ANÁLISIS: Rive

Two Tribes  ha decidido despedirse del desarrollo de videojuegos, pero antes de su marcha han querido echar el resto y deleitarnos con un último y auténtico juegazo como es Rive, un frenético shooter lateral en 2D. Un título que no os dará lugar a tomaros un respiro, ya que desde el minuto 1 nos encontraremos envueltos en oleadas continuas de enemigos, balas y misiles, todo ello aderezado con un control perfecto y una puesta en escena espectacular.

Agarraos bien a vuestros asientos y preparaos para pasar momentos verdaderamente sorprendentes y divertidos.

ANÁLISIS

 rive-cab

.

VERSIÓN DISPONIBLE

PS4 – PC

VERSIÓN ANALIZADA

PC

DESARROLLADOR

TWO TRIBES

DISTRIBUIDOR

TWO TRIBES

.

.

.

VALORACIÓN

8’5

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Festival de disparos y explosiones

Rive es un título de acción lateral en 2D como muchos otros, pero que logra imponerse por encima de la media derrochando personalidad, exigencia y altas cotas de diversión, uno de sus puntos fuertes. La jugabilidad se desarrolla en una estación espacial, de la que tendremos que lograr escapar tanto de enemigos como de multitud de peligros con los que nos iremos topando a lo largo de los distintos escenarios.

Escenarios completamente diferentes entre sí, y que nos sorprenderán a cada paso que demos. Pasaremos de fases típicas de vuelo eliminando a robots enemigos a otras en las que la gravedad hace aparición y el juego se transforma en un auténtico plataformas en el que deberemos ir saltando y esquivando balas, hasta otros escenarios en los que tendremos que  correr escapando de torrentes de lava que pugnan por hacernos chatarra fundida.

Todo ello claro está, mientras no dejamos de disparar a los enemigos a la vez que esquivamos balas y misiles, e intentamos sortear las trampas que van surgiendo a cada paso. Un auténtico caos tan bien diseñado que es tremenda y completamente adictivo.

analisis-rive-img-003

Rive rezuma esa nostalgia propia de los mejores de su género, sobre todo de aquellos que brillaban con luz propia en la década de los 90, y como no podía ser menos, el título que tenemos entre manos hace gala de una dificultad que nos pondrá a prueba desde el momento en que comenzamos la aventura. Nos podemos hacer una idea de dicha dificultad en el momento en que el único modo que tenemos disponible es el difícil. Para alivio de muchos, los puntos de control son continuos, por lo que cada vez que nos eliminen apareceremos de nuevo cerca de la acción, ayudando esto a que el ritmo de la partida no decaiga. La experiencia jugable es bastante exigente pero eso nos encanta, aquí en generación pixel no nos va lo fácil, por lo que a nuestro juicio es un punto más a su favor.

Pero toda esta dificultad se compensa con un sistema de control intuitivo y muy bien adaptado que funciona a las mil maravillas. Con nuestro pad en las manos, utilizaremos el stick derecho para disparar, el izquierdo para movernos, uno de los gatillos para saltar y otro para utilizar el arma secundaria. Simple y efectivo, algo que ayuda a mejorar una experiencia jugable, que ya es de por sí fantástica.

 Robots a tutiplén

Durante nuestra aventura nos encontraremos con multitud de robots que intentarán impedirnos el paso, llenando la pantalla de balas y misiles que tendremos que esquivar para no terminar en pedazos.

analisis-rive-img-001

La variedad de enemigos no es demasiada, algo que se echa en falta  ya que casi siempre son los mismos mini robots los que intentarán darnos alcance. Este apartado mejora con la inclusión de jefes de zona bastante más imponentes y que siempre nos supondrán un reto importante.

Para hacer frente a nuestros enemigos dispondremos de un disparo básico e infinito y nuestra capacidad de saltar para sortear los distintos obstáculos. Además de esto, podremos mejorar nuestra pequeña nave con las piezas que van soltando los robots al morir, consiguiendo así ataques especiales o mejoras consistentes en poder lanzar una tanda de misiles, disparar una especie de escopeta o aumentar nuestro blindaje. Estas armas secundarias tienen un uso limitado pero nos podrán salvar de algún que otro apuro limpiando la pantalla de enemigos con solo pulsar uno de los gatillos.

Nuestra nave también incluye la habilidad del pirateo, con la cual podremos abrir caminos nuevos o lo que es más interesante, podremos piratear otros robots para que nos sirvan de ayuda haciendo las veces de curandero o ayudándonos en la lucha.

En cuanto al apartado técnico, decir que nos encontramos ante un título con una muy buena ambientación, buen diseño de enemigos (sobre todo de jefes finales), unos escenarios llamativos creados para hacernos sufrir de lo lindo y en general un juego muy vistoso. Presentar en pantalla tantos elementos a la vez, efectos de luces, explosiones, enemigos y todo ello moviéndose a unos perfectos 60 fps es digno de mención.

analisis-rive-img-002

Además, la bso que nos acompaña en todo momento termina por sumergirnos en la aventura, mezclando las diversas melodías según en la situación que nos encontremos, escuchando las más cañeras en los enfrentamientos contra jefes finales.

NUESTRA OPINIÓN FINAL

Rive es un auténtico juegazo que ningún jugador debería de pasar por alto. Ofrece una experiencia jugable delirante y espectacular, que no decae en ningún momento. Un título lleno de sorpresa a cada paso que nos mantendrá enganchados hasta el final.La única pega que podemos ponerle es respecto a la dificultad, ya que tiene algunos picos en los que el ritmo de la partida puede verse afectado por la cantidad de veces que seamos eliminados. Y el otro punto negativo es la corta duración ya que en unas 6 horas aproximadamente habremos terminado con él.

En definitiva, Rive es una auténtica despedida por todo lo alto de Two Tribes.

Facebooktwitter

Deja un comentario