Reencarnarse en un ciervo es lo mejor del vida

Me acaba de explotar la cabeza de una forma bestial antes de empezar a hacer este análisis. Y es que desde allá donde una cabra me hizo romper todos los esquemas de la absurdidad videojueguil, no me quedaba tan loco como he ha pasado con este Deeeer Simulator que, la gente de Gibier Games, bajo el sello de Playism, me han dado la posibilidad de disfrutar estos días.

Un juego que tendréis que tener la mente muy abierta al más puro surrealismo. Y del que os aseguro que vais a disfrutar desde un punto de vista que hacía mucho tiempo que no lo hacíamos, y que tanta falta hace dentro del videojuego. Un juego arriesgado, irreverente e, incluso insultante, que os quiero dar a conocer. Pero que tampoco os quiero destripar, ya que la experiencia hay que vivirla y saborearla por uno mismo como si de un ciervo reencarnado se tratase.

Fecha de lanzamiento 24 NOVIEMBREE 2021
Desarrolladora Gibier Games
Distribuidora Playism
Plataformas PC – XBOX ONE – PS4 – XBOX SX – PS5 – SWITCH
Versión Analizada SWITCH
Idiomas Voces/Texto NO/ESPAÑOL
Número de jugadores 1

NOTA: 7’8

Y es que aunque en los primeros instante todo parezca otra cosa. El primero giro de tuerca estará por venir muy pronto. Y ese será el momento en que empecemos a disfrutar de una experiencia loca en todos sus apartados. Así que toca tomar el papel de nuestro buen amigo ciervo, con cualidades bastante especiales. Y donde la destrucción, la exploración y, el disfrute de hacer el ciervo, nos da una experiencia que da bastante rienda suelta a nuestra imaginación.

Y es que empezar a disfrutar de la experiencia de ser un ciervo es bastante sencilla. Y es que más allá de los abstracto de sus habilidades. Todo se concibe y se explica con claridad. Así que entender porque nuestro ciervo estira el cuello. Como es capaz de corre a dos patas. O como no podía ser menos en un ciervo, ser capaz de; conducir, montar otros animales o enfundarnos unas buenas armas por cuernos. Será algo que no podremos creer, pero que asumiremos con facilidad.

Eso sí. Haceros a la idea de que el control lo menos que busca es ser preciso. Que lo que parece un bug será un momento de diversión. Y que pesar que no podremos realizar algo con las posibilidades que tenemos nunca es buena idea, ya que los caminos del ciervo son inescrutables.

Unos caminos que nos lleva a una gamberra “historia”. Donde, otros animales con toques igual de especiales, formarán parte de una narrativa que nos lleva por derroteros de todo tipo. Nos hará descubrir hasta donde puede llegar esta confusa ciudad. Y en la que sin dejar claro en ningún momento cual es nuestro objetivo narrativo, es capaz de tenernos de un lado a otro realizando recados, completando puzles, o superando minijuegos. Que os aseguro que en las ocho horas que puede durar, no nos va a dejar un segundo de respiro y de disfrute.

De verdad que es difícil de explicar la cantidad de situaciones y acciones irreverentes con que os vais a topar. Y que como ya os he dicho, no quiero destripar que que tengáis la experiencia y las sensaciones que me ha aportado a mi.

Entrando en el apartado visual. Este posee un apartado artístico realmente particular, al igual que todo el juego. Y es que bajo un diseño minimalista, abstracto en cuanto a conceptos visuales, y con un sistema de físicas hecho mal a conciencia. Se consigue una estética realmente particular y única, que la amarás a la misma vez que la odiaras. Y todo bajo un buen número de efectos de distorsión, de deformaciones, y de variados efectos que termina por dar ese toque anormal y anómalo a este aspecto visual.

La parte sonora tampoco pinta nada mal. Con unos efectos de todo tipo. Donde la locura sonora también hace presencia. Y donde ese toque cómico sonoro es capaz de ambientar las variadas situaciones que se muestran en pantalla. Y donde se agradecen esos textos en español que ayuda a entender lo inteligible.

En conclusión, deciros que este Deeeer Simulator es de las cosas más demenciales y alocadas que me he encontrado en mucho tiempo. Me ha hecho desconectar, me ha hecho reír un montón, y me ha dejado en todo momento ganas de descubrir lo que me espera en cada rincón de este universo donde nada tiene sentido, pero que todo encaja tan bien.

Entiendo que no es un juego para la gran mayoría de los jugadores. Que es realmente difícil entrarle al trapo, por una buena cantidad de factores jugables y mecánicos. Pero que si lo entiendes, lo absorbes, y pones de tu parte, puede que te quedes marcado por esta aventura tan particular que han tenido narices de sacar a la venta la gente de Gibier Games.

NUESTRA FORMA DE VALORAR LOS JUEGOS

Código digital proporcionado por Playism

Facebooktwitter