Análisis: Call of Duty Ghost

Vestigios quedan ya del equipo que un día se unificó para crear uno de los shotters en primera persona más intuitivos e innovadores del mercado. El asalto a los 60 Frames en consola y una técnica ya muy trillada de scripts daban libertad para mostrar unos gráficos foto-realistas en aquel dulce momento de generación, estamos hablando de Infinity Ward con su COD 4: Modern Warfare.

Hoy día y unos cuantos años y entregas después, Call Of Duty vuelve a la escena del crimen, esta vez bajo el apellido Ghosts, y sobre todo con un nuevo rol, ser el puente perfecto entre la actual y la nueva generación. Veamos si esto ha repercutido en su rendimiento.

LOS GHOST…

Cuenta la leyenda sobre la existencia de un grupo de soldados, soldados que en cierto punto de sus vidas bélicas se vieron las caras con la mismísima muerte, dicen que nadie es capaz de escapar a tal hecho, por ello este grupo de soldados, llamado pelotón “Ghosts” no son más que eso, mitos y leyenda.

En un hospital se forjó esta historia, donde medio en ruinas este pelotón de unos escasos soldados aguantaron las sacudidas de la Federación. Solo sobrevivieron un puñado de ellos, pero se construyeron así mismos como máquinas de muerte andantes. Durante largo tiempo esperaron entre los cadáveres de sus propios compañeros, los restos de sangre fueron impregnados en sus pieles de manera imborrable, como sello de la crueldad a la que estaban sometidos.

A pesar de contar con un reducido número de integrantes, el pelotón Ghosts siguió cazando entre las sombras, hasta agotar existencias de munición, a partir de ahí y cuchillo en mano se convirtieron en asesinos de sangre helada, ni un ápice de debilidad en sus rostros, surgiendo de las mismísimas cenizas de los aliados caídos, así hasta acabar con todos y cada uno de los enemigos.

Poco más se sabe de este grupo de soldados casi mitológicos. Paradero desconocido para estos héroes que antaño se disfrazaron de ángeles de la muerte.

UNA LLUVIA METEÓRICA

Comenzamos con esa paz y calma que solo puede transmitir un campo con sus árboles y sus flores, a las afueras de nuestra casa, donde escuchamos atentamente como el padre de los protagonistas nos cuenta la historia sobre el pelotón Ghosts.

Poco dura la calma cuando de repente empiezan a bombardear la ciudad y todo se convierte en caos y destrucción. Se habla sobre la Federación, el nuevo grupo terrorista que pretende controlar el campo armamentístico con una nueva arma que pretenden adquirir, un arma satélite llamada Odín y que puede destrozar un poblado con la sencilla acción de pulsar un botón.

MISMA FÓRMULA, UNA Y OTRA VEZ

Como comentábamos en la introducción del análisis, lejos queda el año en que esta saga nos sorprendió, Infinity Ward decidió darle un giro argumental trasportando el conflicto a la actualidad y la lucha de los americanos en aquellos momentos.

Una acción cinematográfica con sus toques de epicidad fueron la fórmula clave para que crítica y públicos aunaran fuerzas y alabasen el producto, Call Of Duty 4: Modern Warfare se convirtió así en un punto de inflexión en la generación, ahora muchísimos títulos beberían del mismo, muchos otros intentaron copiar la fórmula, visto lo visto nunca dio resultado.

Llegamos unos años después a la que supone la entrega puente entre la actual y la nueva generación, por lo cual puede ser el comienzo de lo que el público necesita, un cambio drástico en la saga, que ya repitiendo el mismo esquema una y otra vez comienza a cansar a los aficionados.

MODALIDADES

Sobradamente conocida es la saga, y poco habrá que comentar de Ghosts, pero contamos con lo de siempre, un juego que contiene un modo campaña, su modo estrella que es el multijugador, y como novedades, el modo extinción y la nueva modalidad de pelotones, que procederemos a explicar a continuación.

El modo campaña sigue la estela de las anteriores entregas, grandes dosis de adrenalina y toques épicos resumidos en unas 6-8 horas de juego, que como estamos cansados de repetir, el esquema de Call Of Duty obliga a que tengan esa media de duración, si no resultaría demasiado pesado con tanto script.

El modo multijugador, que es donde realmente se centra el foco de atención por parte de la comunidad jugona vuelve con lo que parece ser un planteamiento más sólido, con un multijugador más equilibrado gracias a los servidores dedicados en un gran número de partidas, donde realmente se ve la verdadera experiencia multijugador que debería haber tenido la saga desde sus inicios. El sistema de rachas de bajas y ventajas lo conocemos ya de sobra y poco más hay que añadir, pero a modo de valoración, decir que esta vez parecen estar mucho más equilibradas que en versiones anteriores donde se hacia injugable tantísimo cacharro aéreo.

Como modalidades novedosas nos encontramos de frente con un modo que claramente sustituye al conocido “zombies”, que Treyarch metía en sus títulos. Consta de que debido al ataque satélite el mundo se ha infectado de alienígenas, y van naciendo mediante unas especies de vainas las cuales hay que destruir con un taladro a la misma vez que deberemos soportar el asedio alienígena, además, para eliminarlos deberemos pertrecharnos con todo tipo de armamento militar y diferentes ayudas que ofrece el escenario.

Otro de los añadidos es el modo pelotones, el cual podemos utilizar para combatir contra otro amigo con nuestro pelotón manejado por la IA, o por el contrario, con nuestros amigos de forma cooperativa enfrentarnos a un pelotón capitaneado al completo por la IA y de esa forma evolucionar nuestros PX para el multijugador.

APARTADO TÉCNICO

La saga que reveló al resto de compañías que la fluidez se paga más que la excelencia en texturas por poner un ejemplo, y así sigue siendo desde tiempos inmemoriales.

Call Of Duty Ghosts sigue teniendo el mismo motor que desde hace tropecientas entregas, una fiabilidad en frames envidiable con los mismos elevándose a un número de 60. Las texturas no son de alta calidad, pero para dar el visto bueno en la generalidad del juego van perfectas, además como comentábamos, la prevalencia de una alta tasa de frames es de agradecer. Únicamente parece ser que han tocado algo la iluminación, pareciendo algo más llamativa, pero por el resto sigue siendo el mismo motor una y otra vez implantado hasta la saciedad, que no por ello es negativo.

El sonido por su parte tiene su papel principal en la historia de esta saga, contando con grandes doblajes y sobre todo con una música para cada momento, sobre todo para ambientarnos en situaciones tensas y darle ese toque épico y distintivo al instante.

En definitiva, un apartado técnico que en su momento supuso una evolución en su salida, pero que hoy día va necesitando un cambio, veamos si el trasbordo a la nueva generación va dándole más opciones de evolución a la saga.

EL PRIMER CALL OF DUTY DE NUEVA GENERACIÓN

En lo que respecta a la versión que hemos podido disfrutar en Xbox One y PlayStation 4, tenemos que decir que más allá del apartado técnico esta no ha evolucionado hacia otro rumbo, ya que desde el punto de vista jugable es exactamente igual que las de las consolas anteriores.

Por ello, solo podremos hablaros dentro de las novedades de nueva generación de lo que el apartado visual ha mejorado, cosa que por otro lado gusta y le sienta bien pero tampoco apasiona respecto a lo que potencialmente pueden las máquinas.

En un primer lugar lo primero que resalta es la mejora en las resoluciones, especialmente en la versión de PlayStation 4 que corren a 1080p, frente a las 720p escaladas de la versión Xbox One. Esto hace que entre las dos versiones haya claramente diferencias.

Las texturas han sido algo mejoras, especialmente debido a la mejor resolución, a lo cual tenemos que añadirle unos mejores efectos de luces y de partículas que le dan un toque de vida mayor en estas versiones.

Por último decir que se han incluido más elementos destruibles a lo largo del modo campaña y multijugador, siendo un mero adorno del juego sin influir nada en la acción.

En definitiva las mejoras que ha sufrido Call of Duty para adaptarlo a la nueva generación, son pocas y escasas, que no quiere decir que malas ya que el juego se ve bastante bien. El problema es que se espera mucho más ya que detrás de este se encuentran unas maquinas de un potencial increíble. Pese a ello, es recomendable que si no tenéis el juego en la version  de antigua generación, tiréis por la compra de este en la nueva generación ya que os cundirá la compra.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Nos encontramos ante la cuarta entrega de Call Of Duty desarrollada por el estudio Infinity Ward, la que dio el paso hacia un nuevo rumbo en la saga, y la misma que a día de hoy debido a la marcha de tanto integrante importante del equipo deja entrever la necesidad de otro cambio de look que quizás se deje ver en las siguientes entregas para nueva generación.

Call Of Duty Ghosts ofrecerá las mismas horas de adicción a los veteranos, y también es un buen comienzo para los nuevos compradores debido a que no es una historia enlazada con alguna otra de anteriores entregas.

Finalizando, a Activision como a muchas otras compañías le tira mucho el dinero, por ello ofrecen un producto anual sacrificando algo de calidad por cantidad, y esto básicamente es lo que ya comienza a cansar al sector video jugador.  A pesar de todo esto, Call Of Duty fue el primero de la clase en su momento, y de ello sigue viviendo, ofreciendo una cantidad tremenda de horas de juego.

LO MEJOR

-Sigue siendo igual de adictivo

-On-line más fluido

-Nuevas animaciones en el gameplay (saltar un muro, deslizarse…)

-Campaña corta pero intensa

LO PEOR

-Sensación de deja vú constante

-El reciclaje de escenarios típico de Infinity Ward

-La desaparición del modo Cine

“Nuestra forma de valorar los juegos

facebooktwittermail

Deja un comentario