ANÁLISIS: The Messenger

De la mano del estudio indie Sabotage, llega a nuestro poder una de las grandes sorpresas y joyas de este universo independiente de estos últimos meses. Un juego totalmente inspirado en la mítica franquicia Ninja Gaiden, no solo a nivel visual sino que además jugablemente.

Un juego que nos dará sentir emociones jugables que hacía tiempo que no teníamos, y todo con un diseño retro adaptado a la actualidad que la verdad nos ha encantado. Así que seguid pegados a estas líneas ya que el juego lo merece, y os aseguramos que os va a interesar mucho haceros con él en cuanto las leáis.

ANÁLISIS

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – PC – SWITCH

VERSIÓN ANALIZADA

PS4

DESARROLLADOR

SABOTAGE

DISTRIBUIDOR

DEVOLVER DIGITAL

.

.

.

VALORACIÓN

9

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Entrando directamente en la jugabilidad del este The Messenger, decir que nos encontramos con un juego de concepto muy clásico, donde la bidimensionalidad se mezclara con un juego de aventura de scroll horizontal, donde la exploración, la habilidad plataformero, toques rolero y la acción, se entremezclan de una forma muy interesante e inteligente.

Pese a ello, empezamos dando un especial reconocimiento al sistema de control y a lo casi perfecto que es. Y es que nos encontramos ante un control  tremendamente preciso y con una capacidad de adaptación que nos ha encantado. Así que disfrutar de cada sección del juego sea de la tipología que sea será una autentica delicia para nuestras manos y capacidades jugables.

Entrando ya en las secciones del juego. Lo hacemos con las partes de acción. Y es que a lo largo del amplio mapeado nos encontraremos con un buen número de enemigos de todas clases y formas, donde destacan unos grandes y espectaculares grandes jefes que nos harán la vida algo más imposible. Por cierto, nuestro armamento será “variado”, y nuestra habilidad para su utilización única, destacando entre esto armas como la mítica katana o las siempre dañinas estrellas ninjas.

En la parte de exploración y plataformas decir, que nos ha parecido muy bueno el diseño de escenarios, con cantidad de zonas que explorar, donde zonas ocultas nos sorprenderá, y todo entre saltos acrobáticos, plataformas móviles, corrientes de aires, y decenas de cosas más que intentarán acabar con nosotros, pero que os aseguramos que será difícil ya que los recursos de nuestro ninja son una pasada.

Por otro lado, no podemos dejaros de hablar de la parte rolera del juego. Esta se llevará adelante en ciertos puntos donde podremos entrar en una tienda, en las que haciendo uso de los cristales que iremos recogiendo a lo largo del juego podremos mejorar las facultades de nuestro personaje mediante un simple pero efectista árbol de habilidades, en opciones tan importantes como la vida, la mayor cantidad de estrellas que llevar y alguna que otra más.

Como curiosidad hay que decir que llegado cierto momento del juego nos encontramos con algunos cambios en la mecánica conceptual del juego, pasando de ser una aventura casi de pantalla en pantalla de corte muy clásico, a un metroidvania bastante bien llevado, en el que podremos regresar a todos los sitios por donde hemos pasado, y con ello su exploración más concienzuda. La verdad que le da un toque que le queda genial al juego, y consigue sorprendernos muchísimo, y muchas otras cosas que no os queremos decir ya que queremos que os sorprendáis tanto como lo hicimos nosotros.

Uno de los puntos interesantes del juego que puede que no a todo el mundo motive, es el tema de la dificultad, no tan arriesgadamente compleja como era de esperar, especial llegando como homenaje a la saga que llega. Siendo esto especialmente debido a un sistema de puntos de control que la verdad nos da unas posibilidades de resurrección muy amplias y que hacen que la muerte no sea dañina para nuestros nervios como en otros juegos. Pero bueno, para muchos esto es un respiro necesario entre tanto juego con dificultades sin sentido. Pese a ello tampoco es un paseo, y tendremos que medir cada acción que realicemos de una forma más que cuidadosa.

El juego nos ha llevado una quincena de horas pasárnoslo en su totalidad, y nos deja con ganas de mucho más de esta experiencia ninja tan genial.

Por cierto, no nos podemos dejar atrás el argumento del juego, y pese a que esto no es la esencia y principal concepción para todo aquel que quiera acercarse a esta aventura, decir que cumple bien su cometido, especialmente si lo que nos centramos es en su guión, el cual nos ha parecido muy divertido y que seguramente os sacará más de una risa, en una historia donde tomaremos el papel de nuestro ninja con una aventura que parecerá sencilla en unos inicios pero que el paso del tiempo se irá enrevesado hasta llegara a cota donde los demonios y una venganza será parte del objetivo principal de nuestra existencia en este mundo. Simple pero efectivo.

Entrando en la parte gráfica, deciros que todo huele y chorrea esencia retro, que nos acerca mucho a lo que pudimos ver en la época de los 16 bits, pero siempre con ese toque de complejidad que este arte pixelada es capaz de alcanzar hoy. Eso lo notamos especialmente en lo detallado de los escenarios y el diseño de personajes. A lo que hay que unirle la buena fluidez de todas nuestras acciones, y el buen trabajo con el color que posee el juego. La verdad que un joyita pixelada que siempre es agradable de ver.

En lo que se refiere a la parte sonora, lo que nos ha dejado más encandilados es si lugar a duda su muy buena banda sonora, con ese toque retro también, que encaja perfectamente con el apartado visual y nos traslada a la época que quiere representar. Todo ello es acompañado de unos buenos efectos sonoros que cumplen sobradamente su objetivo, y unos siempre agradecidos textos en castellano.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

En definitiva, solo os podemos dar buenas reseñas de esta genial obra independiente, que se mete en muchos terrenos y lo consigue hacer de una forma verdaderamente admirable. La cual es capaz de sudar por todos sus poros una sensación retro llena de carisma y buen hacer que pocos juegos son capaces de trasmitir.

Sin dudar una de las experiencias indie de los últimos años, y no por el concepto el cual conocemos sobradamente, si no porque todo lo que hace lo hace casi perfectamente y es capaz de inyectarle un carisma y una personalidad que nos ha dejado muy entusiasmados con el juego, con un futuro trabajo de la misma saga, y con ver hasta dónde puede llegar este estudio.

facebooktwitter

Deja un comentario