En este mundo de los videojuegos, donde como en todas las demás artes la cosa funciona a base de modas, es de agradecer que personas dentro de la industria tengan la capacidad y sobre todo las narices de poner sobre la mesa productos que no se dejen llevar por corrientes o por tendencias actuales cual borrego, y que sobre todo no tengan miedo a no llegar a todos los ámbitos del sector… pues sin lugar a duda el juego que hoy nos trae a realizar este análisis es un claro ejemplo de esto, por lo menos en lo que respecta  al apartado artístico, saliendo a la luz sin miedo a nada ni a nadie.

Si os hablamos de Sawaki Takeyasu, la mayoría de vosotros no terminareis de encuadrarlo junto a ningún juego, pero si os digo que es el padre del diseño de personajes y escenarios de juegos como Okami  o Devil May Cry, la cosa cambia… pues sin lugar a duda este señor ha tenido gran culpa de El Shaddai: Ascension of the Metatron, que junto a el estudio UTV Ignition Games han creado uno de los juegos más llamativos artísticamente de lo que llevamos de año y porque no decirlo de hace ya muchos meses…

Pero como es normal, no solo de apartados artísticos vive el gamer, por lo cual en las siguientes líneas os pasaremos a contar si en los demás apartados cumple con las expectativas… por lo cual, no os perdáis el siguiente análisis porque os aclarará muchas dudas de El Shaddai, y todo su angelical y demoniaco mundo que lo rodea.

Historia

Este nuevo videojuego titulado El Shaddai: Ascension of the Metatron, basa su historia, en uno de los libros apócrifos que la iglesia cristiana no acepta como canónico. Y en el cual se nos viene a relatar como Dios tras desterrar a siete ángeles, tiene que enviar al joven Enoch a acabar totalmente con ellos. Ya que estos ángeles caídos han creado un mundo paralelo en una inmensa torre, y los cuales con sus artimañitas y propuestas, han conseguido convencer a la humanidad para que los sigan y dejar de un lado la adoración a Dios (o El Shaddai la palabra Dios pero en el judaísmo).

Dios cansado de que la humanidad le de la espalda, decide mandar a Enoch (medio ángel medio humano) a acabar con estos corruptos ángeles, y en el supuesto caso de que el joven  no lo consiga, enviará una terrible inundación la cual acabará con toda la humanidad, y con ello empezar de nuevo.

Un argumento verdaderamente curioso y misterioso, que no será fácil de entender, ya que como todo relato de índole religioso la metáfora y poca claridad suele ser común.

La historia si es cierto que a lo largo que avanza el juego irá perdiendo algo de intensidad, pero que en los último momentos de juego retoma ese punto de epicidad que se espera de él. Eso si os chocará en muchos momentos la mezcla de una historia tan religiosa y metafísica con el apartado jugable que a continuación os pasaremos a comentar…Pero en definitiva, si nos centramos meramente en el apartado que estamos tratando, nos encontramos con una muy interesante historia, original y nunca tratada en los videojuegos que tan reacio es a tratar temas de esta índole.

Jugabilidad

El Shaddai, bajo su estampa celestial nos lleva a ponernos al control de un clásico juego de acción en tercera persona, con una gran cantidad de combates y de fases de plataformas, y una dosis menor en lo que a puzles y exploración se refiere.

El juego nos pone en el papel de Enoch, un guerrero celestial el cual controlaremos con suma sencillez, ya que  los controles  nos darán la posibilidad de luchar, saltar y realizar algunas acciones especiales que nos permitirán interactuar con objetos, realizar ataques especiales o sencillamente cubrirnos de otros ataques.

Jugablemente el juego se puede dividir en dos grande partes; por un lado las partes de lucha y por otro las parte de plataformeo.

En lo que respecta a la lucha en sí, tenemos la posibilidad de enfrentarnos  tanto a mano descubierta como con tres tipos de armas. Estos combates se realizarán en zonas que el juego en la mayoría de los casos tiene predefinidas y cerradas para ello, y que sin acabar con todos los enemigos nos dejarán continuar adelante.

Estos combates se pueden realizar mediante cinco simples botones… dos en los que se golpea, un tercero donde se puede cubrir, otro que nos dan la posibilidad de saltar y un último donde  podremos tener un ataque especial o de empuje, el cual podremos activar muy de vez en cuando.

El manejo del personaje en los combates, aunque cumple perfectamente, posee de algún punto negros que hacen que la experiencia no sea tan gratificante como uno quisiera. En un primer lugar la cámara en algunos casos nos juega malas pasadas, y que se coloca en algunos puntos que nos daría ganas de mover la cámara… pero no va a ser posible ya que en todo el juego esta queda totalmente fija o bajo el poder del propio juego, sin darnos opción a modificarla manualmente. Por otro lado… tanto los ataques, los cuales terminan siendo un simple machaca botones ya que las combinaciones suelen ser muy escasas, como los movimientos defensivos suelen ser muy imprecisos, y en caso como los bloqueos prácticamente inútiles.

Pasando ya a la otra gran parte del apartado jugable del juego, nos encontramos ante la parte de plataformas, las cuales a su vez se pueden dividir en dos; por un lado el plataformeo en scroll lateral y bidimensional que en algunos tramos del juego tendremos que realizar, y que la verdad está muy bien implementado, y el no tan bien logrado y plataformeo en las partes tridimensionales, el cual falla terriblemente en dos apartado; su muy mal e impreciso control y en muchos casos la poca claridad de las plataformas y su situación en las dimensiones, perdiéndose totalmente la posibilidad de calcular un salto sin antes haber muerto alguna vez, y llegando en muchos casos a desesperar… una verdadera pena.

Por último hay que destacar que nos encontraremos con alguno sencillísimos puzles los cuales pasan casi desapercibidos, y por otro lado nos encontraremos algunos caminos secretos y zonas por explorar que nos darán a conocer algunos puntos importantes de la historia de todo lo que está pasando, pero que apenas nos harán desviarnos de nuestro lineal recorrido.

Regresando a la parte del combate, tenemos que destacar las tres tipos de armas que encontraremos en la aventura, las cuales se caracterizarán (a aparte de los colores de los iconos), porque una será a distancia, y las otras cuerpo a cuerpo, diferenciándose en que una será más veloz pero menos poderosa, y viceversa. Los nombres de estas serán:

  • Veil, el cual será una mezcla entre un escudo y unos potentes guantes
  • Gale, una especie de arma a distancia que lanza unos dardos, huesos, flechas lo que sea… lanza algo…
  • Arch, un arco con forma de espada, que posee velocidad de golpeo pero no es muy potente.

La correcta elección de cada arma en cada momento del juego, nos facilitará la victoria ante los diferentes enemigos ya que cada uno de ellos poseerá una especial animadversión a alguna de estas armas… así que pensad en cada momento cual elegir.

En cuanto a los enemigos, estos nos son demasiado variados, tanto los comunes como los jefes, siendo además fáciles de acabar con ellos, ya que cada uno de ellos posee una rutina de movimiento que si captamos no nos será difícil saber cuál es el mejor momento para actuar. Además como último detalle sobre las armas os tengo que decir que estas pasarán a un estado impuro tras muchos golpes, volviéndose con ello menos eficaces… pero no os preocupéis que tengamos que purificarlas con nuestras propias manos mediante uno de los gatillos de nuestro mando.

En lo que respecta los marcadores de vida, magia, armas, etc… hay que decir que el juego carece de ellos (en principio), por lo que tanto nuestra energía como la de los enemigos y demás detalles clásicos en un juego de acción, tendremos que observarlo en detalles como nuestra armadura la cual se irá cayendo a trozo a cada golpe, o los ataques especiales los cuales nos harán lucir un aura roja cuando estén preparados… verdaderamente original. Por cierto en el caso de haber caído muerto podremos recuperarnos pulsando rápidamente cuatro botones antes que se nos cierren los ojos.

Por último hay que comentar que el sistema de guardado se realizará de dos formas, en unos puntos donde nos encontraremos a Lucifer con su móvil (vamos totalmente subrealista) en los cuales guardaremos la partida. Y un punto de salvado donde volveremos a este si nos matan en ciertos momentos, pero que si  apagamos la consola no será guardado. Por cierto en el caso de haber caído muerto podremos recuperarnos pulsando rápidamente cuatro botones antes que se nos cierren los ojos, hasta un momento que no podamos más y volvamos al último punto de salvado.

La duración del juego puede rondar aproximadamente las 8 o 9 horas, teniendo una duración correcta, que puede resultar corta por su dificultad, pero que a otras personas le puede resultar larga, ya que a medida que vamos avanzando en el juego este se vuelve muy repetitivo, y termina cansando… que si no fuera por la historia llegaría a aburrir.

En conclusión, El Shaddai jugablemente aporta poco al mundo del los juegos de acción en tercera persona, ya que las mecánicas son simples y repetitivas, pero que a pesar de eso terminan por engancharnos y hacernos terminar el juego… pero la verdad pueden no gustar a todo el mundo.

Apartado Visual

Si podemos destacar especialmente este misterioso El Shaddai, es sin lugar a duda por su apartado artístico. Un apartado artístico totalmente extravagante, con imágenes perfectamente sacadas de algunos de los cuadro de artistas modernos más importantes de la pintura abstracta y surrealista.

En lo que respecta al personaje principal y a gran parte de los demás personajes que forman esta historia, nos encontramos un diseño realizado por la técnica parecida a la que en la animación se conoce como rotoscopia, la cual sencillamente colorea una imagen directamente sacada de una grabación  de video, dando un aspecto muy curioso, donde el dibujo a mano y el realismo se entremezclan.  Esto hace que los personajes, y en especial nuestro protagonista, tengan unos movimientos y unas cualidades visuales de lo más original.

En lo que respecta a los escenarios, poseen unas estéticas increíblemente pintorescas, minimalista y variada, llenos de formas cuadradras, difuminaciones, iluminaciones de lo más extrañas y originales a la vez, con decorados que pasan por todo tipo de colores y texturas, que hacen de ello algo difícil de explicar, y para lo cual vale una imagen más que mil palabras.

Pero este increíble diseño artístico tiene sus peros, ya que a nivel técnico no llega a la tan increíble calidad visual que el otro apartado nos das, ya que tanto los diseños de personajes como los escenarios no poseen una carga gráfica acorde a lo visto actualmente, y donde temas como la definición de los objetos sufre de grabes problemas, como los demasiados visibles dientes de sierra, lo poca calidad de texturas o la poca carga poligonal, pero como suele ser normal en este tipo de obras es tapado por la belleza de su apartado artístico.

Sin lugar a duda El Shaddai posee el apartado artístico, más original y revolucionario de los últimos años en el mundo de los videojuegos, donde a un artista se le ha dado un lienzo en blanco,  sin ningún tipo de limitación ni reparo para poder crear en ellos lo que su magnífica y virtuosa imaginación le plazca plagiar en el.

[flagallery gid=512 name=”Analisis El Shaddai Galeria”]

Apartado Sonoro

En cuanto al sonido nos encontramos con un trabajo bien realizado, donde destaca por encima de los demás puntos su buena banda sonora, que posee temas épicos y otros más tranquilos o de acompañamiento, que hacen de la música de este juego uno de sus puntos fuertes.

Por otro lado, y en lo que respecta a los efectos de sonido, hay que decir que cumplen bien su función, acompañando en todo momento a nuestro personaje tanto en las fases de plataformas como en los combates, donde una gran cantidad de explosiones y golpes sonarán por toda la pantalla.

En lo que respecta a el doblaje del juego, hay que decir que el juego viene doblado tanto al ingles como al japonés, con una buena calidad de estas voces, las cuales podremos ir siguiendo atreves de sus correspondientes subtítulos en castellano.

En definitiva, un buen apartado sonoro donde podemos destacar especialmente su apartado música y su correcto doblaje, que harán de la historia algo más inmersivo.

Conclusión

El Shaddai, es un juego correcto a nivel jugable, con algunos puntos negros, pero que sin lugar a duda tiene unos apartados que marcan al jugador… por un lado el apartado artístico que es verdaderamente exquisito, y la historia, que se sale de todo lo habitual de lo normalmente visto en los videojuegos.

Un juego que será amado por algunos y será odiado por otros, pero que tiene un encanto especial, el cual nadie lo puede negar, ya que no deja indiferente en ningún momento de la partida… siendo sin lugar a duda uno de los proyectos más arriesgados del año y que esperamos que sea más reconocido de lo que hasta ahora está siendo.

Pros

  • Apartado Artístico increíble
  • Su historia es original
  • Su apartado sonoro cumple con creces

Contras

  • Las fases de plataformas pueden desesperar
  • Simpleza en el combate
  • Puede resultar repetitivo

Facebooktwitter

Deja una respuesta