Análisis: Dusty Revenge

A nuestras manos llega Dusty Revenge, un beat em up a la antigua usanza con ciertos elementos plataformeros, que no son suficientes para alejarlo del clásico género de repartir mamporros a diestro y siniestro, como ya hicimos varias generaciones atrás con Final Fight y sus múltiples y característicos coetáneos. PD Design se monta en el aparente prolífico carro de revitalizar géneros prácticamente olvidados para ofrecernos una aventura en la que mezclando puñetazos, patadas, tiros y golpes especiales combinados, nos llevará a consumar una venganza cocida al fuego lento del sol desértico americano. Tú, tus puños y armas, y eventuales aliados a tu causa versus los malos, que no serán pocos…


HISTORIA

Una intro entre las llamaradas de una casa pasto del fuego, y enfocando a nuestro personaje, un conejo curtido, de carácter áspero y que acaba de vivir la tragedia de su vida en un escenario que rezuma spaghetti western por los cuatro costados, a través de la voz en off de nuestro roedor en apuros, nos cuenta:

“Aquí es donde empezó todo, la noche en la que me quitaron todo. Corrí con todas mis fuerzas hacia la casa en llamas, pero ya era demasiado tarde… Todo estaba envuelto en fuego. Me apresuré hacia la casa, tan sólo para encontrar a Daisy tumbada, inconsciente, inerte en el suelo de madera resquebrajada por el devastador elemento.
Intenté encontrarle un mínimo sentido a qué era lo que había pasado y cómo había podido pasar. ¿Quién querría hacerle esto a Daisy? Levanté con mis brazos el peso de mi amada y me apresuré a llevarla a la seguridad que ofrecía un exterior sin llamas que pudieran consumirla, pero esa sería la última vez que la sostuviera con mis brazos… Aquello estranguló mi corazón como nada antes lo había hecho…

Y entonces los vi, tres sombras que caminaban en el lejano y oscuro horizonte, trotando entre los árboles. Tomaron algo que me pertenecía, un artefacto que me entregó mi padre antes de pasar a mejor vida.

Pero… ¿porqué? Estaba confuso y perdido, pero sobre todo, el odio había nublado mi mente.
No pasó demasiado tiempo antes de que me desmayara.
Mi vida, como la concebía hasta ese momento, había terminado allí, a esa hora. Sin embargo, ahora vivo por algo más: consumaré mi venganza y todos aquellos asesinos vivirán por siempre… EN EL INFIERNO.”

JUGABILIDAD

  • Tipo de juego

Pocas dudas sobre el género predominante del juego tendrá todo aquel que decida darle una oportunidad a este juego. Hablamos de un juego de acción en 2D, beat em up clásico para los profanos, que atesora todas las característas que concibieron aquellos míticos Final Fight, Golden Axe, Street’s of Rage o Cadillacs and Dinosaurs, por citar algunos de los más encumbrados ejemplos. Sin embargo, el hecho de que a grandes rasgos, éste título encaje perfectamente en el género mencionado, hay ciertas particularidades que le dan ciertos toques plataformeros. Ésta combinación me recuerda irremediablemente a ese gigante de la acción llamado Metal Slug, un juego que, siendo una de las más alegóricos cantos a la acción total, contenía, al igual que Dusty Revenge ciertos entresijos que deberemos solventar saltando y haciendo uso de combos para lograr atravesar caminos bifurcados por rocas, puertas u otros obstáculos.

  • Mecánicas de juego

Con la ya consabida línea argumental del juego, nuestra misión es acabar uno por uno con todos los enemigos que se nos pongan por delante en el ya casi inamovible escenario 2D horizontal. Como no podía ser de otra forma, cada escenario contará con un jefe final, de mayor dureza y habilidad que el resto de “peones” de los que nos iremos deshaciendo a través de un muy variado elenco de golpes, normales y especiales, simples y combinados, que descubriremos conforme avancemos a través de los niveles.

Como dije antes, es un juego en el que hay guiños de más de un clásico noventero. Se me viene a la mente aquel gran Streets of Rage de Sega, en el que pulsando un botón, tenías el apoyo momentáneo de aliados que lanzan misiles y otros artefactos de gran alcance si en un momento lo consideramos oportuno o que simplemente es una acción fundamental de ejecutar si queremos avanzar en nuestro camino. Aliados, que en el caso del juego que nos ocupa, iremos conociendo conforme vayamos pasando niveles, y que serán de la más variopinta fauna (nunca mejor dicho, puesto que el total absoluto de los personajes son representados como animales).

Uno de los elementos característicos de los beat em up, y que curiosamente comparten con el género de los plataformas, es la existencia de variados ítems que nos proporcionará vida extra, así como potenciará nuestras capacidades bélicas y motoras.

  • Control

A pesar de que podemos elegir entre el uso tanto del teclado como del controller, a servidor se le hace imposible sacarle todo el jugo que ofrecen el amplísimo catálogo de golpes y movimientos especiales del personaje, si no estoy usando la segunda opción. Son muchos los combos que se pueden llevar a cabo y la mejor manera es con un mando de toda la vida.

Algo que resulta gratificante, sobre todo para los amantes de los juegos de lucha 1 vs 1 de toda la vida, es la existencia de combos para ejecutar ataques muy vistosos y temibles para nuestros enemigos. De tal manera que a través de combinaciones entre el stick analógico y uno de los botones de acción (que en total suman tres) llevaremos a cabo una cada vez más variada colección de ataques, que irá creciendo conforme el mismo juego nos las desbloquee y explique cada vez que subimos un nivel, siendo esto conseguido conforme vamos amontonando víctimas a nuestro currículum.

En cuanto a los golpes básicos, el sistema se hace dueño de tres botones para repartir todo su arsenal: Con un botón golpearemos de la forma más básica posible, esto es, con los puños, y presionando reiteradamente encadenaremos el combo más sencillo, pero no por ello menos efectivo. Tenemos otro botón designado para las armas de fuego: Con una pulsación “estándar” en el mismo, dispararemos con un par de revólveres; mientras que si dejamos presionado este mismo botón un poco más, nuestro orejudo amigo sacará una recortada que hará algo más que cosquillas a nuestros oponentes. Finalmente, con el tercer botón tendremos acceso a una gigantesca guadaña (que ya quisiera la muerte para si), con la que despedazaremos a las bestias de la manera más despiadada y porque no decirlo, divertida.

Pero no solo los golpes se basan en las combinaciones de botones: En cuanto al amplio abanico de movimientos, casi la absoluta mayoría de los mismos se sustentan en la interacción de stick y botones. Movimientos como saltar simple o doblemente, deslizarse, y la curiosa y casi humorística habilidad de, anudando sus largas orejas, poder planear durante leves instantes en el aire con el fin de cubrir saltos que, por su longitud no podrían ser ejecutados con éxito si no es a través de esta manera. Mencionable también es el hecho de disponer de un botón para bloquear los golpes de los enemigos al más puro estilo Mortal Kombat.

  • Innovación

Ya comentado anteriormente, el rasgo que a nuestro juicio resulta mas innovador es la implementación de los combos típicos de los juegos de lucha 1vs1. Esto le da un plus de dinamismo y posibilidades importantes, y es una buena excusa para no cejar en el empeño de avanzar fase tras fase, pues solo nos irán siendo revelados en el caso en el que vayamos dejando atrás niveles y vayamos acumulando puntos de experiencia a través de la eliminación de los indeseables asesinos de Daisy.

  • Enemigos

Tal vez estemos hablando de la parte más floja del juego. Si bien los jefes finales salvan éste apartado al ser medianamente originales, tanto en aspecto como en funcionalidad y dificultad, los enemigos de mapa o peones no gozan de una caracterización memorable: Se repiten y mucho, hecho por el que no debemos crucificar al juego, ya que no olvidemos que los grandes de los 90 pecaban también de esta falta; y es que es imposible implementar un plantel de enemigos lo suficientemente amplio como para que nunca se nos haga repetitivo. Sin embargo, no hubiera estado de más que le hubieran dado un poco más de chicha a nuestros mamíferos antagonistas.

  • Duración

En este apartado, todo va a depender de dos factores principales: El nivel de dificultad que elijas y las ganas o premura con la que lo juegues. Si te lo tomas con calma y lo pones en el nivel de dificultad más alto, es posible que puedas alargar la vida media a casi el doble de tiempo que si decides adentrarte en el modo de dificultad normal (el fácil ni lo nombro; ya si pago por un juego, ya sean 7’99 eur, no siento que esté amortizándolo en un nivel de dificultad absurdamente sencillo). Por tanto, en relación al precio y el género al que pertenece esta creación de los chicos de PD Design, y tomando como referencia la duración de los antiguos arcades de “piñas”, consideramos que su duración está dentro de unos parámetros normales y satisfactorios.

  • Dificultad

Teniendo tres modos de dificultad para elegir (otra base de los beat em up de siempre), realmente los dos a tener en cuenta son el normal y el difícil, pues como he dicho anteriormente, el modo fácil carece del más mínimo reto para cualquiera, y más si se ha pagado una cantidad, que aunque no muy alta, crea expectativas de durabilidad y resistencia por parte de la cpu como mínimo aceptables. A mi juicio la manera de sacarle más jugo a Dusty Revenge es jugándolo en su modo más difícil; es ahí donde econtraremos cierta disciplina y dureza en los combates con nuestros adversarios.

APARTADO TÉCNICO

  • Apartado Visual

Estética de dibujo animado, con colores llamativos. Mapas horizontales con fondos variopintos. Desde las rocas y los polvorientos desiertos hasta salones típicos del oeste americano y casas con lujo siempre bajo la estética de peli de vaqueros. Las animaciones son el punto fuerte del apartado, ya que todas y cada una de las acciones de nuestro personaje, algunas de ellas espectaculares, están bien conseguidas, siendo algunas realmente vistosas.

  • Apartado Sonoro

Música del oeste, a ritmo de banjo y armónica. Acompaña bastante bien, que no es poco. Mas allá de eso no es una banda sonora que se nos quede grabada en la cabeza. De todas formas, cumplir, cumple sin mayores pretensiones que la de situar con su melodía el contexto de la historia.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Salvia nueva para los amantes de los beat em up de toda la vida, cuyos creadores han conseguido entremezclar muchas virtudes de varios títulos importantes dentro de la historia del género, creando un producto satisfactorio para nostálgicos y accesible para quienes por el motivo que sea, se adentren por primera vez en los entresijos de repartir estopa a todo aquel que se le ponga por delante.

LO MEJOR:

- Una nueva oportunidad para aquellos que echen de menos repartir a diestro y siniestro, como hacían en otros tiempos. Lo más parecido a un beat em up puro que he visto en un juego Indie hasta la fecha.

- Acertadísima idea de implantar un sistema de combos que viene directo de los títulos de lucha 1vs1 clásicos. Sin duda la gran novedad y mejor idea que aporta Dusty Revenge.

LO PEOR:

-Podrían haber dotado de algo mas de “chicha” a los enemigos básicos de los mapas. Se hacen un tanto repetitivos.

-Para jugadores muy duchos en la materia, incluso el modo normal les puede saber a poco. Sólo el modo difícil garantiza una dificultad suficientemente ajustada para que no se pregunten si los programadores les están tomando el pelo.

“Nuestra forma de valorar los juegos

Share

One Comment
  1. Pingback: Dusty Revenge

Deja un comentario