Un shooter rolero lleno de diversión

La gente de People Can Fly se ha terminado haciendo un hueco bastante grande en esta industria. Y tras pasar por varios e interesantes juegos de acción. Le ha tocado el turno a su lanzamiento más ambicioso hasta la época. Pero sin perder ese toque gamberro y divertido que siempre ha sido capaz de incluir dentro de unos juegos llenos de acción, buenas ideas y muchas ganas por dar al jugador entretenimiento a raudales.

En esta ocasión, suma todo, le añade tendencias claras del mercado sacadas de otros exitosos productos, y termina por hacer que este Outriders sea uno de esos juegos que si caes en sus garras. Siendo realmente complejo escapar de él y, de un universo agradecido por lo bien tratado que está, y con lo realmente bien adaptado en todos sus conceptos jugables que nos plantea para poder disfrutar de él sin demasiadas complicaciones, como en las siguientes líneas os voy a descubrir.

Fecha de lanzamiento 4 ABRIL 2021
Desarrolladora People Can Fly
Distribuidora Square Enix
Plataformas PC – PS4 – XBOX ONE – PS5 – XBOX SX
Versión Analizada PS5
Idiomas Voces/Texto ESPAÑOL/ESPAÑOL
Número de jugadores 1-Online

NOTA: 8

Empezando con la jugabilidad. Os tengo que decir que Outriders es un juego que mezcla bastante bien la acción más directa, el roleo, los poderes especiales, los sistemas de coberturas y, ante todo, esa sensación de que el juego nos incita constantemente al enfrentamiento sin darnos apenas respiro que, la verdad se agradece mucho.

Y es que Outriders es uno de esos juegos que hace todo de forma muy notoria, porque en general nos arriesga demasiado con lo que hace. Siendo sistemas jugables, conceptos potenciales, o situaciones planteables, que se han podido ver en muchos juegos. Y que de sobra sabemos que, con una buena implementación, se consigue hacer un juego bastante redondo. Y esto Outriders lo lleva a rajatabla.

Ya entrando en mecánicas, y sabiendo que nos encontraremos en un amplio universo por descubrir. Entre exploración y constante acción. El primero punto importante en este es el sistema de combate. Y en este especialmente, la utilización de los diferentes poderes que poseen cada clase. Siendo en muchos momentos la principal opción de ataque. Ya que poseen tanto poderío y eficacia que las armas más comunes se sienten pequeña en comparación. Por cierto, un armamento base variado y muy bien implementado en cuando a su sistema de apuntado y disparo. Siendo un juego que da muy buenas sensaciones en el campo de batalla.

Unos sistemas de especiales y disparos, que da gusto explotarlos ante el buen trabajo que se ha realizado con la variedad de enemigos, con su comportamiento, y con unos jefes especiales muy divertidos de combatir, y llenos de unas posibilidades que los hacen únicos respecto al resto del juego.

Entrando en zonas más de personalización y elección. No podía faltar un buen editor. Y las posibilidades de escoger el camino de cuatro clases bien diferenciadas en sus poderes y potenciales. El tecnomante, que va genial como tirador lejano y como hacker. El ilusionista, velocidad en estado puro. El piromante, y su poderoso control del fuego y el armamento cercano. Y el destructor, el más resistente y poderoso en las cercanías de todos. Siendo las cuatro buenas elecciones. Muy equilibrados en cuanto a sus potenciales. E ideales para compensar los poderes entre ellos para potenciar el equipo si jugamos con más amigos.

Cosa que nos lleva a la parte rolera del juego. Un apartado que, sin ser especialmente novedoso, cumple con todos los cánones básicos de un juego de ese tipo. Así que iros preparando para conseguir experiencia, puntos y muchos nuevos armamentos, y con ellos, subir de nivel a nuestro personaje, y aumentar y potenciar los poderes especiales y cualidades únicas de cada clase mediante un árbol de habilidades realmente extenso y bien implementado para cada una de ellas.

Además, se ha potenciado mucho el repetir o volver a zonas para recoger recursos, buscar nuevos objetos, potenciadores de nuestros vehículos u armas, y en general, conseguir que ese absurdo pique interior por ser mejor a cada paso que damos. Y todo bajo un diseño de mapeado y zonas, que, sin ser especialmente novedoso, consigue ser efectivo y agradecido a la hora ser disfrutado y recorrido. Y es que recorrer las variadas zonas, encontrar lugares secretos, entrar en diferentes misiones, y ver como el mundo se abre a nuestro paso, consigue en todo momento incitar a seguir adelante con el reconocimiento de un mundo de lo más hostil a cada rincón que pisamos.

Uno de los puntos que me han gustado en lo que a concepto base del juego se refiere. Es que se ha planteado un juego que pese a la cooperación y el poderío online que posee. No es de esos productos que nos obligan a tener una conexión permanente como si de un servicio se tratase. Así que aquí podremos disfrutar a nuestro ritmo del universo, su historia, y todos esos conceptos que pueden llevarnos a inmiscuirnos en un mundo realmente agradecido… y más con amigos.

Unas partidas con amigos que nos permite jugar entre diferentes plataformas, que funciona correctamente, y que nos permite disfrutar de una experiencia online realmente completa y muy divertida en el momento que nos apetezca gracias a un buen sistema de invitación e incorporación a las partidas.

A nivel narrativo no nos encontramos ante un hilo argumental potente. Pero si se agradece que nos plantee unas bases muy bien definidas, y un guion con diálogos y situaciones llamativas. Donde el huir de la tierra, y dejar listo un nuevo planeta llamado Enoch para nuestra colonización. Pero como era de esperar las cosas no salen bien, y ahí comienza todo… muchos años después… donde los mutantes y la falta de tecnología nos planta en medio de un hostil planeta.

El juego no es especialmente complejo, ni solo ni en compañía. Pero si posee factores como la variación de potencial de los enemigos en las diferentes misiones para que el reto y la recompensa sea mayor. Cosa que puede aumentar mucho la vida de un juego, que ya de por sí posee más de una treintena de horas como mínimo.

Entrando en la parte técnica. Os tengo que contar que me ha parecido un juego bien acabado y con un buen trabajo detrás de él. Pero siendo especialmente genérico y habitual dentro de su diseño artístico. Siendo en general, un juego donde los personajes y decorados son llamativos y detallados. Y donde el trabajo de iluminación, el rendimiento y de físicas cumple bastante bien. Pero que como ya os digo le falta algo de personalidad.

La parte sonora sufre lo mismo que la visual. Siendo correcta en todo momento. Con un buen trabajo de implementación de potentes sonidos de guerra. Una correcta ambientación. Y una banda sonora que no recordaremos pero que nos acompaña bien en todo momento.

Por cierto. Se agradece mucho el muy buen trabajo realizado con la traducción y doblaje al español.

Para terminar ya con este análisis. Ya solo me queda recomendaros este juego con muchas ganas. Y es que People Can Fly ha conseguido hacer un juego realmente divertido. Que no te da ni un minuto de respiro. Y que consigue meterte en un mundo, solo o en compañía, del que te va a costar trabajo salir por lo ágil, convincente y adictivo que es.

Está claro que no es un juego que invente nada. Que no aporta demasiado al género. Pero hay que dejar claro que consigue que todo se sienta sólido, cercano y accesible. Siendo una de las mejores propuestas actuales en el mundo de la acción rolera, con este batiburrillo de géneros que Outriders ha metido en su coctelera llena de frenetismo, disparos y explosiones.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Koch Media

Facebooktwitter