Un pixelado naufragio muy especial

Devolver Digital no suele fallar con sus elecciones a la hora de la producción de proyectos. Y está claro que con este Olija que me traigo hoy entre manos, han sabido poner el ojo perfectamente en Thomas Olsson y Skeleton Crew y su videojuego.

Y es que Olija es una más que grata y pixelada sorpresa. Con un toque muy especial. Un diseño muy particular. Y un universo verdaderamente interesante. Así que dejaron llevar por este intrigante juego y su aspecto, porque os aseguro que merece mucho la pena.

Fecha de lanzamiento 28 ENERO 2020
Desarrolladora Skeleton Crew Studio / Thomas Olsson
Distribuidora Devolver Digital
Plataformas PC – PS4 – XBOX ONE – SWITCH
Versión Analizada PC
Idiomas Voces/Texto NO/ESPAÑOL
Número de jugadores 1

NOTA: 8

Empezando a hablar jugablemente de este Olija. Hay que decir que me he encontrando con un pequeño batiburrillo de géneros. Pero con una clara tendencia a un juego de aventuras y acción bidimensional, con cierto concepto puzle de entorno, y con algunos tintes roleros y metroidivania. Y con una clara cualidad narrativa en la que envuelve preciosamente toda la experiencia.

Tomando el papel de un hombre llamado Faraday. Nos encaminamos a la exploración de un mapeado dividido por zonas que podremos ir desbloqueando progresivamente tras la mejora de nuestras cualidades y equipo, y tras la consecución de una serie de llaves. Y en la que un nexo central nos permite; gestionar y mejorar a nuestro buen hombre y algunos puntos de este mismo nexo. Y todo gracias a la búsqueda y recolección tanto de unas pequeñas joyas y de demás componentes que hacen que la exploración de cada escenario tenga ese sentido de mejora.

Más allá de todo esta base. Y tras destacaros que es un juego muy bien logrado en cuanto a su sencillas mecánicas y correcto control. Me he encontrado con la gran importancia que tienen ciertas armas, efectos mágicos y algunos complementos que iremos recogiendo o fabricando a medida que avance el juego. Pero que por encima de todo reluce un arpón mágico que nos permite realizar de impulso devastadoras cuando las utilizamos como ataque, o super útiles cuando las utilizamos como trasportación. La verdad que es el claro reclamo del juego.

Por otro lado, también es importante hablaros de los enemigos. Estos son variados, con correctas mecánicas, aunque no especialmente inteligentes. Destacando especialmente unos jefes finales mucho más trabajados y profundos que consiguen hacer de los momentos de acción algo más épicos.

El diseño de escenarios es de lo último que os voy a hablar. Ya que me han resultado simples, pero bastante bien realizados e interconectados entre los de cada zona. Introduciendo situaciones y acciones de una forma muy progresiva que da ese concepto de avance, y esa intensidad y diversión que te mantiene enganchado hasta el final de la aventura.

Eso sí, el juego no es especialmente extenso. Por lo que en unas cinco o seis horas explorando tranquilamente podremos completarlo. Además, su dificultad no es especialmente compleja por norma general. Solo teniendo ciertos repuntes en los jefes más potentes que nos iremos encontrando en ciertos momentos muy señalados del juego.

Uno de lo puntos fuertes, es su curiosa y melancólica narración. Y es que el juego nos mete en una aventura con tintes mágicos. Donde el rescate de nuestra tripulación tras un naufragio, y la aparición de un lugar bastante especial llamado Terrafagia. Harán que nuestro amigo Faraday se meta dentro de una enigmática historia que ciertamente me ha gustado, y me ha dejado con ganas de conocer algo más de un universo muy particular.

Por cierto, no puedo dejar de destacar la forma de ser narrada, y su curioso e intenso guion que en todo momento te sorprende, y te hace tener esa intrigante idea de seguir adelante.

Visualmente es un juego muy particular. Y es que posee un muy simplista pixel-art, pero con una personalidad bastante llamativa. Unas animaciones bastante particulares. Y unos escenarios realmente bonitos. Donde se mezclan momentos de gran belleza e intensidad visual que nos hacen olvidarnos de ese minimalismo tan bien cuidado que posee.

La parte sonora es otro punto muy a destacar. Y es que está realizada con una sutileza realmente considerable. Con un trabajo en la ambientación exquisito. En la que los sonidos de lo que nos rodea, los diferentes efectos de nuestras acciones, y una cuidada y preciosa música, se implementan perfectamente con cada acción y situación que estemos viendo en pantalla. Influyendo directamente en nuestra forma de actuar.

Por cierto, el juego llega con textos al español. Y unas curiosas voces inventadas muy bien realizadas.

En conclusión. Ya solo me queda deciros que detrás de ese pixelado tan especial y por momentos simplista juego, se esconde una preciosa aventura realmente particular en muchos de sus apartados. Y que si sabes esquivar y valorar su minimalista concepto os aseguro que vais a disfrutar mucho de ella.

Olija es; melancólico, triste, intenso, e interesante. Y es que trasmite. Crea sensaciones muy variadas. Y te consigue meter en su universo con una facilidad pasmosa. Siendo una de esas aventuras que todo amante del indie no debe perderse.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Devolver Digital

Facebooktwitter