Los estudios Nival nos presentan su nuevo tower defense llamado Prime World Defenders. El mercado de este tipo de juegos siempre esta abierto a nuevas adquisiciones interesantes que puedan aportar nuevas y mejores cosas a sus mecánicas ya sabidas. El titulo que nos ocupa lo intenta, pero no consigue enganchar a los usuarios. Los mas viejos del lugar ya saben lo que quieren, y si lo que les ofreces no lo supera rara vez tendrás éxito. Un juego que no pasa de normal por una serie de aspectos que podréis leer mas adelante.

HISTORIA

Prime World Defenders nos sumerge en un mundo entre la fantasía y la ciencia ficción medieval. Se ha descubierto repentinamente una nueva fuente de energía en el mundo. Todo el mundo la ansia porque el que logre poseerla, dará un poder inmenso a esa persona. Esto altera todo el ecosistema político, llevando a la guerra a todas las facciones posibles. Nosotros seremos los humanos que defenderán sus extracciones con toda la potencia que les permitan sus torres, de todo tipo de enemigos. Este punto de partida no es muy original, presentado a través de cómics nos deja una historia simple que servirá de mera excusa para presentarnos el juego.

JUGABILIDAD

Un tower defense que intenta agradar visualmente, clásica mecánica de posicionamiento de torretas, que se ve potenciada por el componente rolesco, donde utilizamos configuraciones de cartas para utilizar en cada fase, obteniendo dinero para realizar mejoras en habilidades o en evolucionar las cartas, salpicadas de hechizos.

Como todo tower defense las mecánicas son bastante básicas y se repiten una tras otra. Tenemos que matar a todas las hordas que se avecinan colocando torres que acabaran con ellas. Las torres en este caso tienen como coste la materia prima origen del conflicto. Hasta ahí todo bien. Ningún pero.

La principal característica de este titulo es que esta basado en cartas coleccionables. Cada vez que iniciamos una misión, elegiremos un numero de torres en forma de cartas para utilizar. Cada una tendrá su coste, que ira incrementando cada vez que la volvamos a utilizar. Esto esta bien para fomentar el uso de otras torres y que obligue a plantearnos una estrategia mas diversa. Siempre que terminemos una misión, obtendremos cartas y recursos para potenciar nuestras habilidades.

Las cartas o hechizos que nos den podremos utilizarlas para mejorar torres que ya tenemos, o crear combinaciones mas letales que mejoran el rendimiento de la torre, o simplemente nuevas modalidades de torres. Estas según evolucionen también ganaran niveles y serán cada vez mas mortíferas Como leéis el componente rolesco que os comentaba esta muy presente. Si bien el interfaz donde realizamos todo esto, es un poco molesto y no llega a convencer.
También el dinero que nos dan lo utilizaremos en comprar habilidades especiales para nosotros como jugador. Cada vez que matamos a un enemigo ganamos materia prima para construir torres pero también ganamos experiencia. Según vayamos acumulando niveles, desbloquearemos mas habilidades que comprar con esta moneda.
Todo esto esta muy bien sobre el papel, pero llegaran ciertos niveles que tendrás que hagas lo que hagas tendrás que replantearte lo ejecutado, para finalmente llegar a la conclusión de que lo necesario es aumentar de nivel y obtener nuevas habilidades. En algun momento esto puede llegar a ser frustrante y la verdad que no es la mejor definición de una curva de dificultad bien programada.

  • Duración

Un juego bastante largo en su campaña. Muchas misiones y bastante variadas. Lastima que la historia sea un mero acompañante, si no tendríamos un juego mucho mejor y mas adictivo. Pero que resulta tedioso, al no ofrecer ninguna razón para mantenernos interesados.

APARTADO TÉCNICO

  • Apartado Visual

Técnicamente el juego es muy modesto. Puede llamar la atención en un primer momento, pero realmente no funciona o atrae el aspecto finalmente, debido a las proporciones tomadas. El modelado de las torres o los enemigos son decentes, pero no llegan a destacar. Los diseños no son nada novedosos y algunas torres hasta feas, y las animaciones son muy básicas Los escenarios pecan de sobrecargados, la sensación mientras uno juega es esa, siente uno como que todo esta apelotonado. Apenas se distingue el camino de las tropas enemigas o localiza el lugar donde vamos a colocar las torres. Y es que para colocar una torre tendremos que seleccionarla, para que se iluminen los lugares donde podemos colocarla, creando confusión en muchos momentos. Un conjunto gráfico pasado de moda a estas alturas.

  • Apartado Sonoro

Partiendo del hecho de que el juego no esta traducido al español de ninguna manera, ni diálogos o interfaz. La banda sonora es plana, repetitiva y no confiere la partitura de ningún momento llamativo que mejore la experiencia. Los continuos comentarios de los personajes que protagonizan la historia, tampoco es que eleven la calidad. Y para finalizar los efectos de sonido de las torretas rallan la crueldad al resultar tan repetitivos cada vez que lanzan un proyectil.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

El juego creado por lo estudios Nival, no es un titulo que destaque ni que tampoco debamos rechazar nada mas jugarlo, pero no logra alcanzar las cotas que enganchen a un sector del publico neófito en los tower defense. Los amantes del genero jugaran Prime World Defenders, lo terminaran y pasaran a otra cosa rápidamente, perdonando los fallos. Pero realmente se limita a ofrecer las mecánicas de juego standard dotándolas de una estructura funcional pero que no logra solventar las numerosas limitaciones que tiene.

LO MEJOR:

-El concepto de la elección de torres limitadas es interesante.

-Respeta las mecánicas e intenta ofrecer algo más.

LO PEOR:

-El modelado de las torres

-La historia.

“Nuestra forma de valorar los juegos

Facebooktwitter

Deja una respuesta