiempo en las mismas circunstancias.

El modo online simple, serán carreras de ocho jugadores, que ya si contra la IA era difícil lidiar con su agresividad, ninguna maquina se puede comparar a la agresividad que puede mostrar el ser humano durante una carrera. Las carreras se vuelven pruebas de supervivencia en las que además de ser rápido deberás de ser el más pillo.

La novedad es la creación de una plataforma Online llamada Racenet, Codemasters quiere aunar a todos los jugadores que compren sus juegos en esta plataforma, para que compitan online. Tendrá múltiples eventos, y las típicas implementaciones de las redes sociales y Youtube. Interesante como todo este tipo de iniciativas, pero que no contextualizan su propio título, y en mi opinión están abocadas al fracaso al no poder garantizar una comunidad de jugadores lo suficientemente amplia dependiendo del título que juguemos.

Para acabar con los modos de juego, mencionar el modo Joyride. Simple y conciso, nos dan dos zonas para que sin estrés alguno, disfrutemos de nuestro vehículo Cada localización tendrá una serie de retos o misiones, y objetos a recoger. Las misiones las podremos localizar conduciendo en el mapa, o seleccionándolas en el menú. Cada zona estará dividida en tres sectores, que tendrán sus respectivas misiones, y que para que se vayan abriendo el resto, tendremos que completar un número  mínimo de misiones. Utilizaremos para este modo los coches de las pruebas de habilidad, además con el extra de no tener limite de turbo. Si localizamos todos los paquetes obtendremos una recompensa. Un cambio más lento, que no por ello menos divertido, aunque como en las pruebas de habilidad la dificultad se muestra protagonista.

Se puede apreciar un esfuerzo por parte de los desarrolladores para que no nos resulte lineal el juego, o mejor dicho, nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades para que quememos rueda. Todos muy entretenidos y carismáticos.

Codemasters vuelve a utilizar el motor gráfico EGO 2.0 dejando muestras de su total solvencia para mover la carga gráfica de Dirt. Los frames por segundo son estables en todo momento por muchas chispas o choques que salten en pantalla. La deformación de nuestros vehículos sigue siendo impecable, con unos daños muy conseguidos, eso sí, solo en la carrocería. Dependiendo de la violencia del impacto los daños serán de una manera u otra, pudiendo destrozar el coche casi al completo.

El diseño artístico de los circuitos es espectacular, y recrean a la perfección la estética de las ciudades donde transcurren las carreras, a eso contribuye el gran trabajo realizado recreando al publico que nos observa mientras disputamos las pruebas. Los efectos de partículas de los diferentes terrenos donde corramos, dan un resultado impactante, tanto si es barro, nieve o agua, a su vez notaremos su efecto durante la carrera. Un nivel gráfico sobresaliente.

[nggallery id=327]

Dirt Showdown respeta el castellano, y llega a nuestras manos totalmente traducido y doblado. Las carreras son comentadas por un Speaker, detalle que dará más crédito a la ambientación, convirtiéndolo en un autentico show.

Los efectos de sonido de los coches y del ambiente llegan a la cota de calidad alcanzada por el resto del título.

Finalmente la banda sonora estará compuesta por canciones de rock, un estilo musical idóneo para el tipo de carreras que vamos a disputar. En su totalidad un aspecto más que notable, que nos demuestra que si se cuida este apartado, el resultado engrandece al título.

Una de las mejores propuestas árcade que podemos encontrar en la actualidad. A diferencia de otros  títulos que intentaban llegar a lo más alto en este sector sacando juegos anuales sin novedad, o sin innovar lo más mínimo.

Codemasters ha logrado generar un juego que inyecta vida gracias a una nueva visión de esta franquicia. Dirt Showdown como arcade ofrece horas de entretenimiento frenético de una calidad abrumadora, no os dejaran impasibles, toda las propuestas que nos ofrecen, que como habréis podido leer es bastimenta la cantidad de opciones a elegir que disponemos.

Un gran juego de carreras que, si bien bebe directamente de Dirt 3 en cuanto a  tecnología, lo reinventa en su totalidad, y nos hará recordar viejos momentos del genero.

Pros

  • Infinidad de pruebas.
  • Rendimiento visual a prueba de bombas gracias a su motor gráfico.
  • Adrenalina al máximo, si quieres choques y destrozar coches este es tu juego.

Contras

  • Las plataformas online deben de ser utilizadas en títulos más populares.
  • Algunos errores de la IA durante las carreras con alguna decisión discutible.
  • Que venga precedido de Dirt 3, que hace que no sea valorado por algunos como merece.

Facebooktwitter
One comment to “Análisis: DIRT Showdown”
  1. Yo pude analizar el 3 y la verdad me parecio uno de los mejores juegos de coches de los ultimos años, si a eso le unimos cantidad de modos de juego, pese a no variar demasiado visualmente, nos encontramos ante un muy buen juego. Buen análisis y sobre todo buen juego lo que anda haciendo desde Codemasters con esta franquicia.

Deja un comentario