ANÁLISIS: Doorways: Holy Mountains of Flesh

Los chicos (o pives como ellos mismos dicen) argentinos del estudio Saibot Studios traen la cuarta entrega de Doorways, titulada Doorways: Holy Mountains of Flesh.

ANÁLISIS

 Doorways cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

SAIBOT STUDIOS

DISTRIBUIDOR

SAIBOT STUDIOS

.

.

.

VALORACIÓN

8

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

El Chacal, un pueblo pequeño, abstracto, lleno de rumores, de sucesos raros, leyendas urbanas… y como protagonista, Juan Torres, personaje ficticio por el que fluye toda la historia abstracta del juego.

Doorways: Holy Mountains of Flesh es un juego de terror psicológico en primera persona, aunque se puede intercambiar a una tercera persona que hace que el juego pierda esencia y el jugador no quede absorbido en el juego. Un juego en el que el sonido, y la ambientación juegan un papel fundamental para absorber al jugador. Es un juego que transmite algo desagradable al jugador, pero que es adictivo. Algo contradictorio sí, pero es tal cual lo decimos. Quien juegue a Doorways: Holy Mountains of Flesh sentirá dudas, quiere acabar el juego lo antes posible pero no quiere avanzar por lo que está disfrutando… un juego raro.

analisis Doorways img 001

La mecánica del juego se basa en la exploración de los escenarios. No sabremos bien a dónde ir, ni qué buscar ni nada similar. Pero no tiene perdida alguna.

También vamos a resolver pequeños y sencillos puzles, pero no será pilar de juego en ningún momento y de manera esporádica.

El control del personaje sí se ha sabido implementar de una manera correcta y nuestro personaje, pese a estar limitado, se moverá a nuestro gusto y antojo por los diferentes escenarios. Los movimientos otorgados al protagonista son limitados, pero también es cierto que la razón es por la jugabilidad que presenta esta cuarta aventura. No es lo mismo en cuanto a experiencia, el jugar en primera persona que en tercera, y aunque aconsejamos hacerlo en primera persona, no empeora el no hacerlo así.

analisis Doorways img 002

Hablamos antes por encima de la dificultad. Un término relativo en este juego en concreto y es por ello por lo que os la vamos a explicar. Dificultad en el ámbito general por el que se la conoce, mucha mucha, no hay. El problema radica a la hora de comprender el juego, de seguirlo, de saber a dónde hay que ir pese a que sabemos dónde hay que ir. De la falta de información en los escenarios en exceso, ya que sabremos lo justo y necesario para seguir enganchado al juego.

Técnicamente, Doorways: Holy Mountains of Flesh ha sabido dar con la tecla. Dos buenos apartados, tanto el físico como el sonoro (este último sobre todo) y que hace mención especial al dicho “la unión hace la fuerza”. Dos apartados que se necesitan el uno del otro para su correcto funcionamiento. Lo obtenido en el apartado visual, podría haber sido alterado de cualquier manera y haber entrado igual de bien por la vista. Nos explicamos. El decorado es lo de menos porque cualquier acabado, diseño y decoración. Lo importante es que cada escenario te absorbe, y la música te atrapa. El apartado sonoro puede robarle protagonista incluso al personaje, ya que es lo que hace que el juego cobre esa incertidumbre y esa anomalía.

analisis Doorways img 003

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Doorways: Holy Mountains of Flesh es un juego especial, no apto para cualquier público y que pese a todo, es un gran juego. Habrá jugadores que lo amen (difícil) y que lo odien (imposible), pero sí habrá jugadores que no sepas por qué están jugando a Doorways: Holy Mountains of Flesh. Un juego raro como ya hemos dicho anteriormente, pero que en ningún momento, el jugador sentirá que ha estado perdiendo el tiempo.
Facebooktwitter

Deja una respuesta